Ferrer presenta candidatura

José Izquierdo desde la ciudad de Madrid

Es un triunfo que simboliza una demostración de poder. En el complejo tenístico de Crandon Park, en la Grandstand, David Ferrer derrota a Gilles Simon (7-6 y 6-0 en una hora y 35 minutos) y manda un claro aviso a todos los demás tenistas que compiten por la copa en Florida: el subcampeón de 2013 va a por todas. El pupilo de Paco Fogués demostró su gran estado de forma desquiciando a un rival que le había batido en la última edición del Abierto de los Estados Unidos y que suele plantearle en la mayoría de ocasiones partidos muy duros. Sin embargo, en el cemento púrpura del Masters 1000 de Miami, el tenista de Jávea cimentó su victoria en la intensidad que impuso al partido desde los primeros compases del mismo. El rosco que se llevó el francés en el segundo set evidencia el pletórico nivel exhibido por el sexto cabeza de serie del torneo, que presenta su candidatura como uno de los grandes favoritos para llevarse el título.

Ferrer es, esta semana, un hombre con una misión: conquistar el título que se le escapó ante Murray en la final de hace dos temporadas. La derrota de Fernando Verdasco ante Juan Mónaco le dejó como el único español vivo en el cuadro masculino y el alicantino supo responder con creces en su duelo ante Simon colocando a la Armada, otro año más, en el mapa de los cuartos de final del Masters 1000 de Miami. Las pistas de Cayo Vizcaíno siempre se adaptaron perfectamente a las características de la séptima raqueta del ránking ATP y este año no iba a ser una excepción. Si en el cemento californiano las piernas de David se aletargan, en Florida cubre la pista con rapidez y ataca con decisión con la derecha invertida, el mejor golpe de su repertorio. Ante Gilles Simon, un rival que exige jugar con intensidad desde el primer momento del encuentro, Ferrer salió reforzado tras sumar diez de los últimos once juegos del partido.

Ferrer, que alcanzó por sexta vez en su carrera la antepenúltima ronda de Miami, está realizando el mejor arranque de año de su carrera. Finalizado marzo, el tercer mes de competición, ha ganado 22 de los 24 partidos que ha disputado. Un 92% de efectividad que unido a sus tres títulos (Doha, Río y Acapulco) convierte su inicio de temporada en el más prolífico desde que iniciase en el año 2000 su trayectoria profesional. A tan sólo dos días de su 33 cumpleaños, el objetivo del muro de Jávea es claro: conquistar Miami, el trofeo que hace dos años se le escapó por apenas un centímetro. A pesar de su edad, la ambición y profesionalidad de un jugador como el alicantino son incuestionables y se ha convertido con el tiempo en un claro ejemplo para las generaciones venideras, que echaran de menos a un jugador referencia como él.

En el cemento de Miami, donde las piernas pesan y lograr puntos ganadores parece una tarea titánica, el despliegue físico de Ferrer y su gran momento de forma le hacen ser uno de los candidatos más firmes al título. En cuartos de final se verá las caras con Novak Djokovic, el vigente campeón del torneo, que llega a la antepenúltima ronda tras estar ante Alexandr Dolgopolov a dos juegos de la eliminación. El día de su 33 cumpleaños y ante el número uno del mundo. David Ferrer está ante su gran oportunidad y esta vez, al contrario que hace dos años ante Murray, no la puede desaprovechar porque quizá no se presente ninguna más.

  • Elsa

    Sería increíble…
    Tiene un difícil camino, pero poder, puede.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados