“La mejor táctica es jugar muy bien”

Rafael Plaza desde la ciudad de Londres

Rafael Nadal lo hizo por primera vez en el torneo de Pekín y lo repitió desde entonces, asombrando a todo el vestuario. El mallorquín, que durante toda su carrera había empezado los partidos al resto (eligiendo esa opción si ganaba el sorteo inicial, fiado a su letal capacidad como restador), se decidió a cambiar y tomar la iniciativa, comenzando con su saque para intentar llevar la inactiva en el marcador y no verse obligado a afrontar situaciones de presión (sacando, por ejemplo, para no perder el set, lo que sucede si el contrario consigue llegar al 5-4). No es algo casual. En 2015, el año más difícil de su carrera, el campeón de 14 grandes busca soluciones que le devuelvan a la pelea por los títulos más importantes del circuito. El mallorquín, que mañana se mide a Novak Djokovic buscando la final de la Copa de Maestros, lleva toda la semana poniendo práctica los cambios que ha ido añadiendo a su argumentario, que debería devolverle a la zona más alta de la élite en 2016.

“Lo empezó a hacer en Pekín”, desvela Toni Nadal, uno de los que lleva tiempo insistiendo en la necesidad de hacer esa modificación. “Llevaba muchos años diciéndole que no podía empezar restando. Hacer eso es una barbaridad teórica”, afirma rotundamente el tío y entrenador del número cinco mundial. “Después, le ha ido bien y ha ganado. Al principio, esto tenía su explicación. Nadal era más joven, tenía un saque mucho peor y salía eléctrico”, prosigue. “Muchas veces conseguía romper el saque del contrario en el primer juego. Ahora eso es distinto. No es que te cambie el mundo, pero lo lógico es empezar sacando”, cierra el técnico del mallorquín.

“Asumo las consecuencias del cambio”, dice Nadal, que como consecuencia de esa decisión (comenzar sacando) perdió el servicio de entrada ante Wawrinka y Murray, pese a que luego lo recuperó. “He perdido varias veces los servicios al empezar sacando, pero afortunadamente he podido recuperarlo bien”, recuerda. “No sé lo que va a pasar mañana”, sigue el español, que domina por un estrecho 23-22 el cara a cara con su rival. “Es un partido muy difícil contra un jugador que está jugando simplemente mejor que yo”, prosigue sobre el serbio, campeón de 10 títulos esta temporada. “Tengo que jugar mi mejor tenis para tener alguna posibilidad y eso es lo que voy a tratar, pero el trabajo correcto está hecho. He conseguido muchas cosas positivas durante las últimas semanas y las he confirmado en Londres”, celebra el número cinco, que busca su tercera final en la Copa de Maestros tras caer en 2010 (con Federer) y 2013 (con el propio Djokovic).

“Con la cantidad de victorias que he tenido este año, con la calidad de tenis con la que he jugado, voy a encarar el partido con mucho optimismo, como siempre hago”, asegura Nole, que pese a estar en semifinales se mueve entre claroscuros tras su derrota con Federer en el segundo partido. “Tengo dos rivalidades diferentes y muy únicas. Es muy difícil de comparar. Con Nadal quizás ha habido partidos largos y épicos, más apasionantes. Pero las finales de Grand Slam han sido más emocionantes con Federer, especialmente en estos últimos años. Así que es difícil quedarme con una. Las dos rivalidades son muy especiales”, se despide el número uno, que descansó el viernes mientras su contrario consumía 2h37m en vencer a David Ferrer (6-7, 6-3 y 6-4) en un partido sin nada en juego.

“Para mí, lo más importante es seguir adelante de la misma manera y continuar entrenando igual”, argumenta Nadal, que no tendrá vacaciones “porque no las merezco” y empleará diciembre para entrenarse. “Si soy capaz de seguir jugando así, creo que el año que viene puede ser un año positivo para mí”, insiste. “¿Y la táctica mañana?”, le volvieron a preguntar al balear cuando seguía desgranando su pretemporada. “La táctica en el tenis son las pequeñas cosas que se pueden cambiar. La mejor táctica posible es jugar muy bien. Esa es la táctica más fácil. Luego, hay un par de cosas que sabes que tienes que hacer cuando se juega contra algunos jugadores. Contra Novak yo sé lo que tengo que hacer, pero será muy difícil hacerlo. Es un gran reto, pero no estoy preocupado por eso. Estoy feliz por cómo van las cosas. Mañana será otro paso. Es una motivación para mí para jugar ese partido, pero al mismo tiempo siento que hice lo que tenía que hacer hasta hoy. Juego bien y eso es lo que llevaba intentando lograr mucho tiempo. Espero que mañana sea un gran día, competir bien y luego… ya veremos”.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados