“Ha vuelto la Silvia guerrera”

Javier Méndez desde la ciudad de Valencia

Hay algo incluso mejor que las victorias: recuperar la identidad. Y eso es lo que le ha ocurrido a Silvia Soler en este final de año, después de una temporada de altibajos en el que apenas pudo tomarle la temperatura a la competición, entre lesiones, derrotas ajustadas y decisiones equivocadas que acabó pagando con la salida del Top 200. En el BBVA Open Cuidad de Valencia, torneo de categoría 25.000$, la española se quedó a sólo un partido de pelear por el título, pero se marcha con la sensación de que su raqueta vuelve a sentir su tenis.

“Me encuentro bien”, asegura a TENNISTOPIC la jugadora de 30 años que asume una nueva etapa para acercarse al Top 100, pero esta vez con la experiencia de media vida en el circuito. “Este año ha sido un poco complicado porque ha tenido algunos altos y demasiados bajos. Es verdad que pasé por una crisis de dudas y ahora me encuentro con ganas”. Soler busca en estas últimas semanas del calendario una plaza para jugar la previa del primer Grand Slam de 2018 en Australia.

En ese proceso de reseteo ha decidido formar un equipo experimentado. “He empezado un nuevo proyecto, con nuevos entrenadores. Creo que el tenis está en mí y quiero disfrutar de ello”, indica la ex No. 54 del mundo. “Estoy trabajando con la Federación de Tenis de Madrid y algunas semanas también con Martín Vilar”.

Como casi siempre ocurre en estos casos, Soler Espinosa no tiene prisas ni prioriza marcas o ranking. “Tal vez sin importar tanto el ranking, a corto plazo me había fijado volver a disfrutar en la pista, recuperar a la Silvia guerrera. Al final, los resultados llegan. Mi objetivo era volverme a sentir cómoda y pelear en la pista”. Competir, más allá de la victoria.

Pero, ¿qué ha pasado en un curso en el que ya estaba a las puertas del Top 100? “Un cúmulo de cosas”, responde. “Sufrí una lesión de hombro que me desestabilizó. Hubiese preferido romperme el cruzado y perderme seis meses. Esta lesión me afectó mucho a nivel de confianza, también decisiones equivocadas con entrenadores que no me ayudaron, perdí mi identidad y ahora estoy de vuelta con eso, encontrar la Silvia que he sido”.

“Esa Silvia” de la que habla la protagonista estaba instalada en la élite de la WTA, compitiendo en Copa Federación o en Juegos Olímpicos. La ilicitana conoce bien a la nueva capitana del equipo nacional, que además ocupa el cargo del torneo que acaba de finalizar. “Es muy positivo que Anabel [Medina] sea la capitana porque ella ya ha pasado por nuestra situación, lo ha vivido, ha sido jugadora y durante años ha formado parte del equipo. Sabe lo que se siente cuando se está ahí. Sabe transmitirlo y va a ayudar a unir el grupo que necesitamos en Fed Cup”. Probablemente, aquellos tiempos quedan un poco lejos para Soler; seguramente, trabajará para que vuelvan más pronto que tarde.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados
algebra 1 homework help top rated essay writing services business school essay writing service custom paper writing order essays online