Ya lo sé. Que está en los tribunales y hay que esperar. Que sí. Que lo entiendo. Pero cuando después de dos días, sólo se han jugado dos horas y un minuto… Roland Garros, cómprate un techo.

Ayer, en la vorágine de la confusión, supimos que el hombre de la tarde tenía que ser el señor Ion Tiriac. Y comparto con vosotros su reflexión, posiblemente políticamente incorrecta, en muchos momentos completamente opuesta a la mía, pero digna de ser compartida. Y lo haré como hubiera deseado hacer si hubiera sido posible. Como si una carta se tratase.

De Ion Tiriac a Roland Garros:

Usted tiene Internet. Es muy joven. Yo no sé cómo anda Internet. Si van allí, vas a ver que hasta las 11 de la noche, llueve. ¿Qué quieren? ¿Tener a todos los espectadores acá sabiendo que no van a jugar? No es como la arrogancia de Wimbledon, que dicen que es muy lindo cuando llueve. ¿Por qué? ¿Por qué los espectadores están cantando? Yo pienso que lo han hecho correctamente. Pero no me acuerdo de un año tan malo. Llevo 50 años, más, 60 años viniendo aquí y no recuerdo un año tan malo.

Llevo hablando con ellos desde hace veinte años para que tengan una pista cubierta. En Madrid me escucharon y tenemos algo que no tienen en el resto del mundo [tres pistas cubiertas]. Hay una cosa en este país que se llama democracia. Lo inventaron en 1848, cuando la Comuna de París [fue en 1871, se refiere a la Revolución francesa]. Hoy todavía hay 10 personas que están a medio kilómetro de acá que dicen no al techo. El gobierno dijo sí, la ciudad dijo sí, la Federación tiene tanta plata como los bandidos, pero los otros dicen: “¡No! Demasiado alto 18 metros, y a mí me molesta”. No lo ven, pero les molesta.

Pero en todo el mundo también hay una cosa que se llama interés nacional. Y si hay una autopista que debe pasar por allá, te saca el terreno tuyo y se te paga. Si no estás contento, te vas a los tribunales. Si ganas te pagan diez veces más, pero la autopista sigue yendo por allá. 

París gana por este torneo como mínimo 400 millones de euros, directos. E indirectos medio más. ¿De qué hablamos? Decíme vos, a parte del Tour de Francia, dime otra competición tan grande en Francia como Roland Garros. Decíme. No la hay. El interés es nacional aquí. Las pérdidas de hoy serán de unos 100 millones, seguro. De publicidad, de televisiones… porque qué le vas a decir a 210 países. ¿Que llueve? Se van a reír, se van a reír.

Y lo del techo no lo van a hacer ni el año que viene, ni el otro, ni el otro. Que si un tribunal, que si otro… Se llama democracia y en mi libro no está esta palabra.

En mi libro sí está esa palabra. Democracia. Y entiendo que la mayoría quiere un techo en esta central. Porque Roland Garros no parece un Grand Slam. Hasta el Challenger de Prostejov que se disputa esta semana tiene pista cubierta.

Lo de hoy ha sido vergonzoso. Primero porque los aficionados que han pagado por entradas han acabado empapados, viendo casi nada de tenis y con una bofetada en la cara. Les reembolsarán la mitad de lo que pagaron por sus entradas. Y segundo, porque los jugadores que han tenido que saltar a pista se han arriesgado a una lesión. No golpeaban una pelota de tenis, si no una roca pesada rompe muñecas. Así, Roland Garros no va a ninguna parte.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados