займы онлайнкредит наличными

Los señores de la ATP deberían dejar de hacer el ridículo. En el Masters 1000 de Miami, uno de los eventos más importantes del panorama tenístico, el desastre televisivo causa ya vergüenza ajena. A la organización del torneo se le fastidió el chiringuito el pasado viernes cuando Nishikori y Berdych decidieron no presentarse a sus partidos de semifinales ante Djokovic y Nadal respectivamente. Antes, había sido la WTA la que había desquiciado a los aficionados al tenis femenino, que veían en cada jornada cómo solo se retransmitían dos o tres partidos por día, habiendo grandes duelos con jugadores top-ten implicadas que no tuvieron cobertura televisiva. Sin embargo, la ATP no se quiso quedar atrás. Ayer, después del Williams-Li Na, se disputó la final masculina de dobles y las cámaras de la pista central se apagaron.

Los Bryan consiguieron su título número 96 como pareja. Muy cerca del centenar de entorchados, los californianos son desde hace ya un tiempo el mejor tándem de dobles de la historia. Al otro lado de la red se encontraban Juan Sebastián Cabal y Robert Farah, sin experiencia en grandes finales pero con el apoyo del público sudamericano asistente a la central de Crandon Park. Los locales, cómo no, también contaron con el ánimo de los suyos, no dejaban de jugar en casa. Y solo los que entraron en la pista Stadium pudieron disfrutar del encuentro. Toda una final de dobles de un evento Masters 1000 y sin cobertura televisiva.

La modalidad de dobles en torneos organizados por la ATP está vetada. No se retransmiten partidos. En Masters 1000 ninguno. Acaba el partido individual y si a continuación viene uno de dobles las cámaras se apagan. Antaño se podía ver alguna final, como la de Indian Wells o la de Miami, pero en estos momentos el vacío es absoluto. Bob Bryan se quejaba enérgicamente tras la final que ganó junto a su hermano Mike en el día de ayer: “Es criminal la poca cobertura televisiva que tiene el doble. ¿Por qué no poner una cámara en la parte trasera de la pista y que grabe? No costaría mucho, yo pagaría por la cinta. Pongo a un amigo con una cámara ahí detrás o lo que sea”.

El brasileño Bruno Soares, tercera raqueta de la modalidad, calificó de ‘pobre’ el trabajo de la ATP al no retransmitir la final de Miami. Y las críticas ya vienen de lejos. En su día Robert Lindstedt –vigente campeón del Open de Australia- se quejó del horario y de la nula cobertura que tuvo el Masters 1000 de Madrid en 2012. En esa ocasión, el sueco y Horia Tecau perdieron la final ante los polacos Fyrstenberg-Matkowski en un partido que no se retransmitió y que se disputó el domingo a las once de la mañana. Y los seguidores del tenis tampoco están contentos. Desde Brasil, país con grandes especialistas, ha surgido una buena iniciativa en la que a través de firmas piden más cobertura televisiva para la modalidad de dobles.

La cobertura del doble en los Grand Slams es notable. Incluso podemos ver partidos de Challengers y hasta de Futures en Live Streams de internet con mayor o menor calidad. Por tanto, que la cobertura de los Masters 1000 sea inexistente es del todo alarmante, y más cuando las reglas de la modalidad en este tipo de torneos hacen que los partidos sean cortos y mucho más dinámicos. Al aficionado, por lo general, le gusta el doble porque es algo diferente, pero si se le niega la oportunidad de ver los partidos y de conocer a los jugadores, ¿cómo quiere la ATP que la modalidad tenga éxito y que las pistas se llenen cuando jueguen doblistas? Para recoger primero hay que sembrar, y la ATP no lo está haciendo.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados
write a response essay dissertations help custom papers review speech writing service for school dissertation service uk