La casa de Pablo Carreño

El tiempo dictó sentencia. Y en esta ocasión, a favor de Pablo Carreño que en noviembre de 2015 tomó una de las decisiones más trascendentales de su carrera. Con 24 años y un enorme futuro por explotar, lo dejó todo para acomodarse en Villena (Alicante), al calor de la JC Ferrero Equelite Sport Academy. La misma casa que dio cobijo al propio ex número uno del mundo, además de otras raquetas que asaltaron la élite del circuito como David Ferrer o Nicolás Almagro, acogía al entonces No. 70 de la ATP. La contrastada experiencia de Samuel López y la polivalencia de César Fábregas, coaches de la Academia, serían el nuevo timón de la carrera del asturiano. Desde entonces una progresión meteórica lo sitúa a las puertas del Top 20.

Convicción. “He intentado que vea que con su nivel de golpes y su físico puede afrontar retos mayores de los que él pensaba”. La primera clave la apunta Juan Carlos Ferrero a TENNISTOPIC, creer en sí mismo era el punto de partida para alcanzar cotas más altas. Dejar de ser un buen jugador para aspirar a la élite del circuito, una zona donde la figura que da nombre al complejo de tenis supo convivir durante la mayor parte de su trayectoria, pasaba por la fe ciega en su talento. “Le he trasladado mis experiencias a nivel de la mentalidad que hay que tener en competición y cómo motivarse para el trabajo diario”.

Trabajo. Segunda clave. La señala Ferrero y la confirma Antonio Martínez Cascales, presidente fundador de la Academia. “Es evidente que el cambio ha sido positivo”, reconoce el entrenador y mano derecha del valenciano durante toda su carrera. “Se nota en la mejora de su juego, en su confianza y en el ranking. La filosofía de la academia, en la que remarcamos el trabajo diario al 100%, la humildad, así como la tranquilidad del lugar, creo que han ayudado a esta evolución”, advierte sobre el estandarte que ahora pasea sus señas de identidad por el circuito profesional.

Agresividad. “Hemos trabajado mucho sobre la agresividad en su juego, tanto en el resto y en el juego de fondo, como en la potencia y colocación del saque. También hemos hecho mucho hincapié en tener un nivel de activación más alto”. Toman la palabra los dos hombres que escoltan su progreso a pie de pista. En el día a día, Samuel López y César Fábregas han ido tallando una de las raquetas con mayor margen de mejora del tenis español en estos momentos. “Las mejoras para este año son: a nivel tenístico, tanto el saque y el resto como la intensidad del juego. A nivel mental, mantener un alto grado de activación y control emocional. Y a nivel físico, la mejora de su fuerza, así como seguir teniendo mucho control en cuanto a prevención de lesiones”, revelan.

Convicción, trabajo y agresividad son tres pilares básicos que han construido un jugador más peligroso y maduro. Pero más allá de estas claves, durante las semanas sin competición en su campamento base en Villena un equipo de profesionales trabaja para conservar sus virtudes. Y la prevención se erige como otro de los principios intocables. “Cuando está aquí sus tratamientos consisten en al menos dos sesiones de descarga muscular, dependiendo de la zona que se haya trabajado más en las sesiones de esos días. Aprovechamos esas sesiones, para utilizar la tecnología no invasiva Indiba con la que contamos en la academia, tratando los pequeños dolores y haciendo más rápida la recuperación”, revela el fisioterapeuta Juanjo Moreno.

“Cuando trabajamos en la Academia aplicamos un programa de trabajo que adaptamos diariamente cuidando mucho el aspecto físico de Pablo, previniendo posibles lesiones. Además, habitualmente utilizamos la tecnología Playsight. Sobre todo, cuando compartimos entrenamientos con Juan Carlos (Ferrero) y otros de nuestros ex jugadores que nos siguen visitando como Nico Almagro o Guillermo García-Lopez”, recuerdan tanto López como Fábregas.

Además de cuidar el físico, uno de los focos desde su aterrizaje en el centro alicantino era potenciar este apartado. Fortalecer sus cimientos para resistir las batallas más duras ante cualquier rival y escenario, como el que tuvo que afrontar recientemente en Croacia con el equipo español de Copa Davis. “Desde que Pablo llegó, nos dimos cuenta de que una de sus principales ventajas es que tenía por delante muchas cosas a mejorar tanto a nivel físico como tenístico. El trabajo de Pablo se ha centrado mucho en la mejora de la fuerza tanto en el tren superior como inferior acompañado todo esto con un trabajo de resistencia y coordinación más específico para tenis”, apuntan los preparadores físicos.

Cada detalle importa en la carrera de un jugador como Carreño, incluida su alimentación. “Él sigue una dieta mediterránea, evidentemente con mucho orden, haciendo cinco comidas al día. Los tenistas en general consumen muchos nutrientes por lo que Pablo sigue además una dieta de suplementos con productos Bonusan”, advierten desde la cocina. Todo son cuidados y mimos para un jugador que desde que atravesó sus puertas ha conquistado sus primeros trofeos, se ha acercado a los 20 mejores del mundo, ya sabe lo que es figurar como principal cabeza de serie en un torneo ATP (será No. 1 en Sao Paulo) y este domingo buscará su primer trofeo ATP 500 en Río. Y es que en casa como en ningún sitio. Y en la JC Ferrero Equelite Sport Academy ha encontrado la suya.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados
research paper dom reviews domyassignment buy expository essay politics essay writing best places to buy essays