Tierra de oportunidades

José Izquierdo desde la ciudad de Madrid

Cuatro días de competición, 128 jugadores, tres partidos a cara de perro y dieciséis plazas que están aguardando dueño. Superar la criba supondrá formar parte del último Grand Slam de la temporada. En definitiva, codearse entre la élite. En Flushing Meadows, algunos tienen como objetivo superar la fase previa y luchar por avanzar rondas entre los mejores, otros simplemente aterrizan en Nueva York con la misión de coger experiencia, y los más necesitados viven con la esperanza de que, sobreviviendo a estos cuatro días, el sacrificio económico les valga la pena para poder seguir costeando una carrera deportiva que en muchas ocasiones no da demasiados beneficios. Fuera de los grandes focos, tenistas anónimos compiten bajo el cemento neoyorquino. TENNISTOPIC le acerca las líneas más interesantes de la fase de clasificación.

Gran favorito, arma de doble filo. Malek Jaziri, preclasificado número uno del cuadro, parte como el gran favorito de la fase previa. Único tenista de los que disputan la qualy instalado en el top-100 de la clasificación mundial, el tunecino alcanzó la segunda ronda en el Masters 1000 de Toronto y a punto estuvo de eliminar a Marin Cilic, uno de los veinte mejores jugadores del ranking. Sin embargo, en cribas de torneos del Grand Slam, el estatus previo y lo que hayas logrado en las últimas semanas de poco sirve. Un mal partido te puede dejar fuera. El segundo mejor africano del circuito, que en el US Open 2011 fue el primer tenista de su país en ganar un encuentro en un major, hará su debut ante Chase Buchanan, precisamente uno de los nombres a evitar en primera ronda por los cabezas de serie. En circunstancias normales, Jaziri debería formar parte de los dieciséis qualifiers, pero si no raya a su mejor nivel podría saltar la sorpresa y verse fuera a las primeras de cambio.

La experiencia, más que nunca un grado. Tenistas acostumbrados a lidiar con situaciones complicadas y salir airoso de ellas. Especialistas en pasar fases previas. Uno de ellos es Andreas Beck, que a sus 28 años sigue sin poder formar parte del top-100 de manera estable por sus recurrentes problemas físicos. En su carrera ha superado siete veces qualies de Grand Slam, la última en la pasada edición de Roland Garros. El germano abrirá su concurso ante el francés Mathias Bourgue, y solo Rajeev Ram parece un tenista capaz de discutirle en su cuadrante la plaza en el cuadro en el final. Otros jugadores que suelen hacerlo bien en el US Open son Somdev Devvarman y Peter Polansky. El indio no vive su mejor temporada pero el sorteo ha sido benévolo con él, colocándole en un sector poco exigente. Debutará en el primer turno de la Pista 17 ante Ernesto Escobedo, un joven valor de 18 años que aún no ha conseguido controlar la potencia desmedida de su juego. Por su parte, el canadiense se estrenará ante Tennys Sandgren, un jugador prácticamente inédito en este 2014 por culpa de las lesiones, y podría luchar por una plaza entre los mejores ante jugadores interesantes como Dustov, Daniel o Kuznetsov.

Teenagers, jóvenes y sobradamente preparados. Uno de los grandes alicientes de la fase de clasificación es ver hasta dónde pueden llegar los teenagers que están revolucionando el circuito. En un solo cuadrante se encuentran Yoshihito Nishioka, Thanasi Kokkinakis y Alexander Zverev. Estos dos últimos con más opciones de ganar algún partido. El australiano, de hecho, favorito para superar la fase previa a pesar de que por su camino pueda cruzarse un experimentado Horacio Zeballos. Su buen hacer en los Challengers y el partido que le enfrentó a Anderson en Toronto le han hecho colgarse el cartel de favorito. En Roland Garros ya pagó la novatada al desperdiciar bola de partido en la última ronda ante el croata Pavic así que el mejor amigo de Kyrgios esta vez no tiene excusas. Borna Coric y Hyeon Chung son los otros dos tenistas jóvenes que pueden dar que hablar. El croata rozó las semifinales del ATP 250 de Umag planteándole un partido durísimo al mismísimo Fabio Fognini. En Flushing Meadows debutará ante Thiemo De Bakker, la irregularidad personificada. El coreano, a diferencia del balcánico, aún no ha podido hacer su aparición en el circuito y reduce sus interesantes resultados a torneos Challenger. En Nueva York se las verá en primera ronda ante el argentino Velotti antes de poder cruzar raqueta ante Dan Evans o Jimmy Wang, jugadores que ya saben lo que es hacerlo muy bien en el US Open.

La Armada, a por una plaza en el cuadro final. Cinco son los tenistas españoles que participarán en la fase previa de esta edición del US Open. Adrián Menéndez Maceiras es, sin lugar a dudas, nuestra mejor baza. 159 del ránking ATP, vive la mejor temporada de su carrera deportiva y llega a EEUU con la confianza de haber alcanzado la final en el siempre prestigioso Challenger de El Espinar. Pedro Sousa será el primer escollo a superar por el marbellí. Más adelante podrían aparecer nombres como los de Yuichi Sugita o Pierre-Hugues Herbert, peligrosos pero no imposibles de batir. Las probabilidades de alcanzar el cuadro final en la Gran Manzana por primera vez son relativamente altas. El resto de españoles lo tendrán mucho más complicado si quieren superar la criba, tanto por su falta de experiencia en este tipo de eventos como por la dureza de su cuadro. Enrique López Pérez, un jugador que suele rendir bien sobre cemento, se las verá en primera ronda con el experimentado Michael Russell, un veteranísimo tenista local que en Toronto fue capaz de arrebatarle un set a un jugador como David Ferrer. Roberto Carballés también tendrá como rival a otro estadounidense, en este caso se trata de Rhyne Williams, un jugador que lleva estancado un par de años pero que sobre esta superficie debe ser superior al granadino. Tampoco lo tendrán nada sencillo Íñigo Cervantes y Óscar Hernández. El guipuzcoano cruzará raqueta con un tenista masacrado, como él, por las lesiones, el belga Darcis. El barcelonés, que sigue haciendo uso del ranking protegido para disputar fases de clasificación en los diferentes Slams, es el más veterano de todo el cuadro y poca pelea podrá plantearle al japonés Go Soeda, uno de los grandes favoritos.

El futuro de EEUU ya está aquí. Por primera vez hacen aparición como profesionales en el US Open dos tenistas marcados a ser los abanderados de la nueva generación de tenistas estadounidenses. Stefan Kozlov y Francis Tiafoe, dos de los mejores juniors nacidos en 1998 han sido invitados al cuadro y aunque no se puede esperar mucho de ellos en su primera participación, la experiencia que puedan adquirir durante esta semana a buen seguro les ayudará en un futuro. El tenista de origen macedonio jugará contra otro invitado de la organización, el universitario Mitchell Frank, mientras que el vigente campeón de la Orange Bowl tendrá un hueso como Tatsuma Ito en su encuentro de debut.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados