Rafael Nadal no irá a Croacia para defender los colores de España en la Copa Davis. Una difícil decisión, pero comprensible si se tiene en cuenta el volumen de horas de trabajo acumulado en las últimas semanas. Tras un 2016 plagado de contratiempos, el 2017 de Nadal difícilmente podría haber empezado mejor. Algo nada fácil tras venir sin ritmo competitivo, pero que evidentemente va a pasarle factura a su organismo. De los 7 partidos que Nadal disputó en Melbourne: Zverev, Dimitrov y Federer le llevaron al límite de los cinco sets. Dos de esos partidos fueron en 72h. Muchas horas en pista de desgaste y mucha tensión, que quizá desgasta aún más.

A pesar del día de descanso entre partidos que otorgan los Grand Slams, realmente es poco margen para recuperar. Conclusión: mucha fatiga acumulada y las reservas energéticas al mínimo. Si a esto le añadimos las 24h de viaje de Australia a Croacia, las 10 horas de diferencia horaria, y que la eliminatoria empieza el viernes, el margen es mínimo. El Nadal que llegaría sería un jugador agotado física y mentalmente, con el sistema inmunológico bajo mínimos, el sistema músculo-esquelético fatigado y con la responsabilidad de liderar a un equipo que aspira al máximo.

Con toda esa fatiga acumulada, el riesgo de una posible lesión se dispara y la temporada no ha hecho más que empezar. Los tejidos han estado sometidos a mucha carga y a mucho volumen de trabajo. Su capacidad de respuesta no es la misma, su capacidad de reacción es menor, y cualquier mal gesto puede ser potencialmente lesivo. Todo esto en un cuerpo con un historial de lesiones considerable, alguna de ellas -como su lesión de muñeca- relativamente reciente y bastante compleja como para no prestarle mucha atención a la recuperación.

Además, no es sólo el desgaste físico extra que la Davis le supondría, sino la exigencia mental y la presión que supone una eliminatoria de Copa Davis. No juegas exclusivamente por ti, lo haces representando a un país y juegas con la confianza, pero también con la responsabilidad que te otorga tu capitán, eligiéndote por delante de otros compañeros. Suelen ser semanas de un alto desgaste emocional, de nervios a flor de piel, de adrenalina por las nubes. Este tipo de semanas generalmente vienen acompañadas de unos días de tremendo vacío, tanto emocional como físico, y al jugador le cuesta recuperarse y prepararse para la siguiente competición.

Por tanto, bajo mi punto de vista, decisión acertada por parte de Nadal y su equipo. Ir a la Davis podría suponer hipotecar algún torneo próximo, y Nadal está en un momento de recuperar sensaciones competitivas dando su mejor versión. Y para esto, lo más importante es que esté sano y fresco física y mentalmente. Además, España tiene excelentes jugadores además de Nadal, un fondo de armario suficiente como para que su baja no se note y puedan sacar la eliminatoria adelante.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados
write my term paper for me university of texas at austin homework service the help theme essay writing articles where can i find someone to do an essay for me