займы онлайнкредит наличными

Federer, 200 veces terrícola

José Izquierdo desde la ciudad de Madrid

Roger Federer regresó a las pistas en el ATP 250 de Estambul y lo hizo por todo lo alto al derrotar al finés Jarkko Nieminen en la segunda ronda del evento turco (6-2 y 7-5) y sumó de paso su victoria número 200 en tierra batida. El helvético, que es la gran atracción de este nuevo torneo, alcanzó la segunda centena de triunfos en la superficie más lenta del circuito y en la que, a priori, peor debería adaptarse su tipo de juego. A pesar de que sus características no fuesen en un principio las más adecuadas para rendir bien sobre arcilla, el genio de Basilea sigue siendo un ejemplo de competitividad y longevidad en el circuito. Un hecho que lo constatan tanto los rivales como las estadísticas.

Federer debutó en el circuito en el mes de julio de 1998. Su primer torneo lo disputó en Gstaad, en suelo suizo, y cayó derrotado ante el argentino Lucas Arnold Ker. Roger tuvo que esperar hasta el año 2000, cuando ocupaba la plaza número 54 del ránking mundial, para sumar su primer triunfo sobre arcilla. Fue en Roland Garros, en la primera ronda del torneo derrotó al australiano Wayne Arthurs sumando la primera de las doscientas victorias que el tenista con más Grand Slams de la historia ha logrado durante toda su trayectoria profesional en torneos ATP. En este torneo Federer llegaría hasta los octavos de final donde caería derrotado ante Àlex Corretja.

Tendrían que pasar solo cuatro temporadas para ver a Federer ganando su partido número 50 en tierra batida. El suizo ya era destacado número uno cuando en Roland Garros 2004 derrotó en la segunda ronda del torneo parisino al alemán Nicolas Kiefer en tres sets. El por entonces gran dominador del universo tenístico masculino buscaba su tercer major pero caería a la siguiente ronda ante Gustavo Kuerten, un tricampeón en la Philipp Chatrier que buscaba reverdecer viejos laureles en el Slam francés. La copa en Francia debería esperar.

El centenar de triunfos en polvo de ladrillo volvería a tener como escenario Roland Garros. El grande parisino era testigo de la victoria número 100 de Roger Federer. En la edición de 2007 el suizo estaba empeñado en triunfar en París, ya con los otros tres Grand Slam en su vitrina. En octavos de final conseguía alcanzar el número redondo de victorias al derrotar a Mikhail Youzhny en tres ajustados sets. En este torneo y tras derrotar a Robredo y Davydenko, Federer volvía a tropezar una vez más ante Rafael Nadal en el partido por el título.

En 2010 llegaba la victoria número 150 sobre arcilla y volvía a hacerlo curiosamente en Roland Garros. El sorprendente alemán Julian Reister, tenista procedente de la fase de clasificación, era la víctima del helvético en la tercera ronda del torneo. El triunfo de Federer le colocaba como uno de los mejores jugadores de tierra batida de la historia ya con la corona parisina metida en el zurrón tras derrotar en la final a Soderling un año antes. Precisamente sería el sueco en cuartos de final el que le cerraría el paso de la defensa del título.

Con el paso de los años, un Federer más veterano ha tenido que ir reduciendo el calendario, haciendo hincapié en la gira de tierra batida, la parte de la temporada en la que suele conseguir menos puntos. Por tanto, han tenido que pasar casi cinco años para ver a Federer alcanzar la mágica cifra de 200 triunfos en la superficie. Rafael Nadal es el indiscutible rey de la tierra batida y en ocasiones sus logros han eclipsado el gran rendimiento que siempre ha tenido en polvo de ladrillo un Federer que hoy está de celebración. Roger es hoy 200 veces terrícola.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados
writing a personal statement college essay writing service reviews writing papers for money help writing speech research paper service