Pulso en una pista con grietas

Rafael Plaza desde la ciudad de Galati

La Federación Internacional (ITF) estudió ayer si la pista construida en Galati es un peligro para las jugadoras que competirán el próximo fin de semana (7-8 de febrero) en la eliminatoria de Copa Federación entre Rumanía y España. Construida con planchas de madera sobre el hielo donde habitualmente juega el equipo de hockey de la ciudad (CSM Dunarea Galati), la superficie se ha levantado, dejando a su paso unas enormes grietas que la atraviesan y provocando que la pelota bote de forma irregular, como si se jugase en tierra batida donde es imposible predecir si cambiará de dirección en el último momento. La situación ha ido a peor desde el lunes: hay bultos en algunas zonas de la cancha, los brincos de  la bola son cada vez más imprevisibles e incluso los operarios han intentado poner clavos y pintarlos del color del cemento, buscando asegurar la uniformidad del suelo. Ni la Federación Española ni las jugadoras han querido ofrecer una explicación del problema al que se enfrentan.

“Antes había una pista de hielo para jugar a hockey”, cuenta Alexandra Dulgheru, la número cuatro del equipo rumano. “Creo que son las mismas personas que han hecho la pista en Sofía, cuando se jugó el torneo de Campeonas. Está hecha como una pista normal cubierta, con madera debajo”, sigue, radiografiando el esqueleto de la superficie. “Eso hace que la pista esté un poco elástica. Hay algunos sitios que están arreglando porque hay grietas. Están trabajando para que esté más recta. A veces, la pelota hace botes raros, extraños. Quieren arreglar todo eso, pero por lo demás está bien”, continúa. “Es una pista normal, ni muy rápida ni muy lenta. En los torneos de Europa, muchas veces estas pistas que tienen madera debajo son muy rápidas. En este tipo de superficie se puede jugar muy bien”, concluye.

Según los expertos, las pistas de Copa Federación (también Copa Davis), a menudo fabricadas especialmente para la semana de competición, se construyen con la suficiente antelación para que puedan pasar el proceso habitual: las juntas se separan y con el tiempo se vuelven a unir, garantizando la uniformidad de la misma. Posiblemente, y según esos mismos expertos consultados por este portal, el cambio de temperatura de la madera (las alteraciones bruscas provocan que se deforme y pierda robustez), la calidad de los materiales (que sean nuevos o estén usados) o la falta de arena entre la propia pista y el hielo podrían ser motivos suficientes para provocar las grietas y los bultos, un riesgo para el cuerpo de las jugadoras, además de un factor imprevisible a la hora de competir. 

En Galati, donde faltan dos días para que arranque la serie, la pista tiene grietas y la pelota es como un balón de playa en manos del viento. Pese a las quejas de las jugadoras, realizada a través de la Federación Española, la ITF no se plantea la opción de suspender la eliminatoria, solo de intentar mejorar las condiciones actuales. En consecuencia, solo queda una opción: adaptarse a las circunstancias, que son las mismas para ambos equipos, y ganar como sea. El Grupo Mundial está en juego.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados