España rompe con todo

Rafael Plaza desde la ciudad de Sevilla

Gala León asumirá la capitanía del equipo español de Copa Davis convirtiéndose en la primera mujer que dirige a la selección masculina. Esa fue la decisión que tomó ayer la federación tras ofrecer a Carlos Moyà la renovación, que volvió a declinar la proposición, y elegir a la exnúmero 27 del mundo para que pilote el regreso de La Armada al Grupo Mundial después de perder la categoría en la eliminatoria disputada en Sao Paulo ante Brasil. Así, la madrileña, que llegó para ocupar el puesto de Albert Costa al frente de la dirección deportiva, saltará al banquillo y se pondrá el chandal en la etapa más difícil y convulsa del tenis español en la última década.

El anuncio fue recibido por los jugadores con estupefacción, desconcierto, burla y algunas carcajadas. Nadie en el vestuario español comprendió los motivos por los que León pasará a capitanear la transición de la mejor selección del siglo XXI, que ganó cinco Ensaladeras (2000, 2004, 2008, 2009 y 2011), llegando a otras dos finales (2003 y 2012), y en 2015 jugará en la segunda división de la competición por países buscando ascender. Ninguno de los miembros de La Armada entendió qué aportará Gala que no hubiese podido aportar uno de los múltiples elegibles para el puesto, lleno como está el panorama de candidatos en un país con historia y tradición en el deporte de la raqueta. Los tenistas, que conocieron la noticia a través de la prensa porque en ningún caso tuvieron voz ni voto en la elección, se quedaron helados: de repente, se encontraron con una desconocida al frente del barco en una tormenta como pocas en la etapa dorada de la mejor generación de siempre.

Los jugadores recibieron la noticia entre la estupefacción y el desconcierto

Mientras los jugadores analizaban en privado la maniobra de la federación y otros tenistas retirados (Carlos Costa, Galo Blanco o Roberto Carretero) comentaban la sorprendente elección en las redes sociales, algunos directivos se mostraban igualmente desorientados con la designación, de la que se conocerán todos los detalles el martes en Sevilla durante la presentación oficial. Pronto se formaron distintas opiniones sobre el movimiento interno, que pasa por colocar en el puesto a una empleada del organismo que rige el tenis nacional. Hay quien cree que la medida es una extraña jugada de la federación para ganar tiempo (España no competirá hasta julio contra el ganador del Dinamarca-Rusia) y examinar otras alternativas, proporcionándose así un margen innecesario para ocupar una vacante que bien podría haber sido cubierta sin  semejante celeridad. Otros consideran que tras la decisión hay un propósito separatista, rompiendo con la línea que se había marcado en la capitanía, con una persona sin vinculación con los jugadores. La falta de afinidad se traduce en mano de hierro para aplicar la ley del deporte, que obliga a los atletas a defender sin excusas los colores de España. Con eso, usando la imposición frente al diálogo, se busca evitar que ocurran situaciones como las de la última eliminatoria, cuando siete de los 12 mejores de la clasificación renunciaron a ponerse la camiseta para evitar el primer descenso de la selección desde 1995.

Algo está claro: no hay tenistas de peso que tengan relación estrecha o directa con la capitana. Solo los que viajaron a Sao Paulo, donde la madrileña intentó establecer algunos lazos ante un grupo de desconocidos, la conocen y algunos otros saben que fue jugadora y que entrenó durante una época (a Silva Soler, trabajó además con Cabeza, Vidagany, Cervera y Makarova) tras retirarse. “Soy un poquito vieja y a algunos de ellos no los conozco personalmente”, confesó Gala en Radio Marca la pasada semana sobre su relación con los tenistas de La Armada. “De las chicas sí, pero de los chicos no”, respondió cuando le preguntaron si había recibido el pasado mes de julio mensajes de Nadal y Ferrer, los dos primeros españoles del ránking, para felicitarla por su nombramiento como directora deportiva. “Muchos de ellos no me conocen personalmente y con otros no me he escrito nunca”, aclaró antes de conocer la renuncia de Moyà, lanzarse a buscar un reemplazo y encontrarse a ella representando ese papel.

No hay tenistas de peso con relación estrecha o directa con León

Los acontecimientos tomaron velocidad de crucero durante el domingo. Según fuentes federativas, la junta directiva se reunió “con carácter urgente” en Madrid para debatir sobre la capitanía del equipo español. Después de que Moyà anunciase públicamente que no seguiría como seleccionador, León mantuvo una serie de reuniones para presentar ante el consejo el nombre del sustituto que debería relevar al mallorquín. Las opciones ideadas (Galo Blanco y Juan Carlos Ferrero, dos perfiles diferentes, ninguno recibió una oferta en firme) quedaron anuladas y dejaron paso a un intento desesperado: hacer cambiar de opinión a Carlos Moyà, al que varios jugadores habían tratado de convencer para que siguiese como capitán.

“Moyà nos ha hecho conscientes del problema que arrastra el equipo de Copa Davis desde hace mucho tiempo y queremos que sea él el que ponga los cimientos de la nueva selección española de tenis, dándole la misma oportunidad que a capitanes anteriores de poder desarrollar su proyecto en un mínimo de dos años”, explicó la federación durante la mañana. “Aunque ya anunció que por razones familiares y personales no podría continuar el próximo año, espero convencerle para que reconsidere su decisión”, dijo Escañuela, que telefoneó al mallorquín al mediodía para intentar que diese marcha atrás proponiéndole margen de actuación y la promesa de que desde la federación trabajarían con firmeza para que los mejores volviesen a disputar la Davis. La oferta no tuvo éxito.

“Doy las gracias a la confianza depositada en mi por el presidente y la junta directiva. Lo he hecho lo mejor posible y como mejor he podido y sabido y por circunstancias personales mi cabeza dice no y mi corazón sí para cuando dichas circunstancias cambien”, respondió el exnúmero uno del mundo, que no cambió su postura, pero tampoco cerró su retorno al banquillo el día de mañana. “En un futuro si mis circunstancias personales son otras, pero sobre todo si la Copa Davis vuelve a ser un objetivo real para todos los jugadores, la puerta queda abierta por mi parte”.

Luego, España rompió con todo: Gala León se convirtió en la quinta mujer capitana de la historia tras Semikina en Moldavia (1995-2001), Guardigli en San Marino (2002-2004), Dayoub en Siria (2009) y Gittens en Panamá (2011), la única en el mundo que en 2015 estará al mando de un equipo de Copa Davis, la que más responsabilidad tendrá de todas las anteriores porque en sus manos estarán los tenistas de una potencia mundial. Por encima del reto de encender la motivación de los jugadores para rescatar a La Armada, las dudas. ¿Será capaz de gestionar un grupo lleno de campeones a los que no conoce?

  • Jorge Martínez Molina

    Esta claro que es una decisión extraña y que seguramente no es la mejor opción. Pero me parece muy mal que los mismos que han dejado tirada a nuestra selección y por el camino a Moyá vengan ahora a burlarse de la nueva capitana o incluso a querer imponer sus preferencias.
    Cuando estén comprometidos con su país que hablen.

  • Pedro Angel Muñoz Asenjo

    Creo que ya se ha dicho casi todo, se han vertido verdaderos rios de comentarios,criticas,consejos,opiniones, etc. etc.a mi entender nadie de los que han hablado ha dicho que no es posible que una mujer no pueda ocupar ese cargo, tampoc nadie ha dicho que Gala no sirva, son otras las lecturas y analisis que, habria que hacer.
    Si alguien ha puesto al pie de los caballos a Gala, ese alguien ha sido el Presidente con su original manera de hacer las cosas.
    Os recuerdo el grave problema que padeci yo siendo Presidente, pero desde luego para mi el tenis y España estuvieron en todo momento por encima de mis intereses.Conclusión padecí lo mio y tome la decision a la que me avocaron de marcharme, pero ¡¡ eso si !! jugaron todos, la Federación ganó 3.000.000,- milones de euros ¡¡ la Federracion eh !! , ganamos la Copa Davis y fué la primera ocasión que, España ganó la primera y unica Copa Davis, jugando fuera de casa, en Argentina.
    Ahora la cuestion es que se ha montado el follón,ha pagado el Capitan, tgambien el prestigio del Tenis Español y por supuesto se ha producido un daño economico en diferido muy grave que, también pagará por añadido nuestro tenis, eso si los demas empezando por el presidente siguen todos, toditos.
    Saludos
    peter.

  • Pedro Angel Muñoz Asenjo

    Nada tienen que ver mis comentarios y criticas con mi Felicitación a Gala y mis mejores deseos de exito para ella y España

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados