займы онлайнкредит наличными

Del cielo al suelo

Álvaro Rama desde la ciudad de Madrid

En Wimbledon, dos caídas desde las alturas. Eugenie Bouchard y Simona Halep, dos jugadoras que en 2014 se disputaron una plaza en la final de Londres, fueron eliminadas del torneo al abordar el primer obstáculo. La canadiense, subcampeona en el All England doce meses atrás, se vio sorprendida (6-4 6-4) por la china Ying-Ying Duan, número 117 del ranking femenino, procedente de la fase previa y sin victorias en cuadro finales de Grand Slam en su expediente. Todo un batacazo. La de Constanza, número 3 mundial, se inclinó (5-7 6-4 6-3) a manos de la checa Jana Cepelova, dejando escapar un encuentro que tenía controlado ante una tenista que sobrevive alejada de los 100 primeros puestos. Una grieta extraña para quien ha labrado un puesto entre la élite. En ambos casos, la muestra visible de lo difícil que se antoja la gestión del éxito.

“He aprendido mucho en estos meses” declaró Bouchard, dejando de lado a la competidora de mente firme que en 2014 se abrió un hueco a sus 20 años hasta los 10 primeros puestos. La canadiense, que ha entregado 12 de los 14 últimos encuentros, todo un cráter para quien opta a la élite, se mostró totalmente diluida cuando la presión le exigía rendimiento. El pasado año, sin la expectativa como presencia constante en los hombros, desbordó en cada gran escenario, siendo la única jugadora de la temporada capaz de pisar tres semifinales en Grand Slam.  Ahora, con sus pasos en boca de todos, la necesidad de aceptar un foco inseparable a sus manos. “Entiendo que la gente quiere hablar sobre ello y elaborar sus historias” destacó, evidenciando su tendencia a observar cuanto se mueve alrededor suyo. “Tanto si lo hago bien como si lo hago mal hablan de ello. Simplemente tengo que aprender de los altibajos que hay en la vida, en los medios, en todos los ámbitos. De cómo las cosas no siempre salen como uno espera” indicó la norteamericana, que saldrá del top20 al cierre de Wimbledon y cuyo papel en 2015 no tiene un hueco entre las 40 mejores del circuito. Un golpe de realidad potente para quien piso en 2014 las WTA Finals, el torneo que reúne a las ocho mejores al cierre del curso “Ha sido un proceso de aprendizaje. Necesito seguir creyendo, ser fiel a mí misma y hacer lo que debo para alcanzar mi máximo potencial”.

“La vida no siempre es agradable y buena contigo” coincidió Halep, que en los dos últimos años levantó su camino hacia la élite WTA, pero que ahora vive en un momento impreciso, conociendo de frente el sabor de las dudas. “En mi primera rueda de prensa dije que no esperaba nada del torneo porque he tenido algunas derrotas antes de llegar aquí” aseguró, recordando sus caídas en los dos torneos previos, ambas ante jugadoras fuera del top40 femenino. “Mi confianza no era muy alta. Durante los partidos es duro porque notas la presión y si no la gestionas bien, puedes perder. Sabía que sería un torneo duro, pero no esperaba lo de hoy para ser sincera” indicó la rumana, que llevaba más de tres años sin perder en la primera ronda de un Grand Slam.

Apartar las dudas de la cabeza como objetivo inmediato. “De alguna manera estoy contenta por haber dejado todo esto detrás mío. Estoy muy decepcionada con los últimos dos meses” aseguró Bouchard, afectada por una rotura abdominal que puso en el aire su participación en Wimbledon, pero con dos victorias desde el mes de marzo como problema de fondo. “Ha sido un tiempo bastante estresante, con grandes torneos donde todos estaban hablando de mí. Deseo mirar hacia adelante y no tener a gente que me esté preguntando de forma constante sobre los puntos que tengo que defender” subrayó, evidenciando un problema para soportar la expectativa al tiempo que anuncio la búsqueda de un preparador físico para fortalecer las grietas de su cuerpo. “Mi juego sigue ahí y no tengo problemas con ello. Pero en mi interior, emocionalmente, tengo que trabajar más para evitar el estrés” le siguió Halep, separada de su entrenador antes de llegar a Londres, una decisión brusca previa a un Grand Slam y carcomida por su propio crecimiento. “Al principio de la temporada tuve buenos resultados. Incluso gané Indian Wells, el torneo más grande de mi carrera. Pero ahora he tenido algunas derrotas y pienso demasiado en lo que tengo que hacer en pista. Quizá por eso estoy más estresada.Quiero salir a pista y decir ‘no me importa lo que estoy haciendo, simplemente salgo y juego al tenis’. Creo que lo lograré y tengo confianza en que llegue pronto”.

“No es algo mental, es más emocional. Estoy nerviosa cuando tengo que cerrar un partido” insistió Halep, que en sus dos torneos de hierba fue eliminada tras ver cómo tras ganar el primer set era incapaz de sentenciar el encuentro. “Es simplemente algo emocional. Voy a descansar, hablaré con mi equipo y la gente que me rodea. Tengo un buen grupo a mi alrededor. No creo que sea complicado darle la vuelta a la situación, pero tengo que trabajar en ello” aseguró, buscando en la desconexión una bombona de aire fresco. “Voy a tomarme un descanso para recuperarme” coincidió Bouchard, como si apagar la luz contribuyera a enfriar ese infierno. “Necesito no pensar en tenis durante unos días para después volver a ello”.

En Wimbledon, en una hierba casi virgen que hace resbalar las bolas, sobre una superficie que convierte cualquier duda en un abismo mayúsculo, la caída de dos mujeres que parecían tomar el mundo. Controlar la expectativa, gestionar el crecimiento, no deja de ser una asignatura a prueba de elegidos.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados
finance homework help online problems in writing english essays essay writing companies in the united states accounting experts writers online essay writer