Sabíamos que costaría mucho. La Copa Davis es una competición diferente y el propio Pablo [Carreño] tenía claro que se iba a poner muy nervioso. Aunque ya contaba con la experiencia de Rumania, esta vez se enfrentaba a la posibilidad real de sumar un punto importante. Y, en el primer partido en Croacia, le costó controlar la tensión sin conseguir jugar bien hasta el tercer set, donde logró mantener su orden. Le dio la vuelta a una situación muy fea, en la que no encontraba su juego, pero el colchón no fue suficiente y no pudo rematar.

Ante este escenario, la capitana confió de nuevo en él para que cerrara la eliminatoria. Valoramos durante los días siguientes las cosas que salieron mal y nos quedamos con que había sido capaz de darle la vuelta al partido, a pesar del resultado final. Más allá de salir a la pista sabiendo que se iba a encontrar una situación complicada, de mucha tensión, tenía que centrarse mucho en su juego, mantener su orden y marcar su ritmo. Es el No. 26 de la ATP y eso no es algo que se consigue por casualidad. Tenía que imponer su nivel y convencerse de que era mejor que el rival. Y así fue.

La teoría la teníamos clara aunque, a veces, luego no tenga que ver con la práctica. Mucho menos en Copa Davis, donde no hay enemigo pequeño. Puede sonar a tópico, pero es totalmente diferente a la rutina que vivimos durante la temporada, torneo a torneo. Y lo hemos visto: muchos jugadores teóricamente inferiores acaban dando la sorpresa eliminando a jugadores de mucha entidad. Pero Carreño salió adelante y logró clasificar a España a cuartos de final.

Estoy seguro de que esto sólo puede ser positivo y le va ayudar a seguir creciendo. Es cierto que, de haber perdido, habría generado dudas y tal vez entorpecido su crecimiento como jugador. Somos conscientes de que Pablo está llevando un proceso progresivo y habrá tropiezos, pero esta experiencia nos va ayudar a que sea un jugador más completo, con más confianza en sí mismo y en su juego.

Dejó claro que es un jugador a tener en cuenta para el futuro. No es fácil entrar a la pista para decidir una eliminatoria, por mucho que sobre el papel seas superior al rival. Se requiere mucho temple y mucha confianza. Y Pablo consiguió dar un nivel muy alto en todos los sentidos, demostrando que todo el progreso que está llevando en su carrera no es una casualidad sino la consecuencia de un trabajo diario muy serio. Es un chaval con mucha responsabilidad y ganas de seguir creciendo. En momentos delicados sacó su carácter y jugó como un campeón.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados
writer essay business essay lab report order affordable thesis writing services essay writing service for less