займы онлайнкредит наличными

Sudar en el desierto

Álvaro Rama desde la ciudad de Madrid

En mitad del aire seco, en pleno desierto, dos mujeres que se alejan cada vez más del espejismo. Carla Suárez (6-1 y 6-1 a Monica Puig) y Garbiñe Muguruza (4-6, 6-2 y 6-3 a Irina Falconi) accedieron a la tercera ronda de Indian Wells y se dieron la opción de pelear por los octavos de final, optando a la mejor marca de sus carreras en el desierto de California. Fueron dos encuentros opuestos, con virtudes para afrontar situaciones que se parece como el blanco y el negro. La regularidad, la concentración encarnada esta vez por Suárez, puliendo con mayor frecuencia esos arranques tibios que tuercen los encuentros. Por otro lado, la resistencia de Muguruza, ganadora en seis de los nueve pulsos que en 2015 le exigieron un set definitivo.

“No ha sido un partido brillante”, reconoció Muguruza, que sobrevivió a 47 errores no forzados, cinco pérdidas de servicio y más de dos horas ante la número 103 del mundo. “Pero he sabido tener paciencia y estar ahí esperando mis oportunidades. Empecé nerviosa y elementos de mi tenis como el saque no me ayudaron como me hubiera gustado”, explicó. “Estoy contenta por haberlo sacado adelante, estos son los partidos que hay que ganarlos, porque así puedo seguir mejorando mi nivel y mañana tengo otra oportunidad”. Ante la checa Karolina Pliskova, la revelación de la temporada y verdugo en las semifinales de Dubái días atras. “Es un partido nuevo, en un torneo nuevo. Saldré a darlo todo. No hay partido fácil”, cerró la caraqueña.

Suárez, por su parte, ofreció una prueba de autocontrol. El mismo que le ha visto remontar hasta seis encuentros este año, más que ninguna otra jugadora en el vestuario.“He tenido muy buenas sensaciones a pesar de empezar algo nerviosa, pero estoy muy contenta con la competitividad y lo regular que he estado mentalmente durante todo el partido” resumió Carla tras un encuentro en el que entregó el primer game al servicio pero en el que hiló 12 de los últimos 13 juegos para sellar el triunfo, una reacción desde el orden. “Ha sido un partido completo por varios motivos: tácticamente he jugado muy bien, con cambios de altura, variando mucho el ritmo y restando a gran nivel y profundo. Cuando he tenido que correr y defender he sabido hacerlo. En todo momento he estado muy bien de actitud y de golpes”. argumentó tras derrotar a Puig, que había logrado la victoria en el único precedente sobre pista dura en Stanford, a finales de 2014.

“Quizá el hecho de haber perdido con ella el año pasado ha hecho que entrara algo nerviosa, pero al mismo tiempo muy alerta con el ritmo que ella es capaz de dar y yo poder así contrarrestarlo”, siguió. “Estoy contenta porque había jugado y ganado con ella en tierra, pero sobre superficie dura nunca lo había logrado. Estas pequeñas cosas van dando confianza y son importantes de cara a la rival por si vuelvo a enfrentarme en alguna otra ocasión”, explica la canaria, que en la presente temporada ya ha derrotado a cinco rivales a las que nunca antes había logrado imponerse sobre una pista de cemento. Todo un paso adelante y un reto a encarar ante la rusa Pavlyuchenkova, a quien jamás batió en siete duelos previos.

“Tanto a nivel mental como táctico ha jugado muy bien”, coincide Budó, consciente de los colmillos que mostraba el arranque de la gira. “Era un partido muy peligroso. Para mí Mónica Puig es una rival con un potencial tremendo y que en poco tiempo estará arriba. Carla ha jugado muy agresiva, con sentido táctico. En estos torneos no te puedes despistar ni un día. Tienes que estar muy atento porque el nivel medio es muy alto”, explicó sobre un evento donde se compite y se sobrevive, porque están presentes 18 de las 20 primeras del mundo.

En el desierto de California, bajo un sol de justicia que las mejores gestionan con jornada de descanso, Suárez y Muguruza se remangan a diario. Porque el torneo de dobles, entrelazado con el individual, multiplica la exigencia entre temperaturas dignas de verano. “Los primeros días costó adaptarse a Indian Wells porque hacía mucho calor y porque la bola aquí vuela bastante. Con el paso de la semana todo ha ido a mejor”, valoró Budó, que con varios frentes abiertos maneja los esfuerzos como un trilero. “El jueves en el dobles jugaron a muy buen nivel. Tanto a Alejo como a mí nos recordó al nivel de dobles que exhibieron el año pasado”.

En Indian Wells, un nuevo reto de superación para la cima del tenis español. Hacerse un hueco entre las más fuertes a base de redoblar esfuerzos.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados
writing recommendation letters for students paying someone to write a research paper discovery homework help writing services for statistical problems wwwdomypapersoeg