Nadal vuelve a su zona de seguridad

Xavi Segura desde la ciudad de Indian Wells

En los últimos meses hemos visto cómo algunos jugadores han cambiado sus armas de juego, sea cual sea su nivel en el ránking. Esto no es una noticia, ya que como en todos los deportes, la pretemporada además de servir para tomar un estado forma óptima también es un momento ideal para probar materiales, que puedan aportar cosas nuevas en su juego.

No todos los jugadores deciden introducir variaciones, pero algunos lo hacen. Y obviamente, cuanto más conocido es el tenista, más repercusión tiene el cambio que haga. Uno de los más sonados este año fue el cordaje de Rafa Nadal. Durante los últimos cinco años, el español estuvo utilizando el Babolat RPM Blast 135. Su principal característica es que al ser un cordaje geométrico (pentagonal) imprimía mucho spin al golpear la pelota, pero a veces le falta un poco de potencia, característica que Rafa demandaba.

De ahí el cambio. Rafa optó por probar el Luxilon Big Banger Original 130. Este cordaje es muy popular en el circuito y se caracteriza por su potencia y su alta capacidad para provocar efectos endiablados. Hizo la pretemporada con él y los resultados fueron buenos, de ahí que decidiera apostar por él a principios de año… pero los resultados y las sensaciones no fueron buenas. Entonces, ¿por qué Rafa cambia si le había ido bien?

Probablemente es una cuestión de confianza. Seguramente si los resultados hubieran sido favorables, continuaría jugando con el Luxilon, que tiene unas características diferentes al Babolat. Entre ellas, que se mueve más cuando golpea la pelota. Eso puede hacer que queden zonas del tamiz (zona de impacto) y al haber menos densidad de cordaje, que dispare más de lo previsto. Esto provoca que le salga la pelota más disparada, pero sin apenas control. Y un tenista tiene que sentir que domina la pelota en todo momento…

Durante el año veremos si ha acertado o no. Yo, sinceramente, era de los que pensaba que el cambio le iría bien. A veces, hay que arriesgarse para mejorar. Él lo ha hecho y ha sabido rectificar a tiempo. Muchas veces la teoría no va de la mano con la práctica y, en el caso de Rafa, ha ocurrido así. Hay que seguir probando para mejorar. Hay que ser valiente. Y Rafa, lo es. #vamosrafa

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados