Del perdón a la vergüenza

Rafael Plaza desde la ciudad de Nueva York

El caso Nick Kyrgios todavía revolotea por las paredes del vestuario. Antes del debut del australiano en el Abierto de los Estados Unidos (se enfrenta hoy a Andy Murray), los jugadores siguen comentando la sanción impuesta por la ATP al número 38 tras su incidente con Stan Wawrinka en el Masters 1000 de Montreal. Perseguido por la sombra de su falta de respeto en Canadá, Kyrgios se enfrenta en cada partido a un examen permanente que pondrá a prueba si su conducta ha cambiado tras el castigo impuesto o se mantiene indomable pese a las circunstancias que le rodean.

“La ATP no se había encontrado nunca con algo parecido”, razonó Feliciano López tras derrotar 7-6, 6-1 y 6-3 a Nikoloz Basilashvili. “No ha sido blanda, pero han intentando darle una última oportunidad. Esa es la sensación que me da viendo lo que ha pasado. El chaval está realmente arrepentido de lo que ha pasado y en su país le habrán dado bastante fuerte”, prosiguió el toledano, al que ahora espera Mardy Fish, vencedor 6-7, 6-3, 6-1 y 6-3 del italiano Cecchinato. “Creo que está arrepentido. La sanción de la ATP es como una última oportunidad”, se despidió el número 19.

“Supongo que es lo que dice Feliciano, porque la sanción es nada”, le siguió Fernando Verdasco, que al superar 3-6, 6-1, 6-7, 6-3 y 6-1 a Tommy Haas sumó 21 victorias en los quintos parciales durante toda su carrera. “Es dinero, pero algo así en una pista de tenis va más allá del dinero. Debería conllevar una sanción de meses sin jugar”, aseguró el 42 mundial. “Hablar de esa forma tan despectiva de otro jugador, metiéndote en la vida privada y personal… te mereces no jugar por tres meses. Seas Kyrgios, Federer o Verdasco. Tendría que ser una sanción de un estilo así: tres meses sin jugar. Pero le han dado un voto de confianza”.

Todos los jugadores, sin embargo, no van de la mano en esa corriente de opinión. “Me parece una sanción vergonzosa”, confesó Tommy Robredo después de deshacerse 6-2, 6-2 y 6-4 del alemán Berrer. “No hay ninguna persona del vestuario que piense que es una sanción correcta. A partir de ahí, nosotros no somos nadie para opinar de sanciones, pero cuando pasas ciertos límites el dinero no es suficiente, hay que hacer otras cosas”, cerró el catalán, citado en la segunda ronda con Sam Groth, clasificado 4-6, 6-1, 7-5 y abandono del ucraniano Dolgopolov.

“A todos hay que darles una segunda oportunidad”, reflexionó David Ferrer, que en su primer partido desde Nottingham (lesionado en el codo derecho y obligado a renunciar a Wimbledon y a toda la gira previa al US Open) venció 4-6, 7-5, 6-1 y 6-0 a Radu Albot. “Es un toque de atención y lo importante es que Kyrgios aprenda de ello, que no se vuelva a repetir esa forma despectiva de referirse a un compañero con el que coincides todas las semanas”, añadió el alicantino, que buscará la tercera ronda contra Filip Krajinovic. “Él es un buen jugador y como buen jugador es inteligente. Seguro que aprenderá de ello y eso es lo más importante. Al final, en esta vida todos nos equivocamos y hay que perdonar en cierta manera”, repitió, comprensivo.

“Son cosas que no deberían pasar en el tenis porque es una falta de respeto total al rival y en general a todos”, coincidió Marcel Granollers (6-2, 6-3 y 6-1 a Lukas Lacko), que tras no entrar en los cuadros finales de Montreal y Cincinnati preparó el último grande entrenando en casa. “Es algo que mancha un poco nuestro deporte. Si la ATP ha considerado que la sanción impuesta es una manera de hacerle pensar, bienvenida sea. Es joven, pero no es una excusa porque no debería hacerlo. Está bien tomar medidas para que piense en lo que ha hecho”, concluyó el catalán, que cruzará con Jo-Wilfried Tsonga el próximo miércoles.

“Yo nunca he tenido una salida de tono así y no creo que la tenga”, recordó Pablo Carreño, que inclinó 6-3, 4-6, 6-2 y 6-4 a Jerzy Janowicz y jugará con Roberto Bautista (6-3, 6-2 y 7-6 al francés Herbert). “Y más me vale no tener una salida de tono como esa porque quizás a mí me sancionan de otra forma”, siguió el 54 del mundo. “Pero no es solo esta, lleva ya bastantes. Ha sido un castigo un poco flojo, pero a ver qué pasa en la próxima, que yo creo que la habrá porque es casi imposible que no lo repita cuando lleva tanto tiempo haciéndolo”.

Pablo Andújar, que se retiró de su encuentro ante Teymuraz Gabashvili por la lesión que arrastra en el codo derecho (6-7, 6-0, 6-4, 4-6 y abandono), razonó desde otro punto de vista. “No me parece bien lo que hizo”, se arrancó el conquense. “Es un tipo peculiar. Quizás, una sanción más fuerte le habría venido bien”, confirmó. “La ATP tendría que ver si realmente estas cosas le benefician. A lo mejor, por eso es tan floja esa sanción. Eso hace ver al resto de jugadores que todo vale. Si tú puedes decirle eso a un rival, a partir de ahí puedo hacer yo lo mismo y recordar lo que pasó con Kyrgios y el tipo de sanción que tuvo”, continuó. “Le habría venido bien parar tres meses y él habría asimilado que se había pasado, pero creo que la ATP al mismo tiempo no sale tan perjudicada. No lo sé, es solo una posibilidad, pero ahí existe un motivo para esa sanción. Tristemente, estas cosas dañan la imagen, pero esto es un negocio: estar en los medios de comunicación, en Twitter y en todos lados”.

En el US Open, Nick Kyrgios y mil opiniones sobre su conducta: del perdón a la vergüenza.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados