Willy se libera

Redacción desde la ciudad de París

No era una falsa alarma. Ni una señal de humo errónea. García López va en serio. Y mucho. Tanto que en esta edición de Roland Garros terminó con una maldición que arrastraba durante toda su carrera, alcanzar la segunda semana de un Grand Slam. Hasta esta temporada era un imposible. En la tierra batida francesa sorprendió al mundo, dejando fuera a la gran alternativa del curso en primera ronda, Stan Wawrinka. Este sábado 31 de mayo quedará grabado para siempre en la retina de Willy, después de tumbar a Donald Young (6-2, 6-4, 2-6, 6-7 y 6-4) en París. “Nunca había estado en los octavos de un Grand Slam y obviamente estoy muy contento. Sobre todo por cómo acabó el partido. Me estaba costando mucho y al final se ha sacado por lucha”.

Maduro y paciente. Capaz de acaparar los flashes en la Philippe Chatrier en su estreno ante el tercer cabeza de serie del torneo, como de mantener la cabeza fría para sufrir en la pista 1 ante el número 79 del ranking durante casi cuatro horas. García López bregó ante Donald Young -una de las raquetas llamadas a asaltar la élite de la ATP en un futuro a medio plazo- para batallar hasta el quinto set en una de las victorias más importantes de su carrera. No tanto por la entidad del rival, como por la carga emocional. “Sinceramente estaba jugando bien y forzándole a que cometiera errores. Ha cambiado bastante el partido porque él ha jugado mucho más agresivo y a un nivel muy alto. Me estaba sorprendiendo bastante a todos los niveles. Por el lado del revés, que era por donde estaba encontrando el sitio, logró entrar. Me echó bastante para atrás y cambió un poco. Pero al final se ha sacado”. En su quinto intento rebasó, por primera vez, la tercera ronda de un Grand Slam, uniéndose a Nadal, Ferrer y Granollers en octavos de final.

Ha cambiado la mirada y el gesto. Aprieta el puño y no teme a nada. Ni a nadie. La confianza impulsa sus piernas, el talento su raqueta. Sobre todo un revés a una mano que dispara misiles. Un golpe ilegible y sorprendente. Un saque que ha afinado su margen de error y una derecha que sólida desde el fondo le permite tomar la iniciativa. García López ha recuperado el estatus de top 20 que portó en 2011. Tanto que en la Race (carrera de campeones) antes de la cita bajo el marco de la Torre Eiffel se encontraba entre los 25 mejores del mundo. Y en París sumará, al menos, 180 puntos a su casillero. “El nivel que estoy dando es fruto de meses de trabajo. Estos resultados no se dan porque sí. Desde el año pasado estoy jugando a buen nivel (alcanzó dos finales ATP). Me siento muy bien, disfrutando dentro de la pista y los años de experiencia que llevo los estoy asentando bastante bien”.

“Este nivel es fruto de meses de trabajo. Estos resultados no se dan porque sí”.

Uno de los grandes culpables de que García López regrese a la primera línea de fuego de la ATP es su entrenador, Diego Dinomo. Así lo explica el de La Roda: “Llevo dos años con él. Lógicamente me ha aportado muchas cosas. Cuando lo dejé con Juan Manuel Esparcia estaba a buen nivel, pero me perdí un poco tanto en el apartado de juego como en el emocional, perdí un poco el ritmo. Obviamente no pierdes tu tenis, pero te vas atrás en el ranking. Diego me ha ayudado a tener un orden dentro de la pista, a asimilar los momentos de presión, a saber lo que debo hacer… Y sobre todo a corregir un error que he tenido durante toda mi carrera como era el no ser constante. Ahora, estoy manteniendo ese nivel de juego muchas más semanas seguidas”.

Willy jamás había encadenado tres victorias consecutivas en un grande. Hasta este curso, en el que ya venía avisando que podía firmar grandes gestas. En la gira de tierra batida en primavera está firmando la mejor actuación de su vida. Primero fue Casablanca, donde acabó levantando el título, luego en Montecarlo, donde se quedó a las puertas de sorprender a Novak Djokovic en cuartos de final. El broche de oro quedó reservado para Roland Garros. A los 30 años. “A los torneos no vas a rellenar cuadros. Si te toca en primera con Wawrinka en Roland Garros, él es el favorito pero salgo a comérmelo, porque si no no saldría. Si tienes oportunidad, hay que ganar siempre”. Confianza ciega.

“Si en primera ronda ganas a Wawrinka y lo confirmas con victorias puedes ser una de las revelaciones”

El próximo lunes saltará de nuevo al ruedo. Y ya conoce su próxima parada: Gael Monfils. “Ahora habrá que jugar otro partido más con Gael. A disfrutar y a seguir como lo estoy haciendo. Estoy a un gran nivel. Los dos rivales con los que he jugado tanto Manarinno como Donald Young no me iban muy bien, sobre todo porque su derecha hacia mi revés me cuesta. Pero el lunes creo que será otro partido con un diestro, que tiene mejor derecha y se planteará totalmente de otra forma. Me sentiré más cómodo que en estos dos últimos. Hay que seguir y espero jugar al nivel que estoy jugando”. Eso sí, Ni el público francés ni el talento del rival asustan al español. “El público es normal que apoye a los locales, como en otros torneos. Es un factor ante el que hay que tener tranquilidad. Hoy también en la pista había más seguidores de Young que míos y lo he llevado bastante bien”.

Ahora García López juega sin presión y en París disputará sus primeros octavos de final en un Grand Slam. “Mucha más presión era el siguiente partido después de la victoria ante Wawrinka, pero la supe llevar bastante bien. Saqué el partido muy bien. Ahora simplemente tengo que jugar mi tenis. Él (Monfils) tiene más presión porque juega en casa. Yo sólo tengo que centrarme en mis cosas. Si salen bien, tendré mis opciones”. Tampoco le pesa su cartel de revelación del torneo.  “Si en primera ronda ganas a Wawrinka tal y como venía haciendo su año, y a parte de eso lo confirmas con las victorias que estoy teniendo puedes ser una de las revelaciones del torneo. Ojalá pueda seguir así, si voy ganando más partidos”. Y es que Willy se ha liberado.

Los octavos, a la quinta

Guillermo García López ha participado en 39 ediciones de Grand Slam. El de La Roda logró por primera vez en su carrera plantarse en los octavos de final en un torneo de esta categoría. Era la quinta vez que se clasificaba para la tercera ronda en un grande.

2014. Roland Garros

R128. Stanislas Wawrinka (SUI). 6-4, 5-7, 6-2 y 6-0
R64. Adrian Mannarino (FRA). 6-4, 6-3, 4-6 y 6-0
R32. Donald Young (USA). 6-2, 6-4, 2-6, 6-7 y 6-4
R16. Gael Monfils (FRA). -

2011. Roland Garros

R128. Robert Kendrick (USA). 6-1, 7-5, 4-6 y 6-3
R64. Marsel Ilhan (TUR). 6-4, 1-6, 6-2, 4-6, 13-11
R32. Fabio Fognini (ITA). 6-4, 3-6, 3-6 y 1-6

2011. Abierto de Australia

R128. Michael Berrer (GER). 6-4, 6-4, 3-6 y 6-3
R64. Eduardo Schwank (ARG). 6-4, 7-6 y 6-1
R32. Andy Murray (GBR). 1-6, 1-6 y 2-6

2008. Wimbledon

R128. Izak Van der Merwe (RSA). 7-5, 6-2 y 6-2
R64. Nicolás Almagro (ESP). 6-3, 3-6, 5-7, 6-1 y 6-2
R32. Rainer Schuettler (GER). 2-6, 3-6 y 4-6

2008. Abierto de Australia

R128. Juan Ignacio Chela (ARG). 6-4, 6-2, 1-6 y 6-2
R64. Alejandro Falla (COL). 6-4, 5-7, 6-4 y 7-6
R32. Jo-Wilfried Tsonga (FRA). 3-6, 4-6 y 2-6

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados