Nadal ante la adversidad

Rafael Plaza desde la ciudad de Barcelona

“No tengo que engañar a nadie. Después de lo que pasó en el Abierto de Australia ha sido un poco más difícil para mí recuperar de nuevo la intensidad, la confianza y la fuerza interior que siempre he tenido”. La confesión de Rafael Nadal llegó después de la derrota ante David Ferrer en los cuartos de final de Montecarlo, donde no perdía tan pronto desde 2003 (tercera ronda, cedió ante el argentino Coria). Fueron un puñado de marcas rotas en un partido marcado a fuego por la pasión de dos especialistas del suelo lento y las piernas quemadas en intercambios maratonianos (1h26m se estiró la primera manga). Hasta ayer, el campeón de 13 grandes dominaba al alicantino 21-5, le había ganado las últimas 17 veces sobre tierra batida (desde 2004 en Stuttgart) y llevaba nueve años consecutivos llegando a la final del tercer Masters 1000 de la temporada, una de sus fortalezas inconquistables. Ahora, el titán de la arcilla compite sin la vitola de indomable, apartado de nuevo de algo que nadie ha hecho jamás: ganar Montecarlo, Barcelona, Madrid, Roma y Roland Garros la misma temporada. Un disparate que probablemente solo él podría convertir en realidad.

“La espalda no es excusa. Me encuentro bien. Mi estado físico es bueno. No hay ningún problema”, reconoció Nadal sobre el edema óseo que le impidió discutir en condiciones óptimas ante el suizo Wawrinka en la final del primer grande de la temporada y luego retrasó su vuelta a la competición (se perdió Buenos Aires), obligándole a jugar en Río con unas protecciones en el dorso. Allí, y pese al título, Nadal jamás se pareció a Nadal. Salvó dos puntos de partido ante Andújar en semifinales y entregó su saque cuando tenía el título a un juego de distancia contra Dolgopolov en la final. A continuación, tropezó en el cemento de Indian Wells (tercera ronda de nuevo frente a Dolgopolov) y dijo adiós al título de Miami por cuarta vez en una final que Djokovic hizo suya de principio a fin. “Y todavía me falta algo a nivel mental y en mi juego. Voy a luchar para encontrar la solución cuanto antes”, cerró el español, que acabó el partido de cuartos en Mónaco con 44 errores no forzados, una grieta inimaginable en un jugador de granito.

“Todavía me falta algo a nivel mental y en mi juego”, dice el campeón de 13 grandes

Nadal se enfrenta ahora a un reto mayúsculo. Debe ganar 22 partidos seguidos (¡22!) para defender todos los puntos que logró en 2013 hasta el final de Roland Garros (4500) y no ceder terreno ante Djokovic, que desde hace tiempo olfatea el ático de la clasificación porque sabe que el mallorquín apenas tiene torneos amables hasta final de temporada, salvo Wimbledon donde cada victoria sumará porque el año pasado se inclinó en primera ronda. Él, siempre impulsado con la llegada de la primavera, punto de partida para la gira de arcilla europea que lleva casi una década dominando con puño de hierro, asalta la pasarela hacia el segundo Grand Slam de la temporada (Barcelona, Madrid y Roma) a la caza de la confianza, el motor que debería activar sus piernas y encender la llama de su corazón para llegar a París con la hemorragia frenada.

En el Conde de Godó de Barcelona, donde previsiblemente debutará el miércoles, Nadal afronta el primer paso ante un cuadro con menos aristas que el de un Masters 1000, pero plagado de españoles, un peligro porque son tenistas amamantados sobre tierra. Allí, por ejemplo, estará Ferrer, que en Montecarlo abrió camino explotando una energía que le ayudó a galopar con su derecha, descosiendo el revés de su rival mientras aceleraba hacia un triunfo brillante frente al coloso de la arcilla. El horizonte, sin embargo, no es ni mucho menos una situación nueva en la carrera de Nadal. Maestro en la adversidad, el español tiene otro desafío que enterrar para alimentar su leyenda.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados
buy research papers no plagiarism cheap writing progress reports for students purchase college papers online writing a resume for college students homework help services