займы онлайнкредит наличными

¿Monfils? Irreverente sí, estúpido no

Marta Mateo desde la ciudad de Nueva York

No suele hablar fuerte. Susurra, como si la timidez pudiera con él. En pista, en cambio, es todo lo contrario. Grita, gime, salta, vuela, baila y gana. Últimamente gana mucho. Gael Monfils es sinónimo de show. Pero no del show malinterpretable, si no del espectáculo de aquél que está dotado. De aquél que puede hacer cosas imposibles y luego reír como si fuera sencillo. Así es el francés, que siempre mermado bien por lesiones bien por inconsistencia a nivel mental, ha encontrado su equilibrio. Por primera vez en las semifinales del US Open, Lamonf ha llegado hasta la penúltima ronda sin ceder un set. Aquellos bloqueos en medio de un partido, cuando podía ir ganando cómodamente y de repente ceder un 0-6, parecen cosa del pasado.

¿Le frustra cuando la gente habla de él sólo como showman? “Me hace reír”, responde aún flojito. “En serio, me hacen reír porque sinceramente, si por ejemplo tengo la opción de hacer un smash de 360 grados, lo haría. Pero no tengo la pelota. A veces la tengo y entonces de lo único que se habla es de que en realidad era una exhibición, que sólo fue un punto. Es divertido porque como ahora gano más partidos para algunos es difícil decir que sólo soy un showman. Ahora gano y faire le show”.

“Si tengo la bola lo haré, porque me encanta. Pero cuando me lanzo a por la bola, cuando vuelo, no lo hago por la gente. Come on. Siendo honesto, ¿me arriesgaría a hacerme daño sólo por la gente? No. Me tiro con todo porque quiero ganar el punto. Definitivamente. Que sí, que puedes hacer de un partido un show, que quieres entretener, pero lo principal es ganar. ¿Qué sentido tiene dar un espectáculo y perder? Ninguno. La gente piensa: ¡Oh! Vaya salto, vaya slice. Total, ¿Piensas que soy estúpido?”, continúa Monfils. No. No lo es.

Eso sí, el artista francés necesita a alguien que le controle. Que le conduzca. Que le lleve. O lo que es lo mismo, le hace falta un entrenador como Mikael Tillstrom.

“Creo que es importantísimo, por supuesto”, reconoce Monfils. “A veces necesito a alguien que me diga qué hacer. Alguien que me guíe. Siempre quiero hacer de todo con mi tenis. Quiero defender, atacar, subir a la red. Todos los golpes, quiero hacerlos todos. Me hace falta que alguien me marque las pautas para saber cuándo hacer qué, y Mikael lo hace muy bien”.

En Nueva York, Monfils es irreverente, sí. ¿Estúpido? En absoluto.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados
uni assignment help get homework answers websites that do homework for you write an article online i need someone to do online assignments