займы онлайнкредит наличными

Radwanska resiste a Muguruza

Álvaro Rama desde la ciudad de Madrid

Si se pudiera tocar el sufrimiento, el encuentro bien serviría de ejemplo. Agnieszka Radwanska accedió por primera vez en su carrera a la final del torneo de maestras con un despliegue de tremendo pundonor. La polaca, que remontó por 6-7(5) 6-3 7-5 a Garbiñe Muguruza en dos horas y 38 minutos de intensa batalla, logrando su primer triunfo ante la española tras cinco choques en 2015, probó por qué es una jugadora distinta al resto, marcando los tiempos en un partido donde dominó desde un tenis sin imposición hasta frenar a la gran revelación del torneo. Muguruza, pese a tolerar roturas de desventaja en cada set, un centenar de encuentros en las piernas y, a diferencia del resto, ninguna jornada de descanso en Singapur, quedó a unos puntos de la victoria, toda una demostración de abrazarse al padecimiento.

Con el cuerpo arañado, Muguruza se entregó a uno de los encuentros más físicos que ofrece la élite del tenis femenino. Competir con límites ante Radwanska, un seguro de carreras y pelotas impredecibles, es afrontar un maratón sin avituallamiento. La polaca, saturada de competición en las últimas semanas, con la pierna derecha vendada y un hombro forrado de esparadrapos, se situó ante uno de los juegos más directos del circuito, demostrando su capacidad para aprovechar el ritmo de bola rival incluso con rasguños en su cuerpo. Así, y siendo la única tenista capaz de desordenar el juego de Muguruza en Singapur, forzando más sombras (54 errores) que luces (49 tiros ganadores) en el sistema de la caraqueña, la de Cracovia logró el billete hasta el último partido.

Y lo consiguió aunando limpieza -apenas ocho pelotas erradas por set contra una rival de gran ritmo- con tesón, dejando hasta el último gramo de voluntad en el cemento. Porque el partido tuvo ida y vuelta desde el primer minuto. Tras contener un arranque feroz de Garbiñe, pasando de entregar su servicio a dominar con holgura (del 0-1 al 4-1), Agnieszka envió un mensaje a la española. Ante el empeño de seguir entrando en pista, algo que Muguruza hizo en más de 30 ocasiones durante la noche, más de 20 sólo en la frescura del primer set, la polaca le mostró estar enfrentada ante una de las jugadoras con más recursos para agrietar un acercamiento a la cinta. Dejadas, passing flotantes, globos,… todo sirvió para generar incertidumbre en cada entrada. Además, cortando la derecha cuando Garbiñe apostó por los misiles cruzados, entregó un quintal de pelotas muertas en mitad de pista, veneno para el corpachón inclinado de Muguruza.

Si Garbiñe probó algo en la semana, sin embargo, fue su frialdad ante los problemas: con agresividad (23 tiros ganadores en el set) reinstaló la igualdad (4-4), alcanzó el tiebreak cediendo apenas un punto en las dos ocasiones en que sirvió para no entregar el primer parcial y volvió a remontar (del 1-4 al 6-4) una situación límite en la muerte súbita. Todo para apretar la mano en un set donde fue dominada, donde su rival no regaló absolutamente nada (apenas siete errores) y en el que necesitó remar tras una hora sin margen para el respiro.

Con las piernas calientes las manos quedaron frías. Pese a la atención física de Radwanska, que reforzó el vendaje en su muslo derecho, fue Muguruza quien emprendió el segundo parcial con mayores síntomas de fatiga. Lenta en la reacción e imprecisa en la ejecución, la española apiló errores (nueve en apenas tres juegos) hasta lanzar a la polaca, habilidosa para explotar cualquier debilidad rival. Agnieszka, que sabría nadar en una gota de agua, aprovechó el desgaste para bajar la pelota, variar efectos y frustrar el ánimo de respuesta de Muguruza, como mostraron los dos aces con que la grácil polaca colocó el 0-4. Garbiñe, que amagó con otra reacción de coraje (situó el 3-4) terminó superada con otro quiebre (3-6) y las fuerzas justas en un set antinatural donde Agnieszka, una de las tenistas más suaves, generó más golpes ganadores (14) que los trazados por su potente brazo (10).

La conclusión del encuentro conjugó los patrones dominantes vistos en pista. Si Radwanska llevó el dominio general (se adelantó hasta el 4-1, como en cada set) Garbiñe, que no habló con Sumyk en todo el parcial a diferencia de los anteriores sets y padeció en cada pelota corta de Agnieszka apilando errores cerca de la cinta con su volea de revés, respondió hasta igualar una batalla en apariencia perdida. La caraqueña, que probó un caracter tremendo para situar el 4-4, incluyendo el servicio más potente de la noche con 4-3 30-40, pidió la última gota de sudor a Radwanska antes de ceder finalmente el testigo.

Rozando la final en su debut, con la opción de probar el aroma de la élite y margen de futuro siendo la más joven (22 años) del torneo, Muguruza dejó huella y subrayó un mensaje claro: los galones no siempre se obtienen ganando.

Para Radwanska, desde una propuesta a contracorriente a la fuerza que gobierna el tenis moderno, la reivindicación del tesón unido a la buena mano.

Kvitova, segunda final

Petra Kvitova, campeona en 2011, se abrió paso hasta el último partido derrotando en semifinales a María Sharapova. La checa, que derrotó 6-3 7-6(3) a la única jugadora que se mantenía imbatida en el torneo, tiene la opción de culminar en el top5 WTA la temporada si logra imponerse por segunda vez en el torneo de maestras. Domando un choque de alto ritmo ante la siberiana, llegando a remontar un 5-1 en el segundo parcial, la zurda de Bilovec buscará volver a brillar en el torneo que pone el broche a la temporada.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados
can you buy a research paper computer science assignment help war of the worlds essay help management dissertation assignment instructions