займы онлайнкредит наличными

“Significa mucho para los dos”

Javier Méndez desde la ciudad de Madrid

Era un libro aún con capítulos por escribir, con páginas por rellenar, por poemas que recitar. Rafael Nadal y Roger Federer volverán a verse en una pista de tenis con un título en juego. Este domingo (9:30 am ESP), el español y el suizo pelearán por la corona del Abierto de Australia, 455 días después de su último cara a cara en Basilea 2015, seis temporadas más tarde de la lucha frente a frente por un Grand Slam (Roland Garros 2011) y ocho desde que discutieron antes en la Rod Laver Arena por el título en Melbourne 2009.

“Es un partido muy especial, un partido bonito. Me alegro de que los dos podamos disfrutar de una oportunidad más de competir el uno contra el otro en un escenario como este. Significa mucho para los dos y más viniendo de dónde venimos”, confirmó el español después de sellar su presencia en la final número 21 de Grand Slam en su carrera ante Grigor Dimitrov (6-3, 5-7, 7-6[5], 6-7[4], 6-4) tras cuatro horas y 56 minutos de una épica batalla en la central australiana. “Ha sido un partidazo. Tanto él como yo hemos jugado a un nivel muy alto y ha habido puntos fantásticos”, definió. “Es difícil pedir más a un partido de tenis”.

Impensable para muchos hace dos semanas. Nadal y Federer han ido pisando tierra firme, en un territorio que parecía reservado para discutir el pulso por el número uno entre Novak Djokovic, apeado en segunda ronda por Denis Istomin, y la raqueta que domina el circuito Andy Murray, que lo hizo en octavos de final frente a Mischa Zverev. En dos días, el manacorense y el de Basilea rubricarán el capítulo 35 de una rivalidad histórica. “Supongo que para la historia reciente de nuestro deporte es de los [partidos] más especiales que se han vivido. Poder disfrutarlo una vez más creo que es algo que quizás la gente no se imaginaba. Aquí estamos y hay que estar agradecidos a la vida por habernos dado otra oportunidad tanto a él como a mí”.

Sólo un día antes el campeón de 17 Grand Slam había cumplido su parte del trato tácito. También en cinco sets regresó a una final de un major 500 días más tarde sin conocer a su rival en la última ronda. “Probablemente piensas que tienes algo más de posibilidades de batir a Dimitrov que a Nadal. Pero qué más da. Al final lo que importa es si ganas o no”, confesó el suizo antes de conocer en las siguientes 24 horas que precisamente su antítesis es quien puede apartarle de seguir ampliando su. “Creo que es un jugador increíble, con golpes que nadie tiene. Cuando tienes eso, eres único y especial”.

Responde Nadal: “Él ha hecho un torneo fantástico jugando partidos increíbles y merece estar donde está. Tanto uno como otro hemos estado inspirados”. Pero el domingo no hay espacio para halagos. La Rod Laver Arena espera otro asalto a vida o muerte, otra pelea por seguir forjando su propia leyenda. “Tanto uno como otro amamos este deporte y por eso, de la manera en la que estamos y después de haber conseguido lo que se ha conseguido, volvemos a estar en una final”. La final soñada. El sueño de todos.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados
write paper fast assignment on going concern in accounting buy college papers now how to write a dissertation proposal buy compare contrast essay