займы онлайнкредит наличными

Una receta para ganar a Djokovic

Javier Méndez desde la ciudad de Madrid

Un dominio incontestable que se traduce en forma de títulos, cifras y récords. El número uno de la ATP jugará en la Copa de Maestros su 14ª final consecutiva en los 15 torneos en los que ha participado durante este curso, después de imponerse a Rafa Nadal (6-3, 6-3). “Golpea increíble. Siempre resta increíble. Este año está sacando genial. Y además es capaz de jugar sin errores y con facilidad para cambiar direcciones. Está haciendo todo bien”, se deshace en elogios el español ante la pregunta de la prensa extranjera. “Fue mejor que yo y merece todo lo que ha conseguido durante esta temporada. Ha jugado fantástico”, analiza antes de lanzar un último mensaje con una media sonrisa: “Cuando alguien lo hace así, lo único que puedo hacer es felicitarle y simplemente no desearle la mejor de las suertes para el próximo año”.

Djokovic, el intocable, no empaña un sprint final de año del manacorense excepcional, al que se presentó con las piernas a punto, la mente fresca y la muñeca certera. Una racha de 17 victorias en 22 partidos desde septiembre le han devuelto a la primera línea mundial. “Se termina una temporada en la que uno tiene que ser autocrítico, pero a la vez no se puede inmolar. La realidad es que, dentro de un año tan complicado a nivel mental como el que he tenido, terminar en el número 5 creo que es un gran logro. Creo que era lo máximo a lo que podía aspirar desde la mitad de la temporada en adelante y he conseguido llegar. Además, termino el año con una muy buena sensación, con una buena imagen y eso, evidentemente, me da fe y confianza para seguir trabajando en la misma línea. Es una buena referencia de cara a la manera en la que puedo empezar el año que viene”, radiografía el manacorense.

Lo cierto es que la hemeroteca no encuentra otra temporada como profesional que acumule tantas derrotas (20). ¿Existe alguna lectura positiva? ¿Se aprende de cada encuentro perdido durante este curso? El propio Nadal toma la palabra: “Es mucho más divertido aprender ganando que perdiendo. A principio y mitad de año tuve derrotas que no ayudan, de las que no se pueden sacar lecturas ni referencias, que son difíciles de analizar, hablando claro. No entran aspectos tenísticos en juego. A final de año sí, tanto la de Djokovic en Pekín, como la de Tsonga en Shanghái, la de Federer en Basilea e incluso la de Wawrinka en París o la de hoy aquí. Estas sí que son derrotas que sirven para poder analizar las cosas que uno tiene que hacer o que no ha terminado de hacer bien”.

Pero aquellos tiempos en los que cada mordisco inesperado de Michael Berrer, Fabio Fognini, Alexandr Dolgopolov o Justin Brown desgastaban su confianza a la vez que alimentaban su estado de ansiedad, ya han desaparecido. En esta Copa de Maestros, de las mejores de su carrera según el balear, volvió a enlazar tres victorias consecutivas ante rivales clasificados entre los diez mejores del planeta, algo que no ocurría desde Roland Garros 2014. A pesar de que los síntomas de mejoría son evidentes y cada vez está más cerca de la élite, aún le falta un último paso hasta la “otra liga”, esa que calificaba el pasado viernes como territorio propiedad de Novak Djokovic. ¿Cómo dañar entonces a una raqueta aparentemente inmune a cualquier remedio?

“En general creo que he hecho un cambio en mi juego en los últimos torneos. He jugado más adelante, de la manera en la que creo que tengo que jugar para seguir teniendo opciones de cara al futuro. Y lo he hecho en superficies y torneos complicados para mí, con lo cual es cierto que si puedo seguir haciendo cosas similares, en otras superficies que sean más favorables, siguiendo por esta misma línea, creo que puedo encontrar un punto intermedio que puede ser muy positivo: jugar delante y un metro más atrás cuando sea necesario. Aquí [pista rápida] no hay posibilidad de hacerlo, y es ahí donde puedo marcar un poco más la diferencia. Si combino las dos cosas bien, puedo marcar un poco más la diferencia”, explica Nadal.

Y mientras Djokovic iguala el cara a cara a 23 victorias para cada lado, el español descifra la receta para tumbar al gigante serbio. “Tengo que jugar un poco más como en los últimos dos o tres juegos del partido. Aunque me ha hecho break y no le he podido romper el saque, pero creo que el juego iba un poco más por donde me convenía. La realidad es que es mejor que yo. Y tengo que buscar un estilo de juego donde él no sea tan superior a mí. Y en esta superficie es más complicado. En otras también lo es, lo va a ser mucho, pero vamos a esperar y con esa combinación entre jugar adelante y un poco más atrás, puedo acercarme un poco más”. El último día de clase, Nadal sigue trabajando para el próximo curso.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados
theatre essay cheap do my assignemnt cv writing service online easy essay writing writing essays for money online