Murray resiste a Isner y se corona en París

José Izquierdo desde la ciudad de Madrid

No pudo celebrar de mejor manera Andy Murray el número uno del ránking mundial. El escocés derrotó a John Isner en la final del Masters 1000 de París-Bercy (6-3, 6-7(4) y 6-4 en dos horas y 18 minutos) y sumó su octavo título del año en un auténtico partidazo, con dos estilos diferentes de tenis que empastaron a la perfección con el entusiasmo de la grada parisina, que disfrutó de un encuentro igualado en el que los dos jugadores rayaron a gran nivel.

Murray dominaba el cara a cara ante Isner (7-0) ampliamente pero el gigante de Greensboro, que llegaba a la final tras batir a Cilic por primera vez en siete enfrentamientos, tenía la estrategia marcada a fuego en su cabeza desde el primer juego: con el servicio agresivo, intentando el saque-red una y otra vez, y en el resto contemplativo, variando alturas e incomodando a Murray para no dejarse dominar. Lo cierto es que aunque el escocés consiguió pronto el break (4-2), Isner tuvo hasta dos bolas de break que no aprovechó para anular esa ventaja y en general sufrió menos con su servicio que el futuro número uno del mundo. Sin embargo, en los puntos importantes los galones se notaban y el primer set fue a parar al bolsillo del segundo preclasificado del cuadro por 6-3.

En el segundo set Isner no varió un ápice su línea de actuación, aunque en esta ocasión no tuvo un solo despiste al servicio. Con un porcentaje superior al 70%, el estadounidense, Murray se quedó sin opciones al resto. Sí sufrió con su turno de servicio el de Dunblane y es que hasta cuatro pelotas de break tuvo que salvar para evitar que el estadounidense sacase con 5-3 para llevar el partido a la tercera manga. Finalmente el parcial moriría en el tie-break. Una doble falta pareció condenar a Murray y le dio ventaja a Isner (4-2), que tras conectar otros dos magníficas servicios dispuso de bolas de set, logrando materializar la segunda al resto (7-4), mandando de paso el duelo al tercer y definitivo acto.

A pesar de ceder la segunda manga, Murray no se rindió y disfrutó de pelotas de break en los dos primeros juegos de Isner al servicio. Eso sí, un saque directo y una derecha invertida imparable anuló esa oportunidad de crear una brecha en el marcador. Los juegos se sucedieron llegando así al 4-4, con el escocés al servicio. Isner forzó el deuce, pero no pudo crear una bola de rotura, colocándose Murray con 5-4 y la opción de ganar el título al resto. El escocés olió la sangre tras ganar el primer punto al resto. Posteriormente el estadounidense cometió una doble falta (0-30) y Murray no perdonó aunque Isner igualó el marcador (30-30), dos brillantes passings provocaron sendos errores de un Isner en la red que volvió a quedarse con la miel en los labios. Andy coronó París y estrenará el número uno del ránking levantando su octava copa del año.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados