Argentina también puede soñar sin Del Potro

Rodrigo Borque desde la ciudad de Mar del Plata

En la columna anterior afirmábamos que la principal inquietud para la afición argentina pasaba por la decisión de Juan Martín Del Potro con respecto a su participación en la Copa Davis del año próximo y del escepticismo que existía alrededor de la misma. A su vez, manifestábamos las diferencias ideológicas entre la raqueta número uno de Argentina y el capitán del equipo, Martín Jaite. Al final, las presunciones se hicieron realidad y el conjunto albiceleste no contará con su mayor exponente en la primera ronda ante Italia, que dará comienzo hoy en el Patinódromo de Mar del Plata.

A priori, está más que claro que será mucho más dura y pareja, no sólo por la ausencia de Del Potro, sino porque tampoco estará David Nalbandián, el máximo símbolo argentino en la competición por países de la última década, ya alejado de la actividad (aunque algunos osados sueñan con la posibilidad de que solo se haya retirado del circuito y continúe jugando la Davis, algo poco probable).

Más allá de que Carlos Berlocq será el número uno del equipo (por el cierre del ránking ATP en el momento de presentar las alineaciones), la responsabilidad de liderar al equipo argentino dentro de la cancha recaerá sobre los hombros de Juan Mónaco. Sin duda, para Pico será la gran prueba de fuego al tener que soportar la presión de ganar obligatoriamente sus dos puntos. Y en este caso, aunque la presión no es justamente un aliado del tandilense a la hora de representar a su país, cuenta con el crédito abierto por tratarse de una serie de local y en polvo de ladrillo. Recuperado de su lesión en la muñeca que lo tuvo a maltraer en 2013, se le observó enchufado y en gran nivel en los entrenamientos. A pesar de jugar sólo un partido en 2014 y caer ante el letón Gulbis en su debut en el Abierto de Australia, esta es otra historia. Además, esta vez no hay ningún top-10 en el conjunto oponente que lo intimide.

En cuanto a Berlocq, quien ya ha acumulado suficiente experiencia por la Ensaladera de Plata en las últimas cuatro series y, poco a poco, se va ganando el mote de jugador copero, tampoco tuvo un buen arranque de año. El triunfo en el quinto punto ante Gilles Simon, por los cuartos de final de la última edición, o la victoria ante Philip Kolhschreiber en cinco sets por primera ronda de 2013, invitan a confiar en él. De todas formas, a pesar de que su ímpetu en Copa Davis potencia sus capacidades, el estilo tenístico de los italianos no lo beneficiaría demasiado.

A su vez, el dobles cuenta con una pareja segura, aunque propensos a lesionarse. Horacio Zeballos y Eduardo Schwank se conocen de memoria y juntos han logrado resultados importantes, como las semifinales del US Open 2010. Además, cada uno saboreó victorias trascendentes junto a Nalbandián ante parejas durísimas, llámese la final de 2011 ante España (Schwank) o los cuartos del último año ante Francia (Zeballos). Individualmente, pueden dar una mano, pero está claro que más por necesidad que por continuidad. La victoria de Horacio ante Rafa Nadal en la final de Viña del Mar el año pasado no debería ser una referencia, ya que pocas veces se verá al mallorquín cometer tantos errores como en aquel entonces, aunque no deja de ser meritorio (e histórico).

Ahora veamos, el análisis del cruce ante Italia presenta su complejidad, sobre todo considerando que los visitantes traen a sus mejores representantes. Pero esto no es suficiente para aseverar que la visita sea favorita a pasar de fase. Está claro que la actualidad de los europeos es superior a la de los sudamericanos, aunque si bien el ránking marca una tendencia, en Copa Davis tiene menos peso específico que en el circuito. Por lo tanto, considerando que Fabio Fognini ocupa el puesto 15 y Berlocq el 44, y que Andrea Seppi está 31 y Mónaco está nueve lugares más atrás, no es determinante para hablar de favoritismos; menos si Argentina es local.

Las predicciones del duelo podrían ser las siguientes.

Primer punto: Berlocq-Seppi. Sólo se enfrentaron una vez y fue en 2012, con victoria para Seppi en sets corridos. Pero claro, sucedió en Eastbourne y sobre césped, donde Berlocq no se siente nada cómodo. El italiano es un jugador talentoso pero muy volátil, capaz de mezclar el revés más extraordinario con el error de derecha más insólito. Cuesta imaginar que mantenga la regularidad en un ambiente hostil como el que imprime el público argentino, pero técnicamente es muy superior al oriundo de Chascomús: 0-1 para Italia.

Segundo punto: Mónaco-Fognini. La estadística marca que el europeo cayó en los tres encuentros ante Pico, aunque no se ven las caras hace dos años. El tandilense tendrá a las tribunas en su favor y le permitirá retroalimentarse de ello, pero el italiano no se deja amedrentar por la influencia del público; ya una vez en Buenos Aires estuvo a tiro de vencer a Nalbandián en tercera ronda ante un ruidoso Lawn Tennis. Ambos son jugadores muy constantes y promete ser un largo encuentro, algo que a Mónaco lo puede beneficiar. Punto para Argentina, 1-1.

Tercer punto: Zeballos/Schwank-Simone Bolelli/Fognini. Siempre clave en Copa Davis, es difícil suponer que el veterano Filipo Volandri sea de la partida ante la presencia de Fognini. Aunque parezca mentira, es el punto más fácil de predecir. La pareja local se hace fuerte ante su público y la ausencia de un sacador potente del otro lado genera buenas expectativas. 2-1 para Argentina.

Cuarto punto: Berlocq-Fognini. Nunca se enfrentaron. Uno imagina que un Fognini un tanto desgastado ante un Berlocq sin mucho que perder debería inclinar la balanza en favor del local. Sin embargo, la regularidad e intensidad de Fognini puede ser demasiado para la prolijidad de Charly. Empata Italia y 2-2.

Quinto punto: Mónaco-Seppi. El cara a cara entre ambos es favorable a Pico (2-1), quien ganó los últimos dos encuentros…. en 2011. La actualidad de ambos supone que Seppi tendría las de ganar, pero al vencer a la raqueta principal el primer día el tandilense tendrá la confianza por las nubes. Eso, sumado a la irregularidad del italiano, le otorga mayor crédito al jugador local. Victoria de Argentina, 3-2.

El equipo albiceleste no baja del Grupo Mundial desde su vuelta en 2002. Como local, sólo perdió dos veces: ante República Checa en semis de 2012 (sin Nalbandián y con Del Potro jugando sólo el primer día) y ante España en la final del 2008 (no resiste análisis). De todas formas, difícil imaginar que Italia pueda emular esas dos circunstancias, más aun teniendo en cuenta que esta base de jugadores pudo derrotar a combinados más fuertes, como Alemania y, fundamentalmente, Francia.

No estará Delpo, pero tampoco estuvo el último año y Argentina alcanzó las semifinales, cayendo ante el bicampeón reinante. Ese antecedente y, sobre todo, la condición de local, permiten soñar con la permanencia en la élite de la Copa Davis.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados