займы онлайнкредит наличными

Y Federer consiguió el 18

José Izquierdo desde la ciudad de Madrid

Roger Federer consiguió lo que parecía imposible. Tras siete meses fuera del circuito y desde la posición número 17 del ránking ATP, el suizo derrotó a Rafael Nadal (6-4, 3-6, 6-1, 3-6 y 6-3 en tres horas y 37 minutos) en la final del Abierto de Australia sumando así su Grand Slam número 18. La última vez que el helvético derrotó a Nadal en un torneo major fue en 2007 pero diez años después volvió a lograr la hazaña en un partido tácticamente perfecto, en el que su servicio y agresividad fueron claves para lograr un triunfo histórico.

Federer tenía claro su patrón de juego. Dominio con el servicio y buscar el tiro ganador con su derecha. Nadal, que empezó el encuentro ante letárgico, se vio desbordado por la agresividad de su rival, que le rompió el servicio a la primera oportunidad. Con el balear a remolque, el pupilo de Ivan Ljubicic galopó con seguridad hasta hacerse con la primera manga en 34 minutos, con 12 winners en su zurrón. Si había un escenario para que el helvético pudiese ganar un partido a cinco sets ante Nadal -algo inédito desde hacía una década- el guión era muy parecido a este: poco desgaste, puntos rápidos y la sensación para el español de que el ritmo en los intercambios era escaso.

En el segundo set el encuentro se igualó, Nadal subió la intensidad y encontró el primer boquete en el servicio de Federer. Sufrió, salvando varias bolas de break, para mantener su servicio y enseguida abrió brecha de nuevo, colocándose con un cómodo 0-4. A partir de ahí el suizo avisó, recuperando parte de la desventaja y obligando a Nadal a ser más agresivo. El mallorquín aceptó el reto, consiguiendo más tiros ganadores e igualó el encuentro (3-6). Las espadas estaban en todo lo alto.

El primer juego del tercer set fue una batalla titánica. Federer se colocó 40-0 pero posteriormente se enredó, cometiendo errores no forzados en posiciones muy favorables. El guión de esta rivalidad parecía volver a cumplirse pero el servicio del suizo le ayudó enormemente a superar tres bolas de break que solventó con tres saques directos. Amarró su turno de saque y a partir de ahí voló. El suizo no se saltó el guión sino que lo reescribió. Su cabeza hizo ‘clic’ y empezó a lograr winners desde todos los lados de la pista, siendo agresivo y desplazando a un Nadal que acusaba la falta de ritmo que su rival proponía en cada punto. En un abrir y cerrar de ojos, Federer se situaba con dos breaks de ventaja, cerrando el tercer parcial por un contundente 6-1. El 18 estaba a un solo paso.

Pero Nadal no se iba a rendir fácilmente. Buscó de nuevo subir su intensidad y el elevado nivel de Federer decayó lo suficiente como para romper el servicio del suizo. Al ganador de 14 grandes le costó mantener su siguiente turno de servicio pero lo logró tras forzar su oponente varios deuce. El partido navegaba hacia un quinto set con un Nadal cada vez más metido en el encuentro, afinando su revés cruzado y logrando también tiros ganadores. La rivalidad más mediática de la historia tenía por delante otro capítulo épico cuando el reloj marcaba dos horas y 37 minutos y Nadal ganaba la cuarta manga (3-6). El parcial definitivo estaba servido.

Llegados al acto decisivo, Nadal golpeó primero. Rompió el saque de Federer y amarró su servicio tras salvar dos pelotas de break lo que le colocó con 0-2 en el marcador. Federer que había sido atendido por problemas en el abductor antes del inicio de la manga, fue atendido brevemente por los médicos tras conservar su saque en blanco y recortar distancias. El helvético no se rindió y forzó otra pelota de break pero Nadal volvió a conectar tiros ganadores para poner el 1-3 a su favor. La épica ya estaba instalada en la pista desde hacía un rato y el guión parecía escribirse de nuevo en los mismos términos. ¿Notable esfuerzo de Federer pero triunfo de Nadal? No en esta ocasión.

Y es que, en ese momento en el que el guión parecía ser el de siempre, en el tenis torna en lo imprevisible. El revés que tanto veces martilleó Nadal en toda su carrera, se convirtió en el gran arma del suizo, que conectó varios tiros ganadores para romper al balear por primera vez desde mediados del tercer set. Luego se anotó su saque en blanco y en un santiamén se colocó con 4-3, a tan solo dos juegos de lograr la hazaña. El español tuvo dudas y Federer las aprovechó para colocarse con un peligrosísimo 0-40. En ese momento apareció el drama. Nadal forzó el deuce pero el revés cruzado del helvético, a priori su golpe más débil volvió a ser decisivo, rompiendo por segunda vez consecutiva al número 9 del ránking, disponiéndose así para cerrar el partido al saque.

El primer punto para Nadal, tras un gran passing cruzado. Se colocó 0-30 tras un revés paralelo que Federer mandó más allá de la línea de fondo. Buen servicio de Federer y 15-30 pero un agresivo Nadal pudo sacar dos break points. Ace de Roger para el 30-40. Y una gran derecha invertida para colocar el deuce en el marcador. La copa a dos puntos. Y en ese momento: el drama. Primer match point, el ojo de halcón le salva de una doble falta. Pierde su primer punto de partido pero una derecha larga devuelve la igualdad al marcador. Al segundo punto de partido, Roger lo consigue. El 18, el que ha estado un lustro esperando. Una derecha cruzada a la línea le otorga un triunfo merecidísmo ante su némesis. Sí, la legendaria carrera de Federer tendrá, ahora seguro, un final feliz.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados
buy biology reasearch paper college research paper writing algebra trigonometry essay writing services for cheap dissertation editing help