Silvia Soler: “Serena habría sido la mejor de la historia si hubiese querido”

Rafael Plaza desde la ciudad de Madrid

Las zapatillas rechinan sobre el cemento madrileño de Ciudad de la Raqueta. Quema el sol y se juega un torneo Future, donde bisoños jugadores pelean por ser los tenistas del mañana rodeados por una extraña mezcla: la agobiante sensación de necesidad que contrasta con la belleza de los inicios, de los sueños que se cumplen trabajando. Ese sonido, ese aroma, es el fondo que acompaña la conversación de Silvia Soler (Elche, España; 1987) con este portal en la terraza del restaurante del club madrileño. Mientras observa como se desarrollan los partidos, la ilicitana desgrana la columna vertebral del circuito femenino, analizando la época actual donde la potencia predomina por encima de todas las cosas. Apura un refresco sin gas y habla rígida porque una contractura muscular le ha dejado el cuello inmovilizado. El peaje de la competición.

Pregunta. Martina Hingis comentaba en una entrevista que las jugadoras son como máquinas porque no muestran sus emociones en la pista.

Respuesta. Es un poco cierto. Cada vez encontramos menos jugadoras que muestren emociones, que sean carismáticas. El hecho de ganar puntos y celebrarlos es más frío. Desde la base se enseña un poco a controlar las emociones, a no enfadarte. Cuando consigues algo bueno no hay nada malo en demostrarlo, tampoco sé por qué ese rechazo a mostrar las emociones.

P. ¿Cómo suple el tenis femenino ese atractivo?

R. Se está enfocando negativamente. Actualmente, se vende el hecho de la belleza, de ser guapa o de tener un cuerpo bonito. Se está dejando de lado lo importante: somos deportistas, somos tenistas, y lo importante es que debemos saber jugar a tenis y comportarnos dentro de la pista. La belleza debería quedar en un segundo plano.

“Lo importante no es tener un cuerpo bonito, somos tenistas y debemos saber jugar a tenis”

P. ¿Quién es para usted la más carismática?

R. Serena Williams. Ella transmite mucho con todos sus gestos y con su forma de ser dentro de la pista.

P. ¿Habría sido Serena la mejor jugador de la historia si hubiera querido?

R. Sí, creo que sí.

P. ¿Es la que más impacto le ha causado?

R. Sí. No coincidí con muchas otras, pero de las que he podido conocer en el circuito… sí.

P. Jugó junto a Carla Suárez en dobles contra las Williams en Nueva York y la pista estaba completamente llena. En España no ocurre ni en una final individual.

R. Es un problema que viene desde muy atrás. Hace semanas me llamó la atención ver en Francia portadas con Nadal y Djokovic cuando ninguno de los dos son franceses. La portada era totalmente dedicada a tenis, baloncesto y otros deportes. Aquí, tenemos a Nadal en la final  y salía en un recuadro pequeñito. Se parte desde la base, desde el conocimiento. Allí están acostumbrados y la cultura es totalmente diferente.

P. En ese partido quedó demostrado que Serena tiene problemas para volear.

R. Su fuerte es otro, no es el juego de toque o la volea. Su juego es más de potencia. Al final, tirando tan fuerte desde atrás, no le hace falta llegar a la volea. El punto se le queda tan fácil porque viene de un golpe que ha preparado bien, o de un tiro potente, que las voleas que hace en un partido son bolas relativamente fáciles.

P. ¿Es ella un reflejo de la jugadora de hoy en día? Esa que carece de variedad en los golpes.

R. Sí. Es un claro ejemplo de lo importante que es el físico y la potencia en una jugadora hoy día.

P. Compite en la era de la potencia y la fuerza. ¿Qué hace para sobrevivir?

R. Entrenar y machacarme mucho. El tenis se está convirtiendo en un deporte muy físico. Entrenar mucho es la única solución para sobrevivir.

P. ¿Cómo es el circuito femenino por dentro?

R. Debo reconocer que un poco aburrido (risas). Hay mucha rivalidad entre jugadoras y esto se nota dentro de un deporte individual como el tenis. Hay más de un caso en el que no te saludan, o te intentan evitar la mirada, pero al final es competición y lo tomas como tal.

“Dentro del circuito hay jugadoras que no te saludan, que evitan mirarte”

P. ¿Es difícil lidiar con eso a diario? Entre jugadoras que le esquivan el saludo…

R. Es algo que tenemos bastante asimilado. Sabemos que es nuestro trabajo. Puedes hacer amistades, pero las vas a hacer dentro del grupo de las españolas o con la gente que habla tu idioma, con personas más cercanas. Pero es complicado hacer amigos más allá de eso.

P. ¿Con quién no querría enfrentarse nunca? Una rival a la que tema.

R. No tengo ninguna rival a lo no querría enfrentarme. En el pasado US Open me tocó debutar contra Radwanska. Si me hubiesen dado a elegir, sabiendo que me tocaría una cabeza de serie, habría preferido jugar ante Serena. Aunque luego en dobles nos tocó…

P. Defina a la jugadora española actual.

R. Las jugadoras españolas somos bastantes guerreras, muy peleonas. Es un tópico, pero nos gusta jugar en tierra batida y desde el fondo de la pista.

P. ¿Volverá alguna a estar entre las diez mejores del mundo a corto plazo?

R. Nunca se sabe, pero ahora Carla [Suárez] lo está haciendo muy bien y tenemos jugadoras que están ahí. Ojalá pueda ser pronto.

P. ¿Por dónde pasan sus opciones?

R. Las opciones de Silvia Soler pasan por seguir trabajando y por pelear cada día para intentar llegar lo más arriba posible.

P. ¿Cómo se presenta el final de temporada?

R. Ha sido un año complicado, pero voy a afrontar el resto de temporada con ilusión. Iré a darlo todo.

“El año ha sido complicado, pero voy a darlo todo en este final de curso”

P. Les está permitido solicitar la presencia del entrenador en torneos WTA, aunque no en Grand Slam. En el circuito masculino no ocurre así. ¿Es positivo?

R. Es positivo, aunque soy más partidaria de que el entrenador no entre a la pista y pueda dar consejos desde fuera, desde la grada. El hecho de que el entrenador pueda entrar a la pista causa un efecto más espectacular por televisión, es más espectáculo, que la ayuda que pueda dar. Están intentando probar unas estadísticas y que el entrenador pueda entrar a la pista con la hoja y esas estadísticas… es demasiado espectáculo para lo que significa el deporte. Si tienes un entrenador es para que ayude, es ridículo que se intente dar espectáculo con esto.

P. ¿Qué opina del pasaporte biológico?

R. Todo lo que pueda ayudar a que el deporte esté limpio es bueno. ¿Que tendrá inconvenientes y cosas negativas? Seguro, pero hay que pelear por un deporte limpio.

AUDIO. Entrenador en pista: ¿ayuda o espectáculo?

VÍDEO. ¿Lo sabe?

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados