займы онлайнкредит наличными

Stan insiste de nuevo

Álvaro Rama desde la ciudad de Madrid

Cuando ejecuta el último golpe para derrotar al número 2 del mundo, Stan Wawrinka mira al banquillo y levanta el dedo índice en dirección al techo. Como un acto reflejo, y tras apartar (7-6(4) 6-4) al británico Andy Murray ante su propio público, el de Lausana remarca una posición destacada en el circuito confirmándose como uno de los hombres más combativos del momento. Primero, porque apartó de la pelea al favorito local, que ya piensa en la final de Copa Davis que deberá disputar ante Bélgica el próximo fin de semana. Segundo, porque su victoria le permite alcanzar por tercera temporada consecutiva las semifinales en la Copa de Maestros, toda una prueba de regularidad entre la élite. Y tercero, porque tendrá la oportunidad de sacarse una de las grandes espinas recientes al reeditar ante Roger Federer el pulso de semifinales de 2014, un choque donde llegó a gozar de hasta cuatro pelotas de partido y en el que la tensión -incidente con Mirka en pista y posterior cruce de palabras con Roger en el vestuario- puso de manifiesto la igualdad de juego.

Para llegar allí, no obstante, Wawrinka necesitó superar un partido plagado de dudas. Lejos de trazar un encuentro de una sola dirección, el suizo penó para convertir en definitivas sus ventajas, una grieta arriesgada ante los mejores del mundo. Así sucedió en la primera manga, donde no cerrar al servicio el primer set (5-4), le llevó a un tiebreak donde necesitó una remontada de agallas (pasando del 2-4 al 7-4). Igualmente ocurrió en el segundo parcial, en el que apenas un punto (tras mandar 5-2 con dos quiebres de ventaja salvó dos pelotas de rotura para evitar el 5-5) le privó de perder una renta mayúscula. Toda una alerta para evitar la relajación antes de encarar a Roger Federer este sábado.

“Está jugando realmente bien y siempre es duro enfrentarle en pistas cubiertas” reconoce Wawrinka sobre su rival, invicto durante la fase de grupos y ganador en los cuatro precedentes bajo techo. “Es especialmente duro en la Copa de Maestros, donde siempre parece en forma y preparado. Sé que el año pasado fue una oportunidad para batirle, y no lo hice. Veremos qué sucede. He salido de un partido muy duro de dos horas con bastante presión. Siento la fatiga. Voy a concentrarme en recuperar, descansar y estar listo para lo que espero sea un gran partido” senaló el de Lausana, soñando con alcanzar su primera final en el torneos de maestros.

“Es un evento increíble para jugar. Estar entre los ocho mejores al final del año es fantástico y siempre trato de disfrutarlo. Las condiciones suelen ser bastante buenas para mi juego, pero aquí tienes que enfrentarte a los ocho mejores del circuito” recalcó sobre la dificultad del cuadro. “Pero si miramos a los últimos dos años y medio, he empezado a batir a muchos de esos jugadores, a tener mucha confianza ante ellos, a tener el juego para derrotarles”. La reflexión de Wawrinka, claro, no es un grito en el desierto. Durante la temporada 2015 ha batido a todos los contendientes de la Copa de Maestros, demostrando que nadie queda lejos de su alcance de juego. Ya suma en el año nueve triunfos ante tenistas con ranking de un solo número, superando los registros de cualquier otro curso. Además, de 2013 en adelante ha logrado 26 de las 44 victorias de su carrera ante los 10 primeros, probando que unido a Magnus Norman su temperatura ha subido sin ser un calentón pasajero. “Eso es lo que ha ocurrido aquí en las últimas tres ediciones” avisa el suizo antes de girar su mente hacia sobre Roger Federer, el hexacampeón del torneo, el maestro de maestros.

En Londres, donde compiten los más fuertes del circuito, una posibilidad de revancha y una constante cada vez más evidente: la figura de Stan Wawrinka como alternativa de primer orden a las grandes copas del vestuario.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados
psychology assignment help write a medical thesis how to write an assignment how to write a college paper on leonardo child psychology assignments