займы онлайнкредит наличными

Finalistas sin esfuerzo

Rafael Plaza desde la ciudad de Sevilla

Fue algo inédito en la Era Abierta: Rafael Nadal y Novak Djokovic llegaron a la final del Masters 1000 de Miami sin celebrar la victoria sobre la pista porque sus dos rivales de semifinales abandonaron antes de saltar al cemento. El japonés Nishikori, que debía medir al serbio tras derrotar de forma consecutiva a Dimitrov, Ferrer y Federer, toda una gesta, no se presentó al partido porque desde Indian Wells arrastra una lesión en la ingle izquierda. A Tomas Berdych, rival del número uno del mundo, le apartó del encuentro una gastroenteritis. En consecuencia, Cayo Vizcaíno vivió una jornada negra: al final del día, cuando las luces se apagaron, la bola no había cruzado la red ni una sola vez. Mañana, y después de llegar a la pelea por la copa sin derramar una gota de sudor, los dos primeros jugadores del ránking celebrarán 40 cruces, más que ninguna otra pareja, pugnando por el último gran torneo antes de la gira europea de tierra batida.

“De cara al público y al torneo es un aspecto muy negativo”, aseguró Nadal, poniendo el acento en las personas que habían comprado una entrada para el viernes (64 dólares la más económica) y se quedaron sin ver un solo punto, aunque la organización recompensará a esos espectadores con entradas para la misma ronda en 2015. “De cara a mí, es suerte. Al final, sales a la pista contra un jugador fantástico como Berdych. Tenía buenas opciones de perder y no llegar a la final”, siguió el mallorquín. “Me ahorro un partido de tensión, muy duro, y, sintiéndolo mucho por él, me he visto beneficiado en este caso. Es un virus estomacal, en unos días debe pasar. Me sucedió lo mismo cuando tenía que salir para Buenos Aires hace unas semanas y es imposible jugar así”.

Los dos primeros del ránking celebrarán mañana 40 cruces, más que nadie en la historia

El balear sabe a que lo se enfrenta. Djokovic, que hasta hace unos días se movía en un lodazal de dudas (tras ser eliminado primero en cuartos Australia, su templo de siempre, y aterrizar después en Indian Wells sin títulos por primera vez desde 2006) le ha ganado los dos últimos partidos de forma cómoda. Como el de mañana, discutidos sobre pista rápida, pero con una bóveda anulando cualquier rastro de sol o viento. “Novak evidentemente siempre es más favorito que yo en este tipo de pistas”, dijo Nadal. “Esta es la realidad. Además, viene de ganar un torneo muy importante [Indian Wells]. Estar en la final ya es un gran resultado. Si me das un papel cuando pierdo e Indian Wells y me dices que voy a llegar aquí a la final, lo firmo. Cuando uno sale de unos problemas físicos como los de Australia es complicado. El resultado es fantástico”, aseguró el mallorquín, que ya compite sin las marcas del edema óseo sufrido en Melbourne y contra Djokovic tendrá la oportunidad de medir cómo está el músculo que habita en su cabeza porque buena parte del partido se juega sin la raqueta en la mano.

“No creo en preparaciones muy especiales. Nunca las he hecho en mi vida. Creo en la simplicidad y la naturalidad de las cosas. De las cosas normales han salido los éxitos. No necesito ninguna preparación mental muy intensa para eso”, reveló el español, un especialista en batallas libradas en la cabeza. Demostrado quedó ante el propio Djokovic: después de perder siete (¡siete!) finales consecutivas, se rehizo para tomar de nuevo la delantera sus duelos particulares. “Me iré al hotel. Luego, saldré a cenar con mis amigos y mi equipo. Mañana [por hoy], veré el fútbol, vendré a entrenar y volveré a a ver el fútbol. Descansaré por la tarde y trabajaré con Rafa [su fisioterapeuta]. Me levantaré al día siguiente, desayunaré y vendré aquí par entrenar y competir”.

“No creo en preparaciones muy especiales. Creo en la simplicidad de las cosas”, dijo Nadal

¿Cómo afectará a los finalistas llegar al partido decisivo tras no competir? ¿Será un trampolín hacia la victoria o una piedra en el camino? ¿Aire para los pulmones o energía arrebatada a las piernas? “Hay que adaptarse a ello mentalmente. Quizás, sea la primera ocasión que se retiran dos rivales míos en el mismo torneo”, explicó Nole, que también pasó sin jugar a los octavos de final por el abandono del alemán Florian Mayer. “He entrenado y he jugado con buen ritmo, intentado continuar con las buenas cosas que estoy haciendo. Ganar en Indian Wells me dio mucha confianza. Ha llegado el momento de beneficiarse de ello”.

Para Nadal, que llegó al último encuentro en Cayo Vizcaíno en tres ocasiones (2005, 2008 y 2011) y perdió las tres, es la oportunidad de echar el lazo a uno de los dos Masters 1000 que no tiene. “Al final, es un torneo importante, pero para mí es otro Masters 1000. Tengo 26 y son 26″, resumió el balear. “Evidentemente, me hace ilusión ganarlo porque tengo a un público detrás que es distinto al de muchos lugares. Me siento identificado con ellos, pero estamos hablando de situaciones externas a lo que es ganar. No hay mucha diferencia entre Indian Wells y Miami. También juego un Masters 1000 en casa, que es en Madrid. Esa sí que es una situación muy especial porque juegas un Masters 1000 delante de tu público”, prosiguió. “Me encantaría ganar Miami. Durante toda mi carrera lo he intentado al máximo, mis resultados así lo dicen, pero no ha podido ser. Pero la verdad, si ganara algún día Miami, en mi lista de importantes no estaría ni por delante de Madrid ni de Roma ni de Montecarlo”.

Ante Djokovic, en el suelo añil de Miami, un encuentro que podría marcar el resto de la temporada porque es el primero que los dos libran en 2014 y lo que tienen por delante aparece en el horizonte como una montaña altísima que ambos deben escalar desde ya. El mensaje de Nadal fue todo un aviso para su contrario. “He competido mejor durante este torneo. Es importante para la final y para lo que viene”. La final y lo que viene no es una broma: el título de Miami y una carrera frenética por Europa a la caza de puntos y títulos sobre los templos de arcilla que casi siempre dominó. Historia conjugada en el presente. 

  • juegosetpartido

    Se prevee una gran batalla en Cayo Vizcaino. A priori, Djokovic favorito. Veremos como afrontan el partido los dos. Tal vez ninguno de los dos llega a su máximo nivel nivel tenístico, el partido se decidirá por detalles.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados
buy hand written research paper help professional papers paper college 24 homework helpers chemistry academic research writing