Carla revuelve Miami

Álvaro Rama desde la ciudad de Madrid

Pegar hasta el último aliento. Sobre el cemento de Crandon Park, la demostración de que el ascenso de Carla Suárez va por camino firme. La granacanaria, capaz de remontar con brío a la número ocho mundial en uno de sus partidos más serios de los últimos tiempos (5-7, 6-0 y 6-4 en su primer triunfo sobre la polaca Agnieszka Radwanska) selló la cuarta victoria top-10 de la temporada para pisar la ronda de las ocho más fuertes en Miami, donde se citará con la estadounidense Venus Williams buscando un lugar en las semifinales. La canaria, que ha alcanzado al menos los cuartos de final en los siete eventos WTA disputados en 2015, dio una nueva muestra de intensidad y dureza en partidos largos -ha ganado 11 de los 14 pulsos estirados al tercer set este año-, confirmando su estatus entre las cinco mejores tenistas del curso y acariciendo de verdad uno de los 10 primeros puestos.

Un encuentro con intensidad innegociable para Carla, enchufada desde la primera a la última pelota, que se torció en un primer parcial removido por detalles. La canaria se exigió un ejercicio de fuerza mental tras ver cómo por dos veces el partido se le escurría entre los dedos, con ambas jugadoras compitiendo a una intensidad de impresión. Tras pasar de dominar 3-2 a verse con 3-5 en el marcador, y de recuperar esa ventaja e incluso gozar de pelota para servir por el set (ventaja con 5-5 al resto) a entregar el parcial.

Una auténtica ida y vuelta de exigencia máxima ante una de las jugadoras más sutiles de circuito. Radwanska, una tenista con manos de seda, capaz de hacer virguerías con el revés y repartir pelotas sin peso por toda la pista, no tardó en mostrar sus armas. Con la agresividad que caracteriza la evolución de Suárez fue, también, un encuentro para medir cada subida. Tener que montarse sobre pelotas sin ritmo, un plan al que fuerza Radwanska, una invitación a entrar en pista exponiéndose a los mil recursos que guardar la de Cracovia, capaz de encontrar espacios en el mínimo recoveco.

“Con el revés ella llega muy bien porque tiene muy bien timing”, le indicó su entrenador Xavi Budó al cierre del set, tras ver cómo la polaca sellaba el parcial con el último de sus 18 golpes ganadores con ese flanco. “Intentar tirar cruzado con tu revés para empezar. Si después no puedes cambiar al paralelo, es mejor que tiremos por el medio. Le quitaremos pista y podremos entrar con la derecha”, subrayó el técnico, buscando una vía para evitar que la polaca dirigiera a su antojo con el revés, anulando gran parte de la iniciativa de Suárez, forzada por momentos ante una Agnieszka que se lanzó a la red con hambre en el arranque del partido -14 subidas solo en el primer set. “Cuando ella te sube al revés, si estás comoda, la pasas. Si no estás comoda, procura que vaya abajo”.

Fue un momento de autoexigencia, tras más de una hora de esfuerzo, con metros en las piernas ante una rival capaz de devolver la más complicada de las pelotas y el marcador ya escarpado. “Has perdido el primer set, pero ella ha corrido el doble que tú. El único problema es que bajes un poco. Si sigues fuerte, debes tener presente que ha hecho muchos más kilómetros que tú”. Suárez, que ya ha levantado siete encuentros en 2015 tras entregar el primer parcial, más que nadie en la élite femenina, tomó el testigo con ambas manos, cambiando la cara del partido sin levantar la vista del suelo.

El partido se volvió como un calcetín, con la intensidad de Suárez como elemento determinante. Mandando con la derecha, calentando a carreras las piernas de Radwanska, la canaria pasó a endosar ocho juegos consecutivos, toda una muestra de valentía ante la número ocho mundial. Suárez selló un segundo set de gran altura, lanzando hasta 15 golpes ganadores e incurriendo en apenas cuatro fallos. Tal fue la intensidad que Radwanska, permanentemente en mitad de pista en el arranque del partido, apenas pudo aproximarse cuatro veces a la cinta, ganando un exiguo punto en una suerte que domina a las mil maravillas.

Del 5-7 se pasó al 5-7, 6-0, 2-0 en un puñado de minutos, y una situación cómoda para Radwanska se convirtió en un encuentro abierto en canal, con un nudo cada vez más estrecho. Radwanska. Un ángulo cerrado por aquí, una volea amortiguada en la red, una derecha paralela,… por momentos Suárez gobernó las cuatro esquinas de la pista sin perder intensidad, marcando en el nervio de golpeo una autopista hacia el triunfo. Siempre que punzó con su derecha cruzada, buscando en el forehand de Radwanska un balón de oxígeno, Suárez encontró una vía de agua.

Ante una jugadora jamás batida, la seriedad volvió a mostrarse en el último amago de reacción. Pasando de salvar una pelota de rotura con 2-1, una acción que pudo igualar el encuentro y desatar una tormenta de dudas, a salvar la situación y acelerar, quebrando de nuevo con una derecha paralela (4-1) para marcar el terreno. Después, cuando Agnieszka logró recortar distancias e introdujo el caos en el encuentro (cuatro quiebres seguidos hasta el 5-3) la calma necesaria para sellar un partido de emociones fuertes.

En Miami, donde la perseverancia marca la diferencia entre las más fuertes, un puesto entre las diez mejores ya se roza con la yema de los dedos.

La visión de Xavi Budó, entrenador de Carla Suárez

“Es uno de los mejores partidos de Carla del año y de los últimos tiempos. Le ha exigido a Radwanska estar al 100% todos los puntos durante todo el partido. Era un partido donde Carla tenía que buscar el dominio y la agresividad de forma permanente. Radwanska ha exigido lo mejor y nos ha llevado al límite”.

“El gran mérito de Carla tras perder el primer set tras más de una hora de esfuerzo está en seguir siendo agresiva, buscando el partido y sobre todo tratando de buscar ganadores tanto de resto como de derecha, y variar mucho con el revés. El partido tiene un valor muy alto, por una mentalidad muy constante, por creer en ella todo el partido. Hoy ha consolidado lo que hacía mucho tiempo que buscábamos que era ser agresivos todo el partido, independientemente de las alternativas y del resultado”.

“Me fijo en que el año pasado fue mejor tenista que hace dos años, y este año está siendo mucho mejor tenistas que el año pasado. Está más agresiva, cree más en ella, tiene más presencia, es más determinante y su nivel medio es más alto”.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados