займы онлайнкредит наличными

Arrugas y agallas

Álvaro Rama desde la ciudad de Madrid

Si las más fuertes compiten mano a mano en Singapur, la jornada del martes ofreció toda una demostración de músculo. Flavia Pennetta, a sus 33 años, más veterana que ninguna otra, apartó (7-6(5) 6-4) a Agnieszka Radwanska, uno de los mayores elementos de desgaste del circuito. Maria Sharapova, inédita durante meses, desarboló (6-4 6-4) a la rumana Simona Halep en un pulso con fases de juego tremendamente físicas. Así marcaron el territorio en el Grupo Rojo y pusieron las manos dispuestas para tomar un billete a la siguiente fase de cara a la última jornada. La rusa, con dos triunfos en los dos primeros partidos, roza el acceso a semifinales, mientras que la italiana se otorgó cierto oxígeno al lograr su primer triunfo.

Una auténtica exhibición de veteranía. En las WTA Finals de Singapur, donde se reúnen las más fuertes del curso, Flavia Pennetta superó a Agnieszka Radwanska con un abanico de virtudes entre las que sobresalió la contundencia de su revés. Variado, potente, seguro. Un auténtico tormento que no pudo domar la polaca, que llegó a rozar el primer set antes de verse sorprendida por el juego de ataque de la italiana. “Era muy importante ganar este partido” declaró Flavia, que logró con 33 años su primera victorias en unas WTA Finals, colocó el 1-1 en la fase de grupos y se permitió soñar con algo más que una despedida dorada. “Ahora tengo oportunidades de clasificar. Es bueno estar en esta posición y tener la opción de jugar otro partido” subrayó tras resolver el laberitno de Agnieszka. “Es muy complicado jugar ante ella porque es increíble todo lo que hace en pista. No pierde la posición, te hace correr muchísimo, necesitas forzarle realmente tras la línea de fondo. Si entra en pista te va a marear, simplemente vas a correr y vas a estar a su merced” analizó Pennetta tras un partido de ida y vuelta. “Es una de las tenistas más inteligentes del circuito, quizá no tenga la potencia de otras, pero la forma en que ve la pelota y en que lee cada acción impresiona”.

Ahora, sabiendo que su pase a las semifinales pasa ante un choque directo ante la rusa Sharapova, Pennetta se prepara para un encuentro bravo. “Va a ser durísimo, y lo sé porque nos hemos enfrentado varias veces” recuerda la italiana, que domina (3-2) la rivalidad sobre la número 4 mundial y reconoce el estatus de la siberiana pese a su larga ausencia en el circuito. “Cuando alguien me pregunta cómo creo que está, digo que no al 100% pero ella no viene aquí simplemente a jugar. La victoria que logró sobre Radwanska fue increíble. Tiene dentro esa adrenalina tras haber estado tres o cuatro meses fuera. Cuando sales a pista tras algo así tienes mucha energía”.

Pennetta, que compite en Singapur en el que podría ser el último torneo de su carrera, con la presencia de sus padres en la grada y la estela del US Open ganado todavía presente, aparta la idea del adiós de su cabeza y no responde definitivamente con un adiós cuando se le pregunta. “No estoy pensando en ello. Trato de divertirme y hacerlo lo mejor que pueda. Es el último torneo del año y quizá el último momento realmente especial para mí. Pero no le estoy dando vueltas. No tengo esta manera de pensar. No salgo a pista y me digo ‘oh, éste podría ser mi último partido’. Salgo y pienso ‘vamos a jugar” indica la italiana, la jugadora más veterana en alzar su primer Grand Slam, que reconoce no tener una ceremonia de despedida a la vista. Un epílogo que espera no plasmar ante Sharapova.

Porque la rusa tumbó a Simona Halep, la primera cabeza de serie del torneo y, sobre el papel, principal candidata a recoger el cetro en Singapur. La ambición de María, desencajada con el puño cerrado al final del partido, pareció no entender de límites al reencontrarse con la élite. Con apenas un encuentro en las piernas desde Wimbledon, un choque que ni siquiera pudo terminar como único sabor competitivo en los último cuatro meses, la siberiana ha emergido en las WTA Finals con la dureza de siempre: remontando un partido agónico ante Radwanska, lanzando un cuerpo frío a uno de los choques más físicos que ofrece el circuito, y frenando el empuje de Halep, una de las tenistas más constantes en el universo WTA.

“Este deporte se ha vuelto más físico durante los últimos años. Proliferan las jugadoras capaces de devolver infinidad de pelotas, de convertir cada partido en una batalla de resistencia física. Esta pista es lenta, frena los botes de algún modo. Eso permite a jugadoras como Halep o Radwanska responder, algo que hacer extremadamente bien y toman ventaja de ello” declara Sharapova, una jugadora de patrón directo que ha empleado cerca de cinco horas en resolver dos partidos a cubierto. “Tienes que encontrar formar de hacer funcionar tu juego. No hablo de cambiarlo de forma radical, pero buscar las soluciones, entrar en pista, ser agresiva pero ser consistente mientras lo intentas” analizó la rusa que, lejos de recluirse a golpazo limpio desde el fondo, cerró más de una veintena de acciones en mitad de pista huyendo del parapeto de su rival. “Estoy contenta de haberlo sabido hacer en mi segundo partido de regreso”.

“Ha jugado realmente bien hoy” reconoció la rumana. “Aunque lleve tiempo fuera del circuito, desde Wimbledon, sabe cómo competir. Es una campeona. Tiene esa experiencia”. Es el factor que rema en favor de la rusa. Desde su imagen espartana, en el evento con mayor autoridad concentrada del circuito, Sharapova tiene ganado un profundo respeto. “Nunca en pensado en demostrar nada a nadie salvo a mí misma. Siempre me desafío internamente. Encuentro objetivos y desafíos como motivación. De otra manera, te encuentra en un camino muy llano y eso no es divertido” declaró con frialdad la rusa. “Si me pregunta por el mundo exterior, creo que he hecho suficientes cosas en mi carrera para demostrar lo que sea que debo demostrar. Ahora mismo, especialmente tras llevar tiempo sin competir, no se trata de probar nada, simplemente de salir, competir, jugar y hacer lo que he añorado durante estos meses”.

Ahora, tras superar los dos primeros partidos y acallar cualquier voz que sembrara dudas sobre su figura, la rusa aseguraría con un set su acceso a las semifinales. Un billete directo pese a estar apagada desde junio. Toda una demostración de entereza y disciplina rodeada de las más fuertes del mundo.

Radwanska, contra las cuerdas: “Ahora ya no depende de mí, sino de resultados de otras jugadoras. Sólo puedo sentarme a esperar y ver qué ocurre. Estoy realmente cansada. Creo que en los momentos importantes no me estoy concentrando en un solo punto” declaró Agnieszka, que llegó a servir para cerrar el primer set ante Pennetta. “Cuando no aprovecho una oportunidad, es una situación que me está afectando. Ha pasado en los dos partidos” asegura la de Cracovia, pagando el peaje tras exprimir su calendario para sellar el pase en el último momento. “A veces te clasificas varias semanas antes, y en otras ocasiones con un margen de 24 horas. He estado jugando muchos partidos estas últimas semanas. Fue mi decisión, quería estar aquí. Pero por otra parte, reconozco que es demasiado”.

Halep, sin victorias sobre Sharapova: “Hice cuanto pude hoy, luché hasta el final y eso es lo mejor. De nuevo la misma historia: me acerqué pero no logre ganar. Trabajaré. Me motiva tener cosas por aprender para poder batirle” indicó la rumana, que arrastra un 0-6 en la rivalidad. “Cuando abrí la pista logró algunos puntos increíbles. No falló pese a jugar muy pegada a la línea. Jugó a su mejor nivel” señaló Halep antes de quitarse responsabilidad por ser la primera cabeza de serie. “Aquí yo no siento presión extra porque no espero ganar este torneo. Para mí es un bonus, estaba lesionada antes de venir. Voy a tratar de disfrutar y ganar partidos”.

 

Consulta la clasificación de la fase de grupos en las WTA Finals de Singapur.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados
help with writing an essay essay now college paper help best custom writting help writing an argumentative essay