Gladiator ha vuelto

Javier Méndez desde la ciudad de Madrid

Cada punto es una batalla, cada partido una guerra. Nadie olvida que cuando David Ferrer salta al otro lado de la red, esperan horas de lucha, sufrir en cada peloteo, entregarse en cada golpe. Sobre la pista se levanta la figura de Gladiator, que ha vuelto al circuito como se fue: ganando. De poco parece importar que los dolores en el codo derecho le impidiesen competir en los últimos dos meses. El español avanza con paso firme y ya está en la tercera ronda del US Open. En la pista 17 de Flushing Meadows apenas necesitó dos horas y media para doblegar a Filip Krajinovic por 7-5, 7-5 y 7-6(4).

“He estado dos meses que no mejoraba. Tuvimos que cambiar el tratamiento y en los últimos diez días ha habido una mejora muy grande. Aún me falta el ritmo de partidos, pero es cierto que estoy contento porque puedo aguantar”. Apenas unos minutos después de abandonar la cancha el día de su estreno, el de Jávea se sinceraba en la sala de prensa ante los medios de comunicación. Su maltrecha articulación le privó de presentarse en Wimbledon, le obligó a retrasar su regreso en Hamburgo e incluso a renunciar a la gira estadounidense entre Canadá y Cincinnati.

No obstante, 68 días después ha vuelto a vestirse de corto en Nueva York, en el último Grand Slam de la temporada. Primero lo examinó Rado Albot en su regreso; este miércoles ante Krajinovic repitió la prueba con mejor nota. “Ha sido duro, sobre todo el primer set, aunque me he encontrado bien tirando. Luego bajé físicamente y no pude sacar igual. Bajé mis porcentajes y con mi derecha ya no hacía tanto daño, aunque aguanté bien de cabeza. Es cierto que físicamente el tercer set ha sido muy duro”.

Después de resolver con éxito todas las situaciones adversas durante la dos primeras mangas, en la tercera el serbio amenazó con estirar el encuentro. Con 4-4 y sin haber concedido ningún break en esa manga, el número 102 de la ATP logró premio a su insistencia con una rotura. “El momento clave fue el tercer set. Con 4-5 pude darle la vuelta y él no cerró. Físicamente estaba al límite y se me podía haber complicado”, reconoce el alicantino. En el tie-break, Ferrer impuso su veteranía para cerrar el duelo con 28 golpes ganadores y un 85% de puntos ganados con el primer servicio.

No obstante, es en este apartado del juego es donde inciden los dolores en su codo. “La limitación se produce en los primeros saques y cuando defiendo de cortado. De resto, no me molesta”, advierte David que se ha desprendido de la venda que lució en su debut. “Me he ido sintiendo mejor. La venda no me da elasticidad a la hora de sacar y a pesar de tener un poco de dolor prefiero jugar sin ella y adaptarme. Nunca me ha gustado jugar con vendas. Si puedo evitarlo, lo hago”.

En la tercera ronda, la misma marca que firmó la pasada temporada (perdió con Gilles Simon), le espera Jeremy Chardy, un rival ante el que encadena seis triunfos consecutivos y registra una única derrota (Johannesburgo 2009) en ocho partidos. “Es un jugador que saca muy bien, viene con confianza, ha ganado muchos partidos, tiene muy buena derecha… quizás no ofrece tantos intercambios, pero tendré que estar muy atento, sobre todo con el primer servicio. Debo mantener buenos porcentajes con este golpe”, radiografía Gladiator antes de su próximo asalto este viernes.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados