займы онлайнкредит наличными

La metamorfosis de Federer

Rafael Plaza desde la ciudad de Sevilla

Acepta que no hay límites. Es un mensaje empapado por el sudor. Días antes de debutar en el torneo de Brisbane, Roger Federer se entrena junto a Lleyton Hewitt con una camiseta gris que lleva ese aviso serigrafiado en letras mayúsculas bajo el sol de la capital de Queensland. No es una advertencia cualquiera. El suizo, que cerró 2013 como su peor año de la última década porque solo celebró un título, no estuvo en ninguna final de Grand Slam, cayó hasta la séptima posición del ránking, se clasificó para la Copa de Maestros a última hora y sumó un puñado de inesperadas derrotas ante jugadores fuera del top-100, tomó antes de terminar la temporada la primera decisión para mantener viva la llama del deseo en 2014.

Después de perder en los octavos de final del Masters 1000 de Shanghái ante Monfils, el campeón de 17 grandes rompió su relación profesional con Paul Annacone, el hombre que le ayudó a ganar en Wimbledon por séptima vez, recuperando el número uno del mundo y estableciendo una marca de 302 semanas en lo más alto de la clasificación. Luego, anunció que por primera vez desde 2003 jugaría un torneo previo al primer Grand Slam del año en territorio australiano, abandonando así Doha, el lugar elegido tradicionalmente para tomar temperatura, y buscando una plena aclimatación antes de asaltar Melbourne. Además, Federer decidió no participar en ninguna exhibición (en 2012 disputó seis en Sudamérica) y se marchó a entrenar a Dubai donde escuchó los consejos del sueco Stefan Edberg, que le acompañara durante al menos 10 semanas del calendario, iniciando la unión entre ambos en el grande de las Antípodas. Finalmente, el número seis del mundo realizó el último movimiento del tablero. Posiblemente, el más importante de todos porque jugará los dos primeros eventos de la temporada con una raqueta diferente (un modelo con el aro más grande) que le permita disparar con mayor potencia y aumente su margen de error, la misma que desechó tras probar en Hamburgo y Gstaad durante una improvisada gira de tierra batida posterior a Wimbledon. En consecuencia, Federer, que mantiene la columna vertebral de su equipo (Severtin Luthi, Pierre Paganini y Stephan Vivir), ha arreglado las piezas necesarias para que todo vuelva a funcionar. La más importante de ellas, posiblemente incontrolable aunque reparable, también ha encajado en su lugar correspondiente: la espalda ha resistido toda la pretemporada sin gritar.

En 2013, Federer paró 53 días (desde los cuartos de final de Indian Wells hasta la segunda ronda de Madrid) para no convertir los arañazos de su cuerpo en hendiduras irreparables. El último partido antes de ese paréntesis, disputado en el primer Masters 1000 del curso contra Nadal, lo jugó rígido, sin poder desplazarse con normalidad, como el resto del certamen. Además, se perdió el torneo de Canadá tras jugar sorpresivamente en Hamburgo y Gstaad, quizás buscando un bálsamo para olvidar la dolorosa derrota en la segunda ronda de Wimbledon ante el ucraniano Sergiy Stakhovsky, 115 del mundo. Una mala decisión que reconoció en China, admitiendo que fue un error jugar lesionado esos tres torneos. La espalda, que ya mostró síntomas alarmantes en 2012, condicionó el curso pasado un puñado de sus partidos. Si los 32 años ya pesan contra tenistas de primera línea, añadir ese pesado lastre físico a la edad es como tratar de nadar con los pies atados por una cadena de hierro.

“Por primera vez en un año he podido entrenarme tres o cuatro semanas consecutivas sin molestia alguna”, explicó el suizo, que durante gran parte de la pasada temporada jugó protegido por una camiseta térmica tratando de silenciar los dolores de espalda que han ido ocupando su torso con la caída de la juventud. “Empiezo a sentir que ya no tengo problemas al moverme. Aquellos dolores, que hicieron mella en mi confianza y que se repetían una y otra vez cuando intentaba forzar, han desaparecido”. Distinguido por sus pies ligeros, elegante bailarín de letales movimientos, el suizo se encontró con grilletes en las zapatillas que le impidieron ser Federer. Expuesto ante la era donde gobierna un triángulo de fuerza, potencia y energía que Nadal y Djokovic entienden a la perfección, el suizo se quedó mudo.

Con la espalda recuperada, dos cambios nuevos. Primero, reclutar a su héroe de la infancia para escuchar sus consejos durante una buena parte de la temporada. “Stefan [Edberg] sopesó mucho la propuesta porque no tiene demasiada experiencia como entrenador y esto era algo nuevo para él. Su forma de volear es impresionante. No sé si alguna vez seré capaz de golpear de esa manera”. Después, intentar adaptarse a nueva raqueta por segunda vez en seis meses. ”Hemos tenido el tiempo suficiente para hacer los cambios definitivos y trabajamos con Wilson los últimos detalles de este modelo”, confesó el suizo sobre el nuevo modelo que empuñará en Australia. “Siempre hay que pensarlo dos veces antes de cambiar algo, pero tengo la sensación de que ha llegado el momento de hacer ese cambio. He jugado un par de semanas con esta raqueta y tengo confianza en ella. Tengo unas sensaciones muy buenas con ella en la mano, pero ya veremos qué sucede cuando compita”.

Solo el tiempo dirá si existe algún nexo entre la decisión de sentar a Edberg en su banquillo y la de cambiar la cabeza de su raqueta de forma simultánea. De entrada, algo está claro: tener como entrenador a uno de los mejores voleadores de la historia y contar con un arma que facilite ese letal golpe en la red parece demasiada casualidad para un jugador que busca resurgir llevando al límite la propuesta que tantos triunfos le ha dado: ser más agresivo que nunca impulsado por su servicio y colgado de la red.

El calendario de Federer en 2014

Brisbane

Abierto de Australia

Dubai

Indian Wells

Miami

Madrid

Roma

Roland Garros

Halle

Wimbledon

Toronto

Cincinnati

US Open

Shanghái

Basilea

París-Bercy

  • lola del castillo

    Espero que nada le funcione al inefable suizo.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados
narrative essay writing assignment paper buy online writing the personal statement essay helper words professional custom paper writing