Que Toni Nadal deje de entrenar la próxima temporada a Rafa era previsible. Todos los que hemos tenido la suerte de compartir algunos torneos con él a lo largo de estos años sabemos que cada vez le costaba más viajar y que siempre echó de menos a sus hijos.

Que Carlos Moyá puede entrenar la próxima temporada a Rafa con éxito es previsible. Ha demostrado en muy poco tiempo que puede moldear su juego con varios toques de agresividad en el saque, el resto y la derecha. Llegar tan pronto a la final de Australia lo demuestra.

Entonces, ¿qué sorprende de la salida de Toni?

Sorprende que el entrenador del mejor deportista español de la historia elija un medio italiano en una ciudad húngara para anunciar que lo deja. Español, italiano, húngara; parece un chiste y todo. Un anuncio así exigía el bombo y los platillos que se han ganado una dupla a la que tantas alegrías debemos. Y no una declaración aislada en un país lejano, el silencio posterior de su emisor y la no confirmación hasta 4 días después.

Y sobre todo sorprende que después de ¡26 años! juntos, Rafa sea el último en enterarse de la decisión de su entrenador. Porque según ha contado el propio Toni, no se enteró hasta hace un par de días, mucho después de que lo supiesen los empleados del Abierto de Australia, primero, y el mundo entero, después. “Pensaba que se lo había dicho su padre”, justificó Toni en Marca. Hombre, digo yo que para algo tan importante, tres décadas después, no se necesitan mensajeros, ¿no?

La decisión, lógica y comprensible. Las formas, erróneas e incomprensibles. Dicho eso, hasta siempre y GRACIAS, Toni. Por tu cuota de culpa en el éxito de Rafael. Sea la que sea.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados
critical thinking paper purchase essays online writing a resume for college students buy a research proposal does money buy happiness essay