Ferrer se queda sin aire

Rafael Plaza desde la ciudad de Nueva York

Con la lengua fuera. Así se despidió David Ferrer en la tercera ronda del Abierto de los Estados Unidos (3-6, 6-3, 1-6 y 6-3 ante el francés Simon) después de desinflarse físicamente y competir sin pulmones. A los 32 años, el número cinco del mundo se marchó del último grande del año antes de los octavos de final por primera vez desde 2009, cuando se inclinó en la segunda ronda contra el argentino Acasuso y por segundo Grand Slam consecutivo (Wimbledon, perdió con el ruso Kuznetsov) no pisó la segunda semana de competición. En una temporada complicada (donde cambió de técnico, celebró un solo título y llegó a caer hasta la séptima posición del ránking), el español, que no estará en la eliminatoria de Copa Davis ante Brasil, viajará ahora a Valencia para hacerse pruebas antes de asaltar en Asia la recta final del curso, donde peleará ahora por estar en la Copa de Maestros de Londres.

“Ha sido de los peores partidos que físicamente he estado”, reconoció Ferrer mientras bebía agua de una botella. “Sufriendo mucho durante todo el encuentro. Al acabar el primer ya estaba cansado. Gané el segundo, pero ya me pasé todo el tercero recuperándome”, prosiguió el número cinco, que se disparó hasta los 51 errores no forzados en el duelo como consecuencia de su incapacidad para aguantar los intercambios desde el fondo de la pista. “He estado muy mal físicamente este torneo. En el último set del primer partido ya sufrí un poco. Al contrario que en Toronto y Cincinnati, donde me había encontrado muy bien”, recordó sobre los torneos previos, donde llegó a cuartos primero y a la final después. “No encuentro una razón, porque he trabajado para ello, pero cuando llegue a casa intentaré hacerme pruebas o cambiar el tema del físico para mejorar. Cansancio físico. Pulsaciones muy arriba. Nunca me ha había pasado nada parecido. Quizás, alguna vez cuando era joven me acalambré, pero tanto tiempo con las pulsaciones tan altas no. Estoy triste porque físicamente estoy mal”.

Ante Simon, un jugador sin piernas. Ferrer fue incapaz de encontrar el ritmo necesario para atacar la solidez de su contrario, que pronto se dio cuenta de la situación y se lanzó en tromba a por el español. Ahogado desde el final de la primera manga, el número cinco peleó resignado. Ganó el segundo parcial, que bien podría haber sido de su rival, y se vació en las dos últimas. “¡Es imposible! ¡Imposible!”, se gritó el alicantino mientras su oponente aceleraba hacia los octavos de final, donde jugará contra Marin Cilic, vencedor 6-3, 3-6, 6-3 y 6-4 del sudafricano Anderson. 

“Y ahora cuando llegue a casa haré pruebas y valoraciones para intentar encontrar la razón de por qué he estado así”, contó Ferrer. “Me haré una prueba de esfuerzo y una analítica. Ahora me queda la gira asiática, que es muy importante. Me juego mucho para poder acabar entre los ocho primeros. Es importante que esté preparado para ello”, prosiguió. “¿Y la Davis?”, le preguntaron sobre su presencia en la eliminatoria por la permanencia que enfrentará a La Armada contra Brasil en Sao Paulo tras el Abierto de los Estados Unidos. “No venía con mucha idea de jugar la Copa Davis, pero viéndome aún menos”, se despidió el segundo español de la clasificación.

  • lola del castillo

    Lo que fasa a Ferrer es que se ha iniciado su declive. Tiene 32 años , y es normal- De hecho ha aguantado estupendamente hasta ahora.
    Sin Nadal ni Ferrer nos vamos al descenso de cabeza.
    ¿No es muy extraño que si Nadal estaba entrenando para llegar al Us Open, no pueda jugar la C Davis, tres semanas después.? A ver si alguien se molesta en investigar

  • Pingback: David Ferrer: “Me sorprende la ilusión que tengo” | TENNISTOPIC

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados