El centenario de Leander Paes

José Izquierdo desde la ciudad de Madrid

Centenario. Desde el día de hoy Leander Paes lo es. En Wimbledon volverá a jugar con Daniel Nestor, como lleva haciendo desde el pasado mes de abril, pero en Nottingham ha completado la centena de parejas haciendo dupla con Marcel Granollers, un hecho reseñable, no sólo por lo estadístico -el indio es el 47º jugador en la historia en conseguir tales cifras- sino por el éxito de la mayoría de sus asociaciones. El tenista de Calcuta, que se convirtió en profesional en el ya lejano 1991 tras dominar el circuito junior, acumula más de 700 victorias a nivel ATP, 55 títulos en la modalidad de dobles, 15 torneos de Grand Slam y seis presencias en los JJOO, con el bronce en la prueba individual en Atlanta 96.

El triunfo en la primera ronda de Nottingham -3-6, 7-6 y 11-9 sobre Huey y Lipsky- era lo de menos en el día de hoy. La celebración, ganase o perdiese era totalmente merecida para un jugador legendario. Paes acumula ocho torneos major en la modalidad por parejas -tiene 7 más en mixtos- y los ha logrado con cuatro parejas diferentes. En la historia tan sólo Newcombe le supera -triunfó con cinco compañeros distintos- mientras los suecos Bjorkman y Jarryd están igualados con Paes. El tenista indio más exitoso desde Vijay Amritraj es además todo un ejemplo de superación. En el 2003 le diagnosticaron un cáncer cerebral y llegaron a darle tan sólo seis meses de vida, pero consiguió recuperarse y volver con más fuerza.

En el plano puramente tenístico, Paes es un tenista de esos que ya no quedan. Un artista de otro tiempo. De escasa envergadura -su estatura apenas alcanza los 178 cm- y dotado de un físico que se aleja del paradigma del atleta, Leander vive por y para estar en la red. Así acompañó a Agassi y Bruguera en el podio de Atlanta tras derrotar a Meligeni en el partido por la medalla de bronce, y de la misma manera consiguió la corona en el césped de Newport, su único título individual, en la temporada 1998. Un año después explotaría como jugador de dobles alcanzando junto a Mahesh Bhupathi las cuatro finales del Grand Slam, alzando los trofeos en Roland Garros y Wimbledon.

Han pasado más de tres lustros desde que Paes alcanzase la cima del ránking mundial. Buena parte de sus compañeros más exitosos -Damm, Dlouhy o el anteriormente mencionado Bhupathi- están retirados pero él todavía sigue en la élite del dobles. En el pasado Abierto de Australia amarró otro Grand Slam junto a Martina Hingis en la modalidad mixta y ahora intenta con el sempiterno Daniel Nestor clasificarse con 42 años para la Copa de Maestros en Londres, el único gran título que le queda para redondear un palmarés brillante. Pero más allá de todos los trofeos, al final del camino, cuando Leander decida dejarlo, quedará un legado, el de aquel pequeño y carismático tenista que, con un impecable golpe cortado y con los reflejos más impresionantes que unos ojos hayan visto en una pista de tenis, gobernó en un mundo dominado por el saque y la potencia. En definitiva, un jugador de leyenda.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados