“No sé si veré a alguien que me supere”

Javier Méndez desde la ciudad de París

La magnitud de la proeza es tal que nunca antes se había dado en la historia del tenis. Diez títulos en el mismo escenario era algo inédito hasta esta temporada. Hasta que Rafael Nadal reventó todos los registros pretéritos con su décima corona en Montecarlo. Una semana después repitió la marca en Barcelona. Y este domingo logró lo que parecía imposible: levantar al cielo de París una decena de veces el trofeo de campeón de Roland Garros. “Evidentemente, si lo he hecho yo lo puede hacer otro, pero se tienen que dar muchas circunstancias. No sé si voy a ver a alguien que me supere”, confiesa el español custodiando la Copa de los Mosqueteros que descansa a su izquierda en la sala de prensa. “Me hace ilusión conseguir algo así y que quede para la historia”.

En más de cien años nadie había logrado una hazaña similar. Pero todo se remonta a 2005, cuando con 19 años recién cumplidos sorprendió a Mariano Puerta y al mundo entero con su primer título en París. “En 2005 me imaginaba que en 2017 estaría pescando en Mallorca”, asegura antes de soltar una carcajada. Pero lo cierto es que fue enlazando victorias. Primero cuatro seguidas hasta 2008. En 2010 volvió para sumar cinco más hasta 2014. Y esta temporada añadió la décima. Todo en sólo trece años. “No me imaginaba tener una carrera tan larga y de tantas victorias, de momentos especiales, cada uno por sí solo. Ha sido un bonito recuerdo”.

Todos esos recuerdos se amontonaron en la Philippe Chatrier este domingo, en un emotivo homenaje junto a su tío. “Me han hecho un regalo especial, que estuviese mi tío, el vídeo… todas esas cosas conjuntas han hecho un momento único y especial”, indica el manacorense que completó, por resultados, su mejor actuación en París. “Creo que técnicamente Rafael es mejor que antes”, señala Toni Nadal. “El revés lo ha mejorado mucho, el saque también se ha mejorado bastante, sobre todo el segundo. Antes tenía más desparpajo, el físico y la impetuosidad propias de la edad. Pero está a un muy buen nivel. En líneas generales, en todas las superficies creo que probablemente esté por encima del Rafael de 2008”.

Y en unos días habrá un nuevo cambio de superficie. Nadal se despidió de la tierra batida como el jugador que esta temporada ha firmado un mayor número de victorias (24-1) en arcilla. Ahora, el calendario toma color verde de la hierba londinense. Primero en Queen’s, luego en Wimbledon, un tapete que se le resiste en las últimas temporadas. “¿Que no es mi especialidad? No lo será ahora…”, responde el No. 2 del mundo a partir de este lunes. “Por mi estilo de juego la gente nunca me ha visto como especialista, pero jugué cinco finales seguidas en hierba”, recuerda sobre las finales que encaró en Wimbledon entre 2006 y 2011 (en 2009 no participó).

“Ahora llevo varios años sin hacer un buen torneo en Wimbledon y es más difícil la tarea. Es una realidad que desde que tuve problemas en las rodillas en 2012 volver a competir bien en hierba se me ha hecho más complicado. Ahora veremos cómo responden mis rodillas en hierba, donde los apoyos son muchos más bajos, la superficie es más inestable… Hay que ver si la rodilla me aguanta…”, revela antes de poner rumbo a Londres. Pero hoy toca disfrutar de una hazaña imposible y, quién sabe, si irrepetible.

630x70px_RG9_CO19

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados
i need help writing research papers help college essay to buy buy a legit essay cheap websites that write papers for you