Nadal, una década del No. 1

Javier Méndez desde la ciudad de Madrid

El 18 de agosto de 2008 fue la fecha en la que Rafael Nadal subió al primer escalón mundial del tenis por primera vez en su carrera. Sólo fue la consecuencia de una temporada brillante en la que encadenó los títulos de Roland Garros –el cuarto en su palmarés– y, sobre todo, el de Wimbledon, destronando al entonces pentacampeón Roger Federer. Aquel día en la Centre Court reclamó su trono, que llegaría sólo unas semanas más tarde.

Diez años después, el español y el suizo siguen batallando por la misma corona. Con 17 Grand Slam uno y 20 otro, lo único que parece haber cambiado desde entonces es el número que acompaña su DNI. Son más veteranos, con más experiencia y con mejor historial. Pero mantienen el dominio mundial. Y en esta edición sobre la hierba inglesa que partía con el número uno en juego, Nadal logró asegurarlo tras ganar este sábado al australiano Alex de Miñaur por 6-1, 6-2, 6-4.

“Está claro que prefiero ser el No. 1 que el No. 2, no hay duda. Pero no vine aquí para mantener el No. 1. Sólo vine para tratar de hacer el mejor torneo posible”, arranca su valoración en Londres sobre su posición privilegiada en el ranking. El manacorense inciará el próximo lunes 16 de julio un total de 182 semanas al frente de la clasificación mundial. Y una década después, echa la vista atrás para recordar aquellos días en los que subir a lo más alto era uno de sus principales objetivos.

“2008 fue un momento importante para mí, cuando logré el No. 1 del mundo por primera vez en mi carrera, porque de alguna manera sentía que lo merecía. No me gusta la palabra “merecerlo” porque en el deporte eres o no eres. En el deporte tú “no mereces”, indica Nadal. “En cierta manera sentía que venía jugando muy bien durante tres años, estando ahí, teniendo grandes resultados sin ser No. 1. Hice las cosas lo suficientemente bien para estar al menos una vez. Fue un importante momento para mí”.

“Hoy es una historia diferente. No es mi mayor objetivo ser No. 1. Como he dicho cientos de veces, prefiero ser No. 1 que No. 5. Pero lo más importante para mí es la salud, ser feliz jugando al tenis. Y ambas cosas están muy cerca”, sentencia el español, el único que sobrevive en esta edición de Wimbledon.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados
essay writing english online hw help coustomwritings writers help essay writer