“Mi principal urgencia es ser feliz”

Antonio Arenas desde la ciudad de Madrid

La claridad de ideas que acompañó a Rafael Nadal tras caer en la final de Doha ante Novak Djokovic (1-6 y 2-6) fue asombrosa. El mallorquín, que perdió su quinto partido consecutivo frente al número uno, apareció ante la prensa y encontró las palabras necesarias para descifrar la situación actual y explicar cómo piensa intentar superar uno de los mayores desafíos a los que ha hecho frente.

“Habitualmente, acostumbro a pensar en mí”, se arrancó el campeón de 14 grandes después de perder el partido ante el número uno del mundo. “Al final, no puedes estar pensando en lo que hagan otras personas, tú puedes estar pendiente de lo tuyo, lo que hagan los demás no está en tus manos”, prosiguió el mallorquín. “Yo soy consciente de que estoy contento con mi evolución, estoy feliz por la forma en la que sigo trabajando, con la actitud adecuada y con el nivel de juego adecuado”, repitió sobre su evolución desde el pasado mes de octubre, cuando cambio la dinámica de todo 2015. “¿Qué pasa? A día de hoy, hay un jugador que es mejor que los demás. Y uno tiene que aceptarlo. Solo hay dos opciones aquí: o frustrarte y no querer encarar la lucha o el reto, o saber que uno es mejor que tú y esperar”, se respondió en voz alta ante la prensa. “Esperar, pero no esperar sin hacer nada, esperar trabajando para cuando llegue la oportunidad. Si uno la espera y la busca, normalmente suele llegar. Y tengo que estar preparado para cogerla. No entiendo el deporte de otra manera que no sea así. El año pasado no podía estar en esa situación y esta temporada me encuentro preparado para estar en la situación de esperar y buscar mis oportunidades. Y voy a intentar hacerlo. Luego, él [Djokovic] puede mantener su nivel durante todo el año. Si es el nivel al que ha jugado en la final de Doha, no le va a ganar nadie. No creo que pierda ningún partido en todo el año si juega como hoy. Normalmente, por muy bueno que seas y aunque lleves una trayectoria espectacular, siempre hay un momento en el que uno puede bajar un poco. Y tengo que estar preparado para aprovechar cualquier pequeño resquicio que aparezca. Y yo voy a intentar estar ahí”, avisó.

“¿Y cómo se soluciona?”, le preguntaron al español. ”Lo primero de todo para solucionarlo es estar bien con uno mismo”, explicó el número cinco. “Yo estoy bien conmigo mismo a día de hoy. El año pasado no lo estaba porque tenía problemas que no me dejaban competir. Ahora mismo estoy preparado para competir. Hoy he competido, no me he desesperado y he luchado durante todo el partido”, dijo sobre el encuentro, en el que posiblemente estuvo más cerca de su contrario de lo que dijo el marcador final. “He intentado ir buscando soluciones durante todo el encuentro, pero es que creo que no había esas soluciones. A partir de ahí, soluciones siempre ahí. Más o menos complicadas, pero soluciones siempre hay. Salvo para una cosa, que todos estamos destinados a ello, para todo lo demás uno siempre tiene que ir con la esperanza de que haya soluciones. Y la realidad es que siempre las hay. Si uno está preparado para asumir el reto y buscar esas soluciones, lo importante es darse esas oportunidades para aprovechar esas ocasiones, que van a venir seguro. Oportunidades siempre hay en la vida”, repitió esperanzado por el reto de darle la vuelta a la situación con el serbio, que por primera vez en 10 años de rivalidad le supera en el cara a cara (24-23).

“Uno no se puede frustrar porque el otro sea mejor que tú, es así de claro”, resumió el español. “¿Paciencia ilimitada? Yo tengo 14 torneos del Grand Slam, no tengo uno o ninguno. Tengo 14 y no tengo una urgencia de ganar. Mi principal urgencia es ser feliz y disfrutar de la competición. Y eso es lo que estoy haciendo a día de hoy”, recordó el mallorquín, que pese a la derrota vive un momento dulce tras recuperar las sensaciones. “Me motiva el hecho de intentar dar un salto a mi nivel. Creo que he dado un salto muy importante en estos últimos tres meses y vamos a ver si puedo dar otro salto que me acerque un poco más al nivel de hoy. El nivel de hoy es casi injugable. Creo que el nivel de hoy es estratosférico y entiendo que no va a ser siempre así”, repitió.

“Si uno está pensando continuamente en una persona, deja de ser feliz. Las obsesiones son malas en esta vida. No tengo ninguna obsesión”, aseguró el mallorquín. “Mi único camino es el que me marco yo. Los rivales hacen su camino y en este momento hay un jugador que está haciendo su camino y es mejor que los demás. Ya está. Yo me siento preparado para competir. Si voy a estarlo para competir contra Djokovic dentro de dos semanas en Australia, o en Roland Garros, o en Wimbledon, es algo que no sé. Voy a trabajar para que sea así y tengo el convencimiento y la ilusión de poder hacerlo. Lo único seguro es que voy a entrenar y esforzarme al máximo para seguir con la línea que llevo. Y lo más importante, que al fin y al cabo es un tema personal, es que a mí me hace feliz estar en la situación actual porque vengo de una época complicada. Y voy a disfrutar de este momento porque me siento bien, preparado para pelear”, avisó Nadal, que ahora viajará a Melbourne para preparar el Abierto de Australia (desde el próximo 18 de enero), donde defiende los cuartos de final alcanzados en 2015.

“Nunca he tenido ninguna obsesión por nada”, confesó Nadal antes de profundizar en esa idea. “Ilusión sí, obsesión nunca. He trabajado internamente, sin pensar en los demás. Mi entrenamiento siempre ha sido la superación personal, no la superación hacia los rivales. Después, si mi superación personal me hace tener posibilidades de ser mejor que los rivales, evidentemente es una gran satisfacción personal, pero no hay mayor satisfacción personal que sentir que uno ha hecho todo lo que ha podido para ser mejor de lo que era antes. Si los demás tienen una facilidad mayor que la tuya, no depende de mí. Mi mentalidad ha sido siempre la misma y lo seguirá siendo. En esta vida, lo importante es estar satisfecho con lo que uno hace, más allá de otras cosas”.

En Doha, como en cualquier otro lugar del mundo, Nadal y sus lecciones en las derrotas. La primera piedra para construir el camino de vuelta después de tropezar y caer al suelo.

  • ladan

    Grande Rafa!

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados
pay someone to do homework for me writing progress reports writing college application essays dissertation binding service mba essays