Madrid es magia

Años atrás, un halo de gran instalación y poco corazón nublaba la Caja Mágica y la semana de tenis en Madrid. Siempre había otros temas protagonistas que oscurecían el tenis. Siempre relucían críticas de torneo novato. El tenis así, sin más, el tenis puro no ocupaba las portadas. Mas las cosas han virado.

’¿Cuál es la magia del tenis?’ pregunté la pasada edición a decenas de jugadores, entrevista tras entrevista. Era emocionante su cara de sorpresa; su reacción ante una pregunta que se salía de lo habitual y requería reflexión. El lema del torneo: ‘Aquí hay magia’, invitaba a un intenso artículo para cerrar diez intensos días. Pero aquél artículo quedó sin escribir. Doce meses más tarde, con el tenis inundando ya la capital española, las estrellas brillando sobre suelo patrio y el público sumándose a la fiesta, creo llegado el momento de recuperar aquellas reflexiones. Y hacerlo con un sencillo objetivo: entender cuál es la magia del tenis.

Una agotada Kuznetsova a mitad de semana (todavía ignorante de lo que se le venía encima), me respondía “lo que hace al tenis especial es… ¡que te exige todo! El tenis te pide todo. Te pide estar bien físicamente, pero te exige muchísimo de cabeza, te exige ser lista y pensar en las tácticas, pero te exige también no dejar de mejorar la técnica. Te lo pide todo, de verdad”. Además, lo pide todos los días le añadí. “¡Qué va todos los días! Te lo pide todas las semanas y todos los años. Fíjate, yo llevo ya 16 años en el circuito. ¡16! El tenis es muy exigente; los aficionados saben que lo das todo. Y te ven cada semana”. Destacó Svetlana ese vínculo aficionado-profesional, esa admiración y ese cariño del camino que, en verdad, recorren juntos.

Me acordé entonces de las palabras de Radwanska, en la misma línea, pero añadiendo otro detalle. “Lo mejor del tenis es que siempre hay otra oportunidad. Siempre, cada semana. En este sentido es lo mejor y al mismo tiempo lo peor. Te exige estar a tope siempre, muy exigente, te absorbe; pero si una semana te sale mal o no encuentras tu mejor tenis siempre puedes solucionarlo la siguiente y seguir intentándolo. Es un deporte de exigencia y de oportunidades”. Así como de las de Azarenka, “descifrar la magia del tenis… Es un pregunta complicada. Yo diría que para mí lo hace especial la competición, y los fans porque tú estás ahí dejando todo de ti delante de grandes públicos. Es todo la conexión de emociones entre jugadores y público. ¿Sabes? Sin público, sin grandes estadios, no es lo mismo. Cuando estás entrenando no sientes esa atracción, ese ‘feeling’ que tienes cuando sales al partido. Es difícil de explicar si no has experimentado esa emoción tan intensa que tiene el competir”. Lo decía Azarenka, casi de madrugada, apenas horas antes de enfrentarse a una Serena Williams que le salvó bolas de partido en un partido que fue memorable. Y me lo confirmó el día siguiente Pliskova, “yo creo que partidos como el de ayer de Azarenka y Serena son los que encierran magia. Y eso se siente. Se siente incluso en el vestuario o en la sala de jugadoras. El hecho de tener siempre otra oportunidad, aunque vayas perdiendo por mucho también es importante; el tenis te enseña que siempre hay que resistir y aprovechar tus oportunidades. Creo que esa es la magia, el creer en ti y saber que siempre puedes volver más fuerte”. Tenis, escuela de vida.

Por si todo esto no fuera suficiente, reconozco que me sorprendió la respuesta de Sharapova. “La magia del tenis… es una pregunta muy complicada. Yo creo que lo que le hace especial es que es muy individual. Ver a un jugador frente a otro, ronda tras ronda. Al final, estamos solos ahí. Además, destacaría que el tenis es muy intenso. Siempre hay subidas y bajadas durante el partido y muchas posibilidades de revolver el partido. Se viven muchas cosas. Y como espectador yo creo que es muy interesante ver cómo nos batimos en cada punto, de lado a lado y cómo nos dejamos todo para tratar de salir ganadores de la pista”. Son, por tanto, los nuevos gladiadores dispuestos a emplear su vida por la gloria y a batirse en la arena.

Y gladiadores viajantes, como me recordó Safarova. “Es un lema precioso. Yo diría que la magia del tenis es su universalidad. Tenemos que jugar delante de gente en casi cada esquina del planeta. De Nueva Zelanda, a Europa, pasando por Asia, o por América… en distintos clubes, distintos torneos, distintas pistas, distintas condiciones, distinto público… es lo mismo pero completamente diferente. Es mágico jugar en cada rincón del mundo”.

Mas si alguien me cautivó en su respuesta, ésa fue Timea Bacsinszky. Tras una entrevista intensa y mágica, terminamos con su reflexión sobre la magia del tenis. “Es jugar con el corazón. Yo siento esa magia cuando pongo el primer pie en la pista, esa adrenalina de ‘lo voy a dar todo’. El tenis es un deporte individual, lo que das en pista es lo que tienes aquí dentro (se señala el pecho con ambos brazos). Sientes miedo, sientes satisfacción, y corres y golpeas y resbalas… el tenis no es sólo los golpes, es toda la energía que tú puedes encontrar bien profundo en ti mismo. Eso es la magia del tenis, nunca sabes donde están los límites. Cada día hay que luchar. Y es especial porque conecta con la vida. En nuestras vidas también tenemos que apretar e impulsarnos; no siempre hay que estar en el límite, pero al final de tu vida querrás tener la sensación de haberte impulsado tan lejos como pudiste y de haber vivido todo el 100%. Nunca termina, siempre hay otra oportunidad; en la vida y en el tenis, si crees en ti ni un 5-0 abajo en el tercero puede contigo. Nunca es tarde para empezar a impulsarse. Eso es el tenis y eso es magia”.

Con doce meses de retraso, creo que al final junto con ellos me acerqué a la magia del tenis. Esa atmósfera que envuelve sus torneos y sus partidos. Aquella chispa del punto espectacular, el ejemplo de aprender de la derrota, la lección del esfuerzo constante o el gozo por la victoria. Sin olvidar la recompensa por el trabajo bien hecho, el alcance a cada rincón del planeta, la elegancia, inteligencia y clase de sus estrellas, e incluso la admiración que nace de aquel talento incontrolable y la pasión de una grada entregada. El tenis es envolvente y atrayente. Si te engancha, jamás te soltará. Y no lo hará porque tiene magia. Y esa magia esta semana llega a Madrid; un torneo que a través del esfuerzo, va creando su marca, su tradición, su propia atmósfera. Y ya van 15 años de tesón y valentía.

Esta semana, la magia se crea en Madrid.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados
affordable write my essay article writing service where can i find someone to write a paper for me for a good price buy uk essay buy thesis paper buy thesis