займы онлайнкредит наличными

“Rafa me ha hecho mejor”

Javier Méndez desde la ciudad de Madrid

Tan cerca y tan lejos. La leyenda de uno no tendría sentido sin el otro. Roger Federer y Rafael Nadal han construido dos de las historias más brillantes del tenis, protagonizando además una de las rivalidades más determinantes del deporte. Han marcado una época para la eternidad, discutido por el número uno del mundo y peleado por grandes títulos. Este domingo, el suizo puso la rúbrica al capítulo 35 en la final del Abierto del Australia, después de cinco sets (6-4, 3-6, 6-1, 3-6, 6-3) y tres horas y 37 minutos para confirmarse como el jugador con más trofeos de Grand Slam elevando la cifra hasta 18.

“Rafa me ha hecho mejor jugador”. Con 35 años, Federer no esconde sus sentimientos ni experiencias. El español ha sido determinante en su carrera. Una sombra implacable. Un examen continuo, un supervisor constante de su nivel y la exigencia de ser mejor cada día. Una amenaza para su reinado. Y en la última ronda de Melbourne no fue una excepción. Nadal estuvo siempre al acecho, esperando su oportunidad. “Antes de la final dije que si ganaba a Rafa sería muy especial y una sensación muy dulce, porque no le había ganado en una final de Grand Slam desde hace mucho, mucho tiempo. La última vez creo que fue en Wimbledon 2007 en cinco sets. Ahora fui capaz de volver a hacerlo”.

Y no se equivoca el de Basilea. Diez años después revivió ante el manacorense una nueva batalla en una final de Grand Slam que se inclinó de su lado. La primera vez lejos de la hierba de Wimbledon. De su ‘Catedral’. “Novak también ha sido uno de mis mayores rivales. También Roddick o Hewitt. No me gusta dejar a nadie fuera, para ser honesto. Pero estoy seguro de que alguno se queda. Ellos saben quiénes son”, aclara el campeón de 18 grandes que antes de terminar la declaración tiene un último apunte: “Pero Rafa ha sido muy particular en mi carrera”.

Durante seis meses, Federer ha ido preparando esta nueva página de un relato que llevaba cinco temporadas en blanco (su último trofeo de Grand Slam se remonta a Wimbledon 2012). Lo intentó en Wimbledon 2014 y 2015. También en el US Open 2015. Pero siempre tropezó frente a Djokovic. La pasada temporada dijo basta. Detuvo su carrera por primera vez durante meses con el único objetivo de regresar más fuerte. Recuperó sus piernas, reseteó la cabeza y aceptó la batalla contra una camada de talentos que aspiran a destronarle. Uno a uno, fue reclamando su estatus frente a jugadores como Tomas Berdych (No. 10), Kei Nishikori (No. 5), Stan Wawrinka (No. 4) o el propio Nadal (No. 9).

También ha sido capaz de reinventarse, primero de la mano de Stefan Ebderg, y ahora con Ivan Ljubicic. Ambos, estandarte del juego más agresivo que practica el suizo y que hoy sirvió para petrificar al español. Para impedirle dominar el partido. Para derrotarle. “Es especial para todo el equipo”, explica Federer que incorporó al croata a su equipo de trabajo el pasado curso. “Fue su primera final de Grand Slam como jugador y como entrenador. Obviamente estaba nervioso durante todo el día. Traté de calmarle”, revela entre risas. “También al fisioterapeuta. Es bonito para nosotros. Sé lo felices que están porque son algo más que un entrenador o un fisio. Son mis amigos. Pasamos mucho tiempo hablando sobre volver al 100% y si lo hacía qué sería necesario para ganar un Grand Slam. Y lo logramos”.

Han sido cinco años de esperar para volver a celebrar algo en lo que pocos confiaban. Creyó, trabajó e insistió para ascender al Olimpo por 18º vez. Una victoria, sólo a la altura del esfuerzo en París, una plaza que parecía imposible para el suizo. “La magnitud de este partido va a ser diferente. No puedo compararlo con cualquier otro salvo, quizás, con Roland Garros 2009. Esperé por Roland Garros, lo intenté, luché. Lo intenté y fallé. Finalmente lo hice. Esta sensación es similar”. Federer, desde el No. 17 del mundo –el mismo ranking con el que Sampras ganó el US Open 2002–, ha vuelto para reivindicar su reinado. Para confirmar que su rivalidad con Nadal es eterna.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados
personal essay for scholarships do my computer assignment write a thesis by a research paper cheap for jean piaget homework construction services llc