Buenos Aires busca a Nadal

Javier Méndez desde la ciudad de Madrid

“No sé si voy a volver a ser el mejor Nadal”. Cuando apenas faltan unas horas para saltar a la pista en Buenos Aires, el mallorquín no se engaña. Sabe bien de dónde viene, pero mucho más hacia dónde va. Y sólo un segundo más tarde de aquella confesión entona la seña de identidad que ha distinguido su carrera: “Pero voy a dar lo mejor de mí para lograrlo”. Como lo ha hecho siempre. Aunque la derrota en las semifinales de Río de Janeiro ante Fabio Fognini aún duele, el manacorense conoce como pocos el camino para volver a ser el mejor.

Mientras se apaga el día en la capital argentina, hay alguien que solo ve la luz. Francis Roig, que le acompaña desde el banquillo en el torneo de Buenos Aires, responde seguro a TENNISTOPIC: “No tengo dudas de que Rafa volverá a tener un gran nivel competitivo para estar entre los grandes. Antes o después volverá a ser competitivo. Siempre he pensado que todavía le quedan cosas grandes por hacer y creo que es único para superar situaciones adversas”.

Con la derrota de Río digerida, sólo quedaba encontrar las claves para resolver cualquier tipo de duda. ¿Qué había pasado sobre la tierra batida brasileña? “Es falta de confianza, pero también viene dada por no jugar partidos. Cuando no se compite se pierde un poco el dinamismo en cada punto. Si hubiese podido jugar más, tal vez esta falta de confianza no la notaría tanto en los partidos. Hasta ahora, cuando está jugando bien le cuesta mantener ese nivel”, contesta Roig.

Falta de continuidad, en palabras del propio Nadal. La muñeca, primero, y los problemas en el apéndice, después, se encargaron de detener el ritmo del que hasta entonces lucía la etiqueta de número uno del mundo. “Es evidente que esta no es una situación habitual para él y tiene que aceptarlo, mirando lo que se ha hecho mal y trabajando sobre ello, tanto a nivel mental como tenístico. Además, debe pensar que el año acaba de empezar. No jugó durante buena parte de la pasada temporada y esto también es un hándicap”, reflexiona el entrenador del español.

“He podido ver al Nadal de siempre en momentos puntuales, pero no a lo largo de un partido. Su identidad es jugar con la misma intensidad desde el primer punto hasta el último. Pero en los buenos momentos ha dado un buen nivel”. El siguiente paso para lograr el objetivo está fijado: la arcilla del Buenos Aires Lawn Tennis Club.

“Rafa encara la cita en Buenos Aires con mucha ilusión, intentando arreglar la desilusión de Río de Janeiro y sabiendo que si lo hace bien en este torneo le puede dar mucha confianza de cara a los siguientes”, revela Roig. Nadal se aferra a su tierra, la batida, para volver a ser Nadal.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados