Ferrer: “He vuelto a tener calma”

Javier Méndez desde la ciudad de Madrid

“Hoy no es mi noche, es tú noche”. Lejos de los flashes y las cámaras, David Ferrer se aparta de los aplausos y rehúye de la atención. Tras concederle el protagonismo a Lleyton Hewitt en su despedida en la Rod Laver Arena, la organización del Abierto de Australia volvió a programar un partido del español lejos de las centrales. Esta vez, la Pista 2 fue el escenario elegido para que el número 8 del mundo volase hacia los octavos de final frente a Steve Johnson (6-1, 6-4, 6-4).

“Me encuentro muy bien mentalmente, muy tranquilo conmigo mismo, después de ciertas dudas he vuelto a tener calma”, reconoce tras mantenerse en Melbourne por sexta temporada consecutiva hasta la segunda semana. Ferrer culminó un encuentro completo en el que no concedió opciones a su rival y logró resolver en menos de dos horas. “Me quedo con que he sido muy regular tenísticamente, sin tener altibajos”, se reafirma el de Jávea que no ha cedido más de diez juegos en cada uno de los tres encuentros que ha encarado en Melbourne Park.

Pero en cuarta ronda ya la batalla se presume más compleja. Ahora debe configurar una receta perfecta para derribar al gran ‘caza’ americano. A una raqueta capaz de conectar 44 saques directos para expulsar a Feliciano López del primer Grand Slam del curso. A John Isner. El estadounidense, con una media de 33 aces por encuentro, lidera la lista de máximos cañoneros en Australia y ante Ferrer tratará de seguir engrosando su registro.

“Soy consciente de que será un partido muy ajustado, de pequeños detalles, y tendré que estar muy atento. Sobre todo, mantener la concentración en todo momento. Igual no será tan duro físicamente pero sí que es cierto que para poder ganar tengo que ponerle muy duro cada punto con mi saque para que tenga momentos de cansancio cuando saque él”, radiografía.

Pero Ferrer conoce sobradamente cómo encarar sus partidos ante el de Greensboro. No obstante, en seis de los siete enfrentamientos cara a cara se ha apuntado la victoria (jamás en escenarios de Grand Slam). “Hay veces en las que hay que esperar el momento. No hay que ponerse nervioso. Cuando está sacando bien, ¿qué vas a hacer? Aceptarlo y al siguiente punto. No queda otra. No hay problema. En momentos ajustados, con 5-5, 6-5 o tie-break hay un poco más de dudas y es donde hay que intentar morder”, señala como claves para acceder a cuartos de final en Melbourne.

Con una media que supera los 200 km/h con el primer servicio, John Isner apenas concede resquicios cuando pone la pelota en juego. Sólo unos pocos privilegiados son capaces de encontrar la puerta abierta… y entrar. “Tengo más presión en mi saque porque si fallo el primer servicio hay mucha presión, con mi segundo me puede atacar. Yo a él con su segundo no le puedo atacar, tengo que intentar devolverla que ya es… Si llegamos al tie-break habrá que intentar competir y ya está. Si llego buena señal y si no ocurre, que sea para bien”, resume Ferrer. La calma antes de la tempestad.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados