A simple vista: Martina Hingis

Redacción desde la ciudad de Madrid

La leyenda Martina Hingis sigue viva. Y es que la suiza ha reconquistado el número uno, esta vez de la mano del dobles junto a Sania Mirza. Desde que aliaron sus raquetas en marzo de 2015, hace ya un año, se han convertido en las grandes dominadoras del circuito con un total de 12 títulos. La embajadora de Maui Jim ha completado un año de cine coronado con el cetro de la WTA, encadenando además una espectacular racha de 42 victorias consecutivas.

Después de ajustar su muñeca, activar sus piernas y tratar de encontrar su media naranja perfecta en la pista, Hingis ha recuperado el mismo halo de inmortalidad que lució en su primera etapa como profesional en la modalidad por parejas, formando equipo con sus dos grandes aliadas hasta entonces, Anna Kournikova y Jana Novotna. Sin embargo, su comunión con Mirza no tiene precedentes en su carrera.

Primero fue Daniela Hantuchova en 2013, luego Flavia Pennetta en 2014. Pero no sería hasta 2015 cuando daría con su pareja ideal, la que le ha permitido ascender su cifra de títulos de dobles hasta 54. Y es que Hingis no había conseguido jamás una cifra de trofeos tan alta con la misma compañera: Miami, Charleston, Wimbledon, US Open, Guangzhou, Wuhan, Pekín, WTA Finals, Brisbane, Sídney, Abierto de Australia y San Petersburgo.

Además, por el camino se dejaron el trofeo en Roma tras caer en la única final que han cedido (frente a Timea Babos y Kristina Mladenovic). Eso sí, su récord de victorias se eleva hasta el 91% éxito, sacando adelante 71 de los 78 encuentros que han encarado en apenas doce meses. Una cifra estratosférica que le sirvió para recuperar el número uno de dobles, 16 años más tarde.

Madrid y Roland Garros, las deudas

A pesar de la espectacularidad de sus cifras, Martina Hingis tiene un nuevo reto por delante. La tierra batida ha sido el único escenario que se les ha resistido desde su regreso y en el Mutua Madrid Open tiene una buena oportunidad para sacarse la espina de la pasada edición, donde se marcharon antes de tiempo en cuartos de final.

Precisamente su paso por la Caja Mágica será vital para preparar el único Grand Slam que falta en el palmarés de #Santina (el hastagh que utilizan las propias jugadoras en las redes sociales para denominar su tándem): Roland Garros. Tras coronarse de manera consecutiva con los títulos de Wimbledon, US Open y el Abierto de Australia, París se ha convertido en la última cima por coronar.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados