Garbiñe se crece ante el peligro

Redacción desde la ciudad de Madrid

Nada es tan fácil como parece, mucho menos en el deporte en general y el tenis en particular. Ni siquiera cuando el marcador para acceder a las semifinales de un torneo de categoría Premier 5 ante una jugadora dos veces campeona de Grand Slam como Svetlana Kuznetsova lucía un cómodo 6-2 en la primera manga. Pero nada más lejos de la realidad. Garbiñe resistió a una dura batalla ante una guerrera incansable, que obligó a la española a jugar siempre una bola más, a sudar cada punto y, en definitiva, a demostrar una versión que se acerca a la de una jugadora que quiere aspirar a reinar en el circuito femenino más pronto que tarde (6-2, 5-7, 7-5).

Pero el marcador de la primera manga esconde la dureza de una batalla en la que Garbiñe tuvo que trabajar cada ventaja, cada break, cada punto. Sobre todo cuando se colocó al servicio, con juegos eternos y multitud de opciones al resto. La española se adelantó 3-0 y, a pesar de que la rusa encadenó dos juegos consecutivos, un nuevo parcial de 3-0 sirvió para que Muguruza certificara el set en casi una hora de juego. Un engañoso 6-2. No tanto por los méritos de la No. 6 del mundo como por la brega de su rival.

El segundo parcial fue espejo del primero. Un break de Garbiñe para abrir boca. La española conservó la ventaja y navegaba a toda velocidad hacia semifinales, pero Kuznetsova se fue asentando en la pista dura estadounidense. Primero, recuperando el break (3-3) y más tarde, recomponiéndose de un intercambio de oportunidades al resto que amenazaba con desembocar en el tie-break. Hasta que la rusa rompió la balanza y la decantó de su lado por 7-5.

A Garbiñe no le quedó más remedio que aferrarse a la misma doctrina que un día antes le había permitido dejar fuera a Madison Keys, salvando hasta tres puntos de partido. Tomar la iniciativa, abrir ángulos con el revés y definir con la derecha. Fue la receta que la situó a sólo un paso de la final de Cincinnati.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados