“Es bueno superar barreras que habían costado”

Javier Méndez desde la ciudad de Madrid

Si había un torneo y una superficie que se había atragantado en las últimas temporadas a Rafael Nadal es la hierba, en general, y Wimbledon, en particular. Entre 2012 y 2017 no había conseguido rebasar la cuarta ronda, con algunas derrotas inesperadas como las que registró frente a rivales como Lukas Rosol (2R en 2012), Steve Darcis (1R en 2013) o Dustin Brown (2R en 2015). Nick Kyrgios, en 2014, o Gilles Muller, también le cortaron el paso. Los tiempos en los que se presentaba religiosamente en la final (2006-2011) parecían quedar atrás. Hasta que este lunes rompió el techo ante Jiri Vesely por 6-3, 6-3, 6-4, volviendo a cuartos de final siete años después.

“Estoy contento con el nivel de juego”, inició su valoración el español. “Tampoco vamos a crear una historia de estar en cuartos de final, hacía tiempo que no estaba en esta circunstancia por alguna que otra razón. Es un buen resultado, pero no vengo aquí pensando en intentar hacer segunda o tercera ronda”, reconoció sobre su actuación sobre el césped británico. Nadal había vuelto a dominar la tierra en Roland Garros, a mostrar su versión más ‘dura’ conquistando el US Open, pero aún se le resistían las rondas finales de Wimbledon.

“Aquí soy consciente de que cada día me puedo ir para casa, cuando ocurre se acepta y te vas para casa. Pero cuando vengo a jugar un torneo mi objetivo es pensar en el día a día, pero intentar dar el máximo”, confesó el número uno del mundo. “Estar en cuartos de final es un buen resultado, hacía tiempo que no lo conseguía. Es positivo superar algunas barreras que habían costado en los últimos años y aquí estamos para intentar seguir por esa línea”. Lo cierto es que el pasado curso ya lo había acariciado tras caer ante Muller por 15-13 en el quinto set, en un final de partido a cara o cruz.

No obstante, el balear defiende su nivel sobre el verde. “Creo que soy un jugador que se adapta a la superficie”, señaló sobre las voces que siempre lo han alejado de sus méritos en césped. “No es que juegue como en tierra, ni mucho menos, pero soy un jugador que normalmente tiene potencia, tiene fuerza y que consigo generar golpes similares a los que juego en otras superficies”, apuntó. “Cuando se va avanzando, el gran cambio no es que la pelota bote rápido, no es dónde salta la bola, simplemente es que los apoyos son más cómodos detrás de la pista. Tienes apoyos más estables. Lo que está realmente desgastado es detrás de la línea, el terreno de juego está relativamente desgastado, la bola sigue corriendo y patinando”.

Y esa bola seguirá corriendo o patinando en cuartos de final frente al ganador del duelo que aún deben decidir Juan Martín del Potro y Gilles Simon.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados
essays for money criminolgy term paper write my report for me purchase essay papers online how do i do my homework