займы онлайнкредит наличными

Argentina sigue creyendo

Álvaro Rama desde la ciudad de Madrid

Un esfuerzo titánico para mantener viva la ilusión. Argentina accedió a la final de la Copa Davis derrotando (2-3) a Gran Bretaña bajo la cubierta de Glasgow tras un domingo de infarto. El cuadro sudamericano, insistente como ninguno en la conquista de su primera Ensaladera, presente en la quinta final de su historia, cuarta desde 2006, llegó a la final jugando todas las eliminatorias fuera de casa y sobrevivió en una serie en terreno escocés que fue tiñéndose hasta rozar el negro. Una muestra adicional de la magia especial que envuelve a la competición, donde el ranking o cualquier renta obtiene una importancia relativa. Así, y pese a cerrar la jornada del viernes con una ventaja formidable (2-0), el equipo capitaneado por Daniel Orsanic se encontró a dos sets de la derrota. La reacción de Andy Murray (6-3 6-2 6-3 a Guido Pella), que igualó la serie, se pasó a una situación dramática, con el agua al cuello para un Leonardo Mayer (4-6 6-3 6-2 6-4 sobre Daniel Evans), que necesitó levantar un partido removido, inicialmente fuera de sus planes, sin margen de error, y con toda la grada en contra.

Que la igualdad de fuerzas sería una opción quedó patente desde el sábado, cuando el punto de dobles fue ganado a pulso por los vigentes campeones. En esas, y con la necesidad de competir  a pecho descubierto el domingo, retando al dueño de la copa en su propio hogar, Argentina se abrazó a un esfuerzo de fe en toda regla. El mérito argentino tuvo cara y ojos: impidieron que el actual ganador optara a revalidar el trono, algo que solo España y República Checa logrando en este siglo; detuvieron una hemorragia que les llevó a ver el abismo, llegando a perder el primer set en el partido definitivo; y compitieron durante la jornada decisiva sin su jugador más autoritario, dejando en manos de Leonardo Mayer un compromiso que en origen cargaban los hombros de Juan Martín Del Potro.

Con la inercia de una competición única Andy Murray demostró ser uno de los hombres más polivalentes del tenis masculino. El de Dunblane, compitiendo bajo sobre suelo escocés, se deshizo sin mayores dificultades de Guido Pella, atrapado bajo la cubierta británica. El argentino, que no dispuso de una sola pelota de rotura ante el número 2 mundial, apenas pudo aplazar una agonía que situaba al cuadro sudamericano contra las cuerdas. Un papel soberbio de Murray, suelto hasta para abandonar el fondo y marcar un encuentro limpio en la red (15 de 17 acciones cerradas), dejó a los albicelestes entre la espada y la pared.

Entonces, y con una responsabilidad monumental, Leonardo Mayer asumió los galones en un encuentro definitivo ante Daniel Evans. El británico, que estuvo a un punto de batir al campeón Stan Wawrinka en los octavos de final del US Open, tuvo entre sus manos otra misión de altura buscando la final de la Copa Davis para Gran Bretaña. Lejos de amedrentarse por la situación, Mayer asumió el partido con voluntad de hierro. El argentino, que tomó calor conforme la grada entró en ebullición, ofreció un partido contundente: imponente para acortar los puntos (15 aces y hasta 31 tiros ganadores), habilidoso para abrir la pista (hasta 48 errores forzados cometió Evans) y consistente para marcar el ritmo con su primer saque (83% de efectividad), el de Corrientes entró a Argentina una de las victorias más valerosas de los últimos años.

Ahora, y con la misión de enfrentar a Croacia del 25 al 27 de noviembre en Zagreb, el cuadro sudamericano buscará terminar con una de las obsesiones más remarcables del tenis: una Copa Davis para el pueblo argentino.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados
sociology papers b sociology papers college research paper writers custom essay writers really cheap should i buy a business plan essay writing university