займы онлайнкредит наличными

Aunque en nuestro país tenemos en gran estima a uno de los artífices del nacimiento y evolución del tenis en España, tengo la sensación de que no llegamos a valorar lo suficiente hasta qué punto Santana es uno de nuestros mejores embajadores por el mundo. El cariño, el aprecio y el afecto que le tienen los jugadores del circuito es difícilmente plasmable con unas simples líneas. “Pionero”, “Ejemplo a seguir”, “Leyenda” o “Mito” son algunos de los adjetivos que los tenistas españoles han empleado para definir a Manolo Santana a través de las Redes Sociales con motivo del 50ª Aniversario de su título en Wimbledon. He tenido la inmensa fortuna de poder vivirlo en primera persona en Londres y he sido testigo de que esas muestras de cariño se transmiten en hechos y no solo en afectuosas palabras. No hay jugador del circuito que no se pare a saludar a Manolo, a charlar con él o a tener un gesto de cariño con su persona.

Mientras algunas generaciones de jugadores le admiran por los logros del pasado, otros se quedan estupefactos al ver que su pasión por este deporte no solo no se apaga, sino que crece cada año. Y es que además de su intenso trabajo en el Mutua Madrid Open, en los últimos tres meses Santana ha viajado a Barcelona, Roma, París, Ginebra y Londres. Es decir, que ha estado presente en dos Grand Slam, dos Másters 1000, un ATP 500 y un ATP 250 en un breve lapso de tiempo, un calendario casi al nivel de un jugador o entrenador del circuito. Y no es algo novedoso. Santana lleva muchos años sin faltar a su cita anual con la Chatrier, la Centre Court, el Foro Itálico o el Real Club de Tenis Barcelona y eso es algo que los jugadores valoran mucho. Manolo es uno más.

El primer gran campeón español pasea por el All England Lawn Tennis and Croquet Club como si estuviera en el Manolo Santana Racquet Club de Marbella. Se siente en casa. Y no se cansa de evocar los maravillosos recuerdos del 66 cada vez que alguien se lo demanda: “Después de ganar dos Roland Garros en el 61 y en el 64 iba a Inglaterra y me pegaban unas palizas terribles cuando jugaba en hierba porque no conseguía adaptar mi juego d tierra batida a la hierba. Por eso en 1965 y 1966 decidí no jugar Roland Garros e ir a Inglaterra para aprender realmente a jugar en hierba y eso luego dio un fruto increíble cuando conquisté Wimbledon gracias a esa adecuada preparación. Pero me costó dos años el poder adaptarme técnicamente e intelectualmente, para evitar estar inquieto. Por aquel entonces me preguntó un periodista que qué significaba para mí jugar en hierba. Le dije aquello de que “La hierba es para las vacas” porque yo no pegaba ni una bien ni ganaba partidos, pero luego cuando gané el torneo fui consciente de que había conseguido algo muy importante en mi vida”.

Llama poderosamente la atención la capacidad que tiene Manolo para diseccionar cada momento, cada instante. Han pasado ya cinco décadas de su épica conquista en Londres, pero da la sensación de que hubieran sido cinco años. La prensa española se ha volcado con Manolo, que atiende a cada periodista con el mismo cariño y con la misma ilusión. Con cada uno vuelve a evocar sentimientos y sensaciones: “Siempre quise ganar Wimbledon. Han pasado 50 años pero es como si fuera ayer. Los favoritos eran Roy Emerson, Fred Stollen, Tony Rogge, Newcombe… Yo poco a poco me fui metiendo en el cuadro y dando la sorpresa, pero los australianos siempre eran los favoritos. Lo recuerdo todo perfectamente. Cuando terminó el partido la Duquesa de Kent me fue a entregar el trofeo y yo intenté besarle la mano sin saber que aquello no estaba permitido. Aquello quedó en la memoria de los ingleses y todavía me lo siguen recordando”.

Uno de los que más se lo recuerda es Phil Brooks, Chairman de Wimbledon que ha ejercido de maestro de ceremonias en los homenajes a Manolo, tanto en el Royal Box como en el Club House del “Last 8”. “En Gran Bretaña el año 1966 fue un año importantísimo para nuestro país por dos motivos. El primero, por la victoria de Manolo en Wimbledon y el segundo, por la conquista del Mundial de futbol por parte de Inglaterra. Así que tenemos una celebración perfecta. Como ex campeón de torneo, Manolo se convirtió en miembro del All England Lawn Tennis Club y es increíble, porque desde que ganó el título, ha venido a Wimbledon casi todos los años al torneo, algo muy importante para nosotros. Nos encanta tenerle cada año disfrutando del tenis y este año es especial, ya que conmemoramos su aniversario. Además admiro mucho el trabajo que hace Manolo. He estado tres veces en su torneo, en el Mutua Madrid Open y cada año mejora. Siempre le doy la enhorabuena a él y a todo su equipo por haber conseguido realizar un evento tenístico tan magnífico en Madrid”.

Tras Manolo, luego llegaron los títulos londinenses de Conchita Martínez y en dos ocasiones de Rafa Nadal, que es precisamente uno de los que mejor ha definido la figura de Manolo: “En España hay 3 o 4 deportistas que son los precursores y la semilla del deporte individual. Manolo es sin duda uno de los más importantes. Junto con Severiano Ballesteros y Ángel Nieto, marcaron el camino del deporte español. No pude verlo jugar pero sí mi tío Toni, que siempre me habló de él. Todos en el tenis español le estamos agradecidos por todo lo que hizo y más aun lo que sigue haciendo”.

La conjugación del verbo agradecer empleada por Rafa merece ser pronunciada con más asiduidad al referirnos a Manolo. Porque ese agradecimiento, cimentado en sus hazañas del pasado, debe prolongarse cada vez que Manolo viaja y vuelve a convertirse en embajador del tenis español.

Gracias, Manolo. 50 veces Gracias.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados
the best essay writing websites that do homework for you who can write my thesis writing essay company legit help me write my essay