займы онлайнкредит наличными

Nishikori, el cuarto en discordia

José Izquierdo desde la ciudad de Madrid

Los triunfos y hasta los títulos llegaban, pero algo no iba bien. El inicio de 2015 para Kei Nishikori no ha sido ni mucho menos malo pero tras firmar un año brillante en el que finalizó como número cinco del ránking ATP, muchos auguraban que el japonés iba a estar compitiendo desde el primer mes de curso por los grandes títulos del circuito. Título en Memphis, final en Acapulco, cuartos de final en el Abierto de Australia. Buenos registros, sí, pero no al nivel de los mejores. El genio de Shimane, que cedió en octavos de Indian Wells ante Feliciano López tras cuajar un encuentro realmente decepcionante, llegaba al torneo de Miami con la presión de defender las semifinales firmadas hace doce meses y también con la intención de volver a ser una amenaza para los grandes. Una semana después, y con el billete a cuartos de final en el bolsillo, todos ven al mejor tenistas asiático como uno de los candidatos a alzar al corona bajo el tórrido sol de Florida.

Poco queda ya de ese adolescente que ganó con tan sólo 18 años, en Delray Beach su primera corona en el circuito y al que llamaban ‘Project 45′. Shuzo Matsuoka, el mejor tenista japonés de la historia hasta la irrupción de Kei, había alcanzado el puesto 46 del ránking ATP en julio de 1992. Nishikori destrozó su registro a los 21 años, en 2011, tras alcanzar las semifinales del Masters 1000 de Shanghái. También rompería otros registros, ya como jugador de élite. Visitó el top-ten por primera vez en su carrera después de rozar el título en la arcilla de Madrid en el mayo pasado y lograría superar a Paradorn Srichaphan poco después, el primer asiático entre los diez mejores y noveno del mundo en 2003, durante un mágico curso pasado en el que jugó una final de Grand Slam y finalizó como número cinco de la clasificación mundial.

Ahora Kei Nishikori juega como lo que es: uno de los tenistas referencia del circuito. Es consciente de que los focos le alumbran. Lidiar con la presión y el favoritismo de tener que ganar cada vez que se sale a pista puede ser extenuante y quizá el nipón haya acusado este hecho en los primeros meses de 2015 pero en Miami vuelve a parecerse a ese jugador eléctrico que hace no mucho deslumbraba por su juego. Precisamente fue el año pasado, en Crandon Park, cuando el circuito empezó a tenerle en cuenta. En octavos de final derrotó a David Ferrer, finalista en 2013, y en cuartos de final se deshizo de Roger Federer, que estaba firmando un inicio de temporada espectacular. En semifinales, sin embargo, no pudo saltar a pista ante Novak Djokovic. Los problemas físicos que le habían lastrado durante buena parte de su carrera volvían a truncar una gran oportunidad de hacerse notar.

Afortunadamente para el mundo del tenis, las lesiones han dejado en paz a Nishikori y desde mediados del pasado curso se ha podido disfrutar de su mejor versión ya sin problemas físicos. En el cemento púrpura de Miami, una vez derrotado Goffin (6-1 y 6-2 en 68 minutos), Kei se colocaba virtualmente como el cuarto mejor tenista del mundo. Con 5280 unidades, desplazaba a Rafael Nadal, que al caer en tercera ronda cuando defendía final perdió puntos hasta quedarse en 5255. Tan sólo un título de Ferrer podría desplazar al mejor asiático de la historia del cuarto escalón del ránking. El japonés saltará a la pista mañana por un puesto en semifinales ante John Isner sabiendo que ya es, por méritos propios, el cuarto en discordia.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados
will you do my homework for me paper writings paper writings someone that writes papers for you help with thesis writing essayheleper