“No puedo exigirme siempre la excelencia”

Javier Méndez desde la ciudad de Londres

Aún no ha transcurrido tiempo suficiente para digerir las emociones. Pero Garbiñe Muguruza (Caracas, Venezuela; 1993) ya es consciente de la magnitud de su hazaña. Después de inscribir su nombre en la leyenda tras conquistar su primer título en Wimbledon, celebraciones, visita a Cambio de Tercio en busca del codiciado jamón ibérico en la capital inglesa y una interminable lista de compromisos, la española está relajada y feliz. Apenas 24 horas después, esboza una sonrisa que brilla tanto como el trofeo que levantó al cielo londinense. Mientras descansa sobre un sofá negro en una de las casas que colindan con el All England Lawn Tennis and Croquet Club, recibe a TENNISTOPIC antes de marcharse a Harrods en busca de sus mejores galas en la cena que reúne este mismo domingo a los dos campeones.

Pregunta. Primera ronda de Wimbledon 2013. Debía jugar en la Pista 17 ante Anne Keothavong, pero acaban trasladando su partido a la Centre Court. “Ya puedo decir que he ganado un partido en la Centre Court”, dijo tras ganar en tu debut aquí. Cuatro años después, ya puede decir que también ha ganado el título.

Respuesta. No ha pasado tanto tiempo, pero me parece una vida. Es muy fuerte que el primer partido que jugase en Wimbledon fuese en la Central… y lo ganase. Ha sido un proceso que fue desde pensar que nunca iría bien en hierba a en poco tiempo estar en dos finales. Ahora amo la hierba.

P. Hace unos años por megafonía era Garbin, luego Garbine… ¿quedan muy lejos esos tiempos?

R. ¡Qué va! Eso fue hace nada. Todavía siguen sin poner la Ñ, eso no va a cambiar. Es cierto que en los últimos años he llamado la atención haciendo tres finales de Grand Slam.

P. ¿De dónde saca ese gen competitivo que tiene?

R. Desde pequeña era un diablo. Con mis hermanos no podía jugar ni siquiera a las canicas… (risas). Desde los tres años estaba jugando al tenis y eso seguro que ha influenciado mucho en mi rabia de competición.

P. “Si no me viese en el Top 10, apaga y vámonos”. Fue su respuesta hace cuatro años en otra entrevista que hicimos cuando acababa de irrumpir en el Top 100.

R. Siempre he creído en mí. Siempre he estado convencida de que tenía el potencial para conseguirlo y eso ha hecho que no me rindiese, aunque hubiese momentos malos.

P. Ahora, desde fuera, se le va a exigir más. ¿Está preparada?

R. Yo no me voy a exigir más, porque entonces viene la decepción. No puedes exigirte siempre la excelencia. Creo que es normal que la gente tenga expectativas, pero no quiero volverme loca con eso.

P. No ha escondido que después de ganar Roland Garros no llegó a disfrutarlo. ¿Llegó, de alguna manera, a ‘aborrecer’ el éxito? ¿A sentir miedo?

R. Miedo a ganar, nunca. Pero sí me decía si estaba obligada a ganar, si estaba obligada a defender mi título. Estaba en una situación en la que quería volver a hacerlo, pero es tan difícil que si no lo consigues parece un fracaso. Quiero aprender de eso.

P. ¿Cuándo fue la última vez que sintió miedo?

R. ¿Miedo? (Piensa). Pues, quizás en París. Allí afronté por primera vez la defensa de un título, en un sitio que para mí siempre ha sido especial. Sentí, no miedo, pero sí algo a la hora de salir a la pista.

P. Después de ganar en Wimbledon, comentó que este título no le va a cambiar la vida. Conchita, por su parte, afirma que esto te cambia la vida. ¿Es consciente de lo que ha conseguido?

R. Sí soy consciente, pero también me dijeron después de ganar Roland Garros que me iba a cambiar la vida. No creo que me vaya a cambiar, sigo siendo igual, hago lo mismo… Más alegre, quizás.

P. ¿Sigue siendo la misma a la que le gusta ir al cine con su bolsa de golosinas?

R. Todo igual. Soy la misma chica, no quiero cambiar nada porque me gusta la forma como soy. ¿Para qué cambiar? No me va a ayudar, creo.

P. Y como buna aficionada al cine, ¿qué título le pondría a esta película que está viviendo?

R. Uno de los torneos de mi vida.

P. Finalmente, ayer, el capitán de Copa Federación de Venezuela decía que tenía un pedacito de ‘vinotinto’. ¿Lo siente así?

R. Claro que sí. Nunca puedo negar eso, he nacido allí y he podido jugar al tenis también gracias a Venezuela. Tengo una gran cantidad de fans allí, me quedo alucinada por cómo lo viven ellos desde allí, con lo poco que quizás voy. Así que es genial.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados
homework help physics executive resume writing services washington dc need help with my assignment write 5 paragraph essay uk essays