займы онлайнкредит наличными

Nadal gana entre fantasmas

Rafael Plaza desde la ciudad de Sevilla

Bajo la bóveda de Hamburgo, el gigantón Jiri Vesely acabó preguntándose cómo se le había escapado un partido extrañísimo, sin el brillo de la alta competición, plagado de errores y lleno de fantasmas en la raqueta de su contrario. En su pase a cuartos de final (6-4 y 7-6), Rafael Nadal derrotó al checo jugando mal, mezclando claros (pocos) y oscuros (bastantes) en su segundo encuentro sobre tierra batida del verano, la superficie por la que ha apostado para impulsarse antes del Abierto de los Estados Unidos (desde el próximo 31 de agosto) en una de las peores temporadas de su carrera. El campeón de 14 grandes, que disparó dos dobles faltas (siete en total) cuando sacaba por la victoria y necesitó abrocharla en el tie-break, jugará mañana por las semifinales ante Pablo Cuevas (6-3, 4-6 y 6-2 al polaco Janowicz) con una certeza en la cabeza: necesita elevar mucho el nivel de juego para hacer frente al uruguayo. A día de hoy, bien lo sabe el vestuario, es un jugador muy vulnerable sobre el suelo desde el que ha levantado su leyenda.

25 minutos y 38 puntos consumieron los dos oponentes para discutir los tres primeros juegos del cruce, un disparate. Como frente a Verdasco, el mallorquín consiguió romper el saque de su rival en el arranque (1-0). Como en el estreno, cedió inmediatamente después el suyo (1-1), entregando la ventaja que había conseguido en un santiamén. Si algo ha marcado el año de Nadal, si algo ha sido una constante durante los seis primeros meses de 2015, ha sido su irregularidad durante los partidos, la falta de continuidad, la incapacidad para mantener distancia después de abrirla. Frente a Vesely, claro, no fue diferente. Tres veces rompió el número 10 el saque de su oponente y tres veces recibió de vuelta el break (una en la primera manga y dos en la segunda), quedándose blanco como el mármol.

Al principio, el mallorquín no necesitó un esfuerzo titánico para deshacerse del checo. El 46 mundial, zurdo como él, tuvo escalofríos cuando Nadal le atacó la zona de la derecha. Vesely, inconsistente con el drive y peligroso con el revés, domó la famosa bola alta de su contrario apoyado en la consistencia de ese tiro a dos manos, pero se resquebrajó cuando tuvo toda la pista abierta para lanzarse a gobernar ese terreno.

Nadal celebró con rabia los avances que fue logrando durante el encuentro, suficientes para nutrirse de sensaciones positivas de forma intermitente. Por primera vez en mucho tiempo, el español encontró solidez en las dos alas de su juego, consiguiendo golpear varios tiros seguidos sin mandar la pelota al limbo. Además, conectó varios disparos pasantes en posiciones imposibles, uno de los recursos perdidos en la tormenta de desconfianza en la que lleva atrapado desde principios de temporada. En consecuencia, recuperó tímidamente la continuidad en su puntería, condición indiscutible si quiere aspirar a cosas importantes en la próxima gira por Estados Unidos que culminará en el último grande de la temporada. Todo eso, sin embargo, terminó opacado por la garra (30 ganadores por 33 errores no forzados), porque cuando cerró el encuentro se había dejado por el camino la mayoría del argumentario que lleva meses tratando de recuperar, de nuevo con más corazón que juego.

El campeón de 14 grandes vivió de duda en duda, tambaleándose como un flan en un plato llano. El mallorquín se enfrentó a una pelota de break sirviendo para cerrar la primera manga (con 5-4). Perdió dos veces su saque en la segunda (con 2-1 y 5-4). Cometió dos dobles faltas en ese juego, la primera con punto de partido y la segunda para entregar su servicio. Ganó el tie-break y también el partido. Por encima de todo, sobrevivió otro día más. Sabe, por supuesto, que su margen de mejora es tan grande como la distancia que le separa actualmente con sus rivales de toda la vida. Por ahora, solo puede seguir sufriendo.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados
nonplagiarized essays fast academic writing essays buy essays cheap essays on line my best holiday essay